Política / 20 de octubre de 2018

Quién es quién en la causa en la que pidieron la detención de Pablo Moyano

Operaciones cruzadas. El juez contra el fiscal y la mano oficialista de Conte Grand. ¿Acercamiento con Cristina Fernández?

Por

Acomodado en el sillón de cuero de su despacho oficial, un alto funcionario judicial anunció a principios de septiembre que se preparaba “una bomba”. “Va a explotar en pocos días. Puede ser antes del paro del 25”, arriesgó con el calendario en mente. Quien lo escuchaba quiso conocer los detalles, pero se llevó sólo un apellido: Moyano.

La versión sobre una inminente detención de Hugo y Pablo en la causa por asociación ilícita que comparten con barrabravas de Independiente circuló con mayor intensidad las semanas siguientes. La repitieron en oficinas del Gobierno, llegó a oídos de periodistas, políticos y hasta de los integrantes del clan, que respondieron con política a una pregunta sobre Justicia: “Esas versiones circulan desde diciembre, cuando se frenó la reforma laboral”.

(Lea también: Escuchas judiciales, presiones y dudas envuelven a Hugo y Pablo Moyano)

El paro general pasó sin novedades, pero las alarmas siguieron encendidas. Luis Majul fue uno de los pocos que dedicó editoriales e informes de TV al repaso de las causas contra la familia sindical. Y finalmente, Elisa Carrió pronunció el secreto a voces: “Moyano está a punto de ir preso”, lanzó a horas de octubre.

Estallido. El pedido de detención de Pablo Moyano se preparó a fuego lento en la Fiscalía General adjunta de Lomas de Zamora, a cargo de Sebastián Scalera. En 156 páginas, el fiscal intentó convencer al juez con pasado peronista Luis Carzoglio de que el hijo mayor del camionero está al mando de una banda delictiva.

La “bomba” anunciada se activó públicamente el viernes 11, mientras Moyano hijo participaba de un congreso de transporte en Singapur. Pero cuatro días después, Carzoglio rechazó el planteo y subió el tono de la discusión: “No me van a correr con carpetazos”, lanzó y denunció amenazas a su familia. A miles de kilómetros de distancia, los Moyano festejaron por separado.

Scalera ya anunció que apelará la decisión del juez y que incluso pedirá su apartamiento de la causa porque “perdió la imparcialidad”. Tiene el respaldo de Julio Conte Grand, el jefe de los fiscales que pateó el tablero de la justicia bonaerense.

(Lea también: ¿Se viene la fórmula Cristina Kirchner – Hugo Moyano?)

Barro. “Carzoglio responde a Moyano”. “A Scalera lo maneja el procurador, que tiene órdenes de Macri”. “Majul es familiar de Conte Grand, por eso opera contra Moyano”. “Moyano intenta zafar con aprietes”. En los últimos días, las conspiraciones cruzadas taparon la causa.

¿Hay elementos para afirmar que Pablo Moyano fue el jefe de una asociación ilícita dedicada a defraudar al club Independiente que dirige con su padre? ¿Qué responsabilidad tenía Hugo? ¿Mantenían un circuito paralelo de entradas?

“Hay mensajes, no muchos, que dan cuenta de la ascendencia de Pablo Moyano y el pedido de instrucciones en relación a algunas situaciones vinculadas con la barra”, asegura Scalera a NOTICIAS. El fiscal aclara que es “prueba inicial”, pero no duda: “El análisis de los indicios nos permite concluir que Pablo Moyano es el jefe de la asociación ilícita”.

(Lea también: Quién es “Diablillo”, el Barra de Independiente y camionero detenido)

Noticias: ¿Por qué la detención?
Sebastián Scalera: Distintos factores permiten sostener tanto el riesgo de fuga, como el riesgo de entorpecimiento. Todo el fin de semana largo se dieron hechos que dieron cuenta de una voluntad para resistir cualquier accionar de la Justicia tendiente a sujetar a Moyano al proceso o investigar los hechos de la causa.

Noticias: ¿Sabía que Pablo Moyano iba a viajar al exterior? Podría haberse fugado…
Scalera: No.

Noticias: Hay un mensaje en la causa donde Pablo Moyano dice: “Mi viejo dio la orden”. ¿Hugo podría ser otro jefe?
Scalera: Es una invocación fuerte, genera un estado de sospecha, pero es necesario corroborarlo con otros elementos.

Apartados. Scalera tomó las riendas de la causa en mayo, tras una cuestionada reestructuración interna de la Fiscalía que corrió a los fiscales que la iniciaron, en marzo de 2017. Ese no fue el único cambio: en una decisión rodeada de cuestionamientos, el juez Gabriel Vitale se declaró incompetente y pegó el portazo.
Desde la llegada del fiscal general adjunto al caso, el moyanismo lo señala como un hombre de Conte Grand. Él repite que nunca recibió presiones. Aunque reconoce que el procurador marcó “un eje institucional” para “profundizar las causas en que se investigan las mafias”.

Noticias: Suena a María Eugenia Vidal, de la cual Conte Grand fue funcionario…
Scalera: No es un discurso político, es una política institucional. Si lo dijo Vidal coincido con la gobernadora y con el procurador. Hay un fuerte respaldo, tanto del Ejecutivo para que se avance de manera independiente y libre, como a través de los lineamientos de la procuración. Pero no se puede traducir como una injerencia política.

Falta. En las próximas semanas, el fiscal se sentará cara a cara con Pablo Moyano para indagarlo. Planea hacer lo mismo con Hugo y el dirigente Guillermo “Yoyo” Maldonado. Por ahora, enfrentará a los dirigentes de Independiente y Camioneros apoyado en escuchas telefónicas, whatsapps y versiones de los barras.

El expediente espera los resultados de una pericia clave basada en registros de los molinetes de acceso al club y de la empresa de software Integradores SA. Según el jefe de la barra de Independiente, Pablo “Bebote” Álvarez, la firma entregaba un pendrive con datos para imprimir tickets de acceso sin dejar rastros en la contabilidad oficial.

En el moyanismo están que arden. Hugo, acostumbrado a interpretar códigos, sintió que el avance contra su hijo fue “un mensaje mafioso”.

Señales con Cristina FernándezAntes de volar a Singapur, Pablo Moyano visitó a Cristina Kirchner. Fue el miércoles 10 de octubre, un día después de que el fiscal de Lomas de Zamora pidiera su detención. Pero ninguno de los dos lo sabía.

La ex presidenta lo recibió en el Instituto Patria. Conversaron sobre la crisis económica, el acuerdo con el FMI y coincidieron en la importancia de trabajar por “la unidad del movimiento obrero”. El encuentro tuvo foto, pero recién se conoció el domingo a través de la cuenta de Twitter de Camioneros. El gremio la publicó en medio de la preocupación por el futuro judicial de su líder como una muestra de apoyo. También La Cámpora, que lidera Máximo Kirchner, se sumó a las manifestaciones de respaldo y repudió “la persecución al compañero Pablo Moyano”. Como si nunca se hubieran peleado.