Menú
Empresas / 11 de octubre de 2018

Sólo las empresas que innovan son las que podrán sobrevivir

Por

Foto: Juan Ferrari

Las nuevas tecnologías están cambiando la economía y los negocios de manera radical. Los avances en este campo van a hacer que en pocos años la forma de encarar una empresa sea totalmente diferente a cómo veníamos conociendo hasta ahora. La tecnología está alterando casi todas las industrias, desde la fabricación, las ventas al por menor, la energía, pasando por la atención de la salud, las finanzas y producción de alimentos.

(Lea también: El gran hermano que vigila el transporte público de Seúl)

Todo ese proceso de transformación, desafía las previsiones y genera incertidumbre acerca del futuro. Parece que la transición hacia un nuevo entorno de negocios sostenibles, viables en términos económicos y sociales, será liderado en el futuro por empresas, ciudades y las naciones más innovadoras y globalmente competitivas.

Al mismo tiempo, la velocidad del cambio es un desafío para las instituciones. A medida que las tecnologías digitales abren un amplio acceso a las empresas, cadenas de suministro, mercados del mundo y empleos, países en desarrollo y emergentes pueden tener una oportunidad sin precedentes para escalar sus negocios al nivel mundial, romper la curva de desarrollo económico y ponerse al día con las economías avanzadas.

(Lea también: Las principales empresas de turismo apuestan online)

Esta temática fue abordada por el Global Innovation Summit (GIS), que tuvo lugar en Buenos Aires el pasado 18 y 19 de septiembre ante más de 600 expertos de todo el mundo. “La cumbre tuvo por objetivo el despliegue de información de mejores prácticas empresariales y de políticas para que se impulse la economía del futuro a través de la innovación y para que se armen nuevos proyectos globales, involucrando a los distintos socios estratégicos mundiales”, señaló Santiago Murtagh, presidente de la Fundación Excelencia, organizadora local del Foro, en el evento en el hotel Hilton de Puerto Madero. Al nivel mundial, el encuentro GIS es liderado por la Federación Global de Consejos de Competitividad.
La cita fue abierta por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, quien señaló que “la Argentina tiene condiciones para el desarrollo de la innovación porque cuenta con un fuerte espíritu innovador y un amplio entramado de empresas pro desarrollo del conocimiento”. “Somos un país innovador y tenemos capacidad en recursos humanos. Contamos con una amplia gama de servicios, un ecosistema para el desarrollo de la innovación y una agenda de gobierno para potenciar la innovación”, afirmó Sica, que puntualizó: “Invertir en capital de conocimiento aumenta el crecimiento potencial y genera empleos de calidad”.

(Lea también: A pesar del acuerdo con el FMI, a las calificadoras las inquieta la deuda)

“Atrás de la tasa de inversión está el rol que tiene la innovación, que será clave en todo el proceso que viene a futuro para la economía argentina, y que debe ser uno de los ejes centrales del desarrollo: todos los países que han invertido y han generado procesos de innovación han mejorado muy fuertemente sus PBI per cápita”, analizó Sica. A modo de ejemplo, resaltó el desarrollo del centro INTI Innova, que estará conectado con todos los centros de innovación tecnológica del país para poder dar a la industria el soporte y trabajar en los lineamientos 4.0; el fomento de beneficios fiscales con foco en investigación y desarrollo (I+D); la importancia de la conectividad digital para facilitar la innovación; y la ley de software para potenciar el desarrollo de este sector.

En el panel ‘Construyendo las manufacturas del futuro’, Javier Pastorino, CEO de Siemens para la Argentina y Uruguay, señaló que “la digitalización es clave” en el futuro de los procesos productivos. Por caso, negó la idea generalizada de que ante mayor tecnologización de los procesos haya menos empleo: “Si comparamos la industria alemana con la estadounidense, la alemana utiliza el doble de automatización y a su vez genera el doble de puestos de trabajo”.

Michiharu Nakamura, presidente de la Agencia de Ciencia y Tecnología de Japón, remarcó: “Nos dirigimos a una industria de manufacturas orientadas a los servicios”. El especialista nipón sentenció que el desafío es que “las pymes estén incluidas en este desarrollo, y que sea un desarrollo inclusivo de las manufacturas”.

(Lea también:  ¿Por qué a Trump y Lagarde les interesa apoyar a Macri?)

En el módulo ‘Preparando futuros talentos’, el presidente de la Academia Nacional de Educación, Guillermo Jaim Etcheverry, consideró que el nuevo entorno tecnológico necesitará de personas más adaptables a los cambios: “La clave es el hombre, estamos dejando atrás la era de la superespecialización para ingresar a la era de la flexibilidad”. Jaim Etcheverry trató de graficar los nuevos sistemas de aprendizaje: “Se trata de aprender a aprender”.
En tanto. Ernesto Calvo, científico del CONICET explicó que hay que “crear riqueza con la sociedad de conocimiento”.

El rol de los consumidores. La directora para Latinoamérica de Whirlpool, Paula Altavilla, explicó que el avance del uso de tecnologías por parte de las personas también modifica la experiencia de los consumidores. “Hoy en día los usuarios quieren experiencias integrales, donde la información fluya en todos los canales. El 60% de los clientes siente que quiere ser cautivado y entonces huye activamente si no es satisfecho”, expuso Altavilla.
En el sector público, el municipio de General Viamonte, a 300 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, es tomado como mayor referente de la incorporación de tecnologías e innovación en la mejora de la gestión y competitividad. Su intendente, Franco Flexas, explicó que al asumir su cargo la administración comunal seguía basada en procesos de papel. Actualmente la comuna tiene puntos wi fi públicos y portales de autogestión para que los vecinos puedan llevar adelante sus trámites.