Menú
Personajes / 7 de mayo de 2018

Micaela Racana: “En la actuación el título no sirve”

Es la más chica de una familia conservadora de San Isidro. Se rebeló y cumplió el sueño de ser actriz. Protagoniza el musical “Rock of Ages”.

Sherrie Christian viajó desde Tulsa, Arizona hasta Los Ángeles para cumplir su sueño de convertirse en actriz. Micaela Racana llegó a Buenos Aires desde La Lucila y cumplió ese mismo sueño al subirse al escenario del teatro Maipo todos los martes a partir de las 21 hs., donde interpreta a la mencionada Sherrie, uno de los personajes protagónicos de “Rock of Ages”, musical que rinde tributo al heavy metal ochentoso. Una era de melenas vaporosas en hombres y mujeres, de cuero ajustado al cuerpo y tatuajes en la piel cuando éstos aún significaban un gesto de rebeldía al sistema y no un mero adorno o accesorio.

La obra, que ya estuvo en cartel durante los tres últimos meses de 2017, acaba de reestrenarse y Micaela, esta chica de ojos claros con una cara que podría ser angelical si su mirada no tuviera una seguridad poco frecuente en alguien de su edad, insiste en que todavía no puede creer lo que le está pasando: “Estoy en el Maipo, ¿entendés? ¡El Maipo!”. Unas tablas emblemáticas donde Racana muestra una presencia escénica también fuera de lo común para una debutante y una voz potente que está a la altura de sus compañeros de escena como Federico Coates, Melania Lenoir, Matías Mayer y Cae, por nombrar algunos.

Noticias: ¿Cómo llegó a convertirse en Sherrie?
Micaela Racana: Fui al Colegio Marín, en San Isidro, y allí a partir de séptimo grado podías hacer “Comedia musical” como actividad extracurricular. Mi hermana Lucía, más grande, ya actuaba cuando yo era chica y cada vez que necesitaban chiquitas, me llamaban a mí porque era la hermanita de Lupi. Miraba los ensayos y sentía que quería hacer esto ya. Y cuando arranqué, no paré. Ya de egresada, seguí con las comedias musicales de ex alumnos. Después de la primera puesta, supe que esto era lo que quería hacer en mi vida.

Noticias: ¿Entonces “Rock of Ages” es su debut profesional?
Racana: Sí. Es mi primera experiencia profesional. Uno de los productores, Nico Dal Farra, y el coprotagonista que encara el personaje de Drew, Ferico Coates, habían ido a ver varios de los musicales que hacíamos en el Marín y me propusieron audicionar para este “Rock…”. Yo, chocha, porque es mi musical favorito. Lo fui a ver a Broadway cuatro veces, de hecho, los fanaticé a mis padres.

Noticias: El Colegio Marín es uno de los más tradicionales del país, ¿cómo es su familia?
Racana: Así, bastante tradicional (risas). Pero aún dentro de su cosmovisión tradicional, la verdad es que nunca me restringieron sobre lo que me gustaba hacer. Sólo cuando dejé la carrera de Periodismo me dijeron: “hacé lo que quieras, no importa qué, pero terminá una carrera”. También para tener un título. Igual, en la actuación el título no me sirve nada. Hice una tecnicatura en actuación en el CIC-Centro de Investigación Cinematográfica y en ningún casting me pidieron título de ninguna facultad. Pero sí me sirvió a mí para tener constancia.

Noticias: ¿Cuánto tiempo estudió periodismo?
Racana: Nada, no duré ni un mes, creo. Después me iba a pasar a periodismo deportivo porque me gusta mucho el fútbol.

Noticias: ¿A qué nivel le gusta el fútbol?
Racana: Nivel que voy a la cancha.

Noticias: ¿De qué cuadro es?
Racana: De Boca. Miro todos los domingos los partidos.

Noticias: ¿Y la violencia en la cancha no le afecta?
Racana: No voy sola y no voy a la popular. Una vez fui a la “popu” y no la pasé bien, la verdad. No me gustó. Es violento y si te tienen que empujar te empujan. Fui por primera vez a eso de los doce años con mi tío, mis primos y mis hermanos.

Noticias: Hablando de la cancha y de la violencia, en “Rock of Ages” los personajes masculinos manotean a los femeninos con total impunidad. Hoy, con este cambio de paradigma con respecto al trato hacia la mujer, choca un poco ver esos pequeños momentos. ¿Cuál es su reacción? ¿y cuál es su postura frente a este nuevo feminismo?
Racana: No nos olvidemos que es una obra ambientada en los ’80. Cuando ves estas cosas tanto en los ejemplos y ves cómo trataban antes a la mujer, está bueno porque sabemos qué es lo que no queremos que siga ocurriendo. También podemos ver lo lejos que hemos llegado. La fuerza que está tomando la mujer es increíble y estoy muy a favor de eso. Estaba faltando en este país, como en muchos otras partes del mundo. Tiene que haber igualdad entre ambos sexos.

Noticias: ¿Está en pareja?
Racana: Estoy saliendo o conociéndome con alguien. Es del mismo rubro pero no lo conocí por la obra.

Noticias: ¿Qué se ve haciendo después de “Rock of Ages”?
Racana: Me gustaría seguir haciendo musicales.

Noticias: Pero la escena porteña del musical no es nada sencilla.
Racana: Nada. Y tampoco lo es la tele. Todos los ambientes artísticos acá son medio cerrados. Ahora las audiciones comenzaron a ser abiertas, empezó a haber mucha más gente que los diez que había y ya está. También ahora se están produciendo muchas más comedias musicales y más musicales originales, que se escriben desde cero, lo que está buenísimo porque le da más oportunidades a gente desconocida. También me gustaría hacer teatro de texto y entrar a una ficción en la televisión.

Noticias: ¿Cuántos hermanos son?
Racana: Somos cuatro hermanos. Y yo soy la más chica, muy chica. Ellos son seguidos: tienen 33, 32, 30 y siete años después vine yo.

Noticias: Debió haber sido muy malcriada…
Racana: Un montón. Pero por mis hermanos sobre todo. Se peleaban por quien empujaba el cochecito. En un momento sí era bastante caprichosa. Quería algo y no paraba hasta que lo tenía pero creo que eso me ayudó a ser cómo soy hoy. Pero fui creciendo y mis propios hermanos fueron los que me ayudaban a reconocer mi capricho.

Noticias: ¿Hizo alguna vez terapia?
Racana: Sí. De chica, entre los doce y los trece y por poco tiempo. Fue por un problema puntual. Un miedo que tenía por el que no comía.

Noticias: ¿Miedo a engordar?
Racana: No, nada de eso. No fue un trastorno alimentario. De hecho, me quejaba por estar flaca. Tenía miedo de vomitar la comida.

Noticias: ¿Por qué?
Racana: No sé, no sé y nunca lo sabré quizás. Pero me pasaba eso. Se ve que alguna vez vomité y la pasé mal. Lo que me ayudó de terapia fue que aprendí que no me iba a curar o a olvidar de ese miedo si no que tenía que aprender a convivir con él. A no permitir que me tomara la vida de rehén. No podía ir a la casa de nadie porque pensaba que me iba a agarrar ese miedo. Pero los miedos están y van a estar para siempre, sólo hay que aprender a aceptarlos y lidiar con ellos.

Constanza Guariglia
@congua
Fotos: Juan Ferrari