Menú
Vida Gourmet / 21 de noviembre de 2018

¿Torrontés o malbec? Diferencias y similitudes de dos vinos de exportación

¿Tinto o blanco? ¿Torrontés o Malbec?  Esta pregunta tiene tantas respuestas como consumidores. En la nota, nuestra mejor respuesta.

¿Tinto o blanco? ¿Torrontés o Malbec?  Esta pregunta tiene tantas respuestas como consumidores. Es que a lo largo y a lo ancho del país se encuentran amantes de una o de ambas variedades de esta bebida que apasiona a los argentinos.

A continuación, Jorge Ruitti, enólogo de Bodegas La Riojana, cuenta las características de estos varietales de orgullo nacional, que ayudarán a la hora de elegir un vino para una ocasión especial.

Torrontés Riojano -Joven, vivaz, fresco.

Este vino “se caracteriza por ser un vino blanco con colores que van desde el metálico al amarillo pálido o amarillo verdoso. Su perfil aromático es intenso. Podemos encontrar en él aromas a durazno fresco, banana, melón y también toques cítricos de pomelo rosado, flores de azahar, jazmín y miel”, cuenta el enólogo, y agrega sobre su sabor: “En boca se repiten estos descriptores con una generosa acidez, que aporta una frescura única al tomarlo”.

Lee también Seis verdades sobre el torrontés

Malbec- Cálido, intenso.

Su color rojo profundo atrapa al instante “y tiene sus matices violáceos o azulados que incluso puede llegar a parecer casi negro. En sus primeros años, estos colores van hacia el rojo guinda, pero ya más maduro comienzan a aparecer matices bordó”, cuenta el experto de la Bodegas La Riojana.  

“Es muy característico de este varietal,  que en nariz aparezcan frutas salvajes y frutos secos. Las guindas, ciruelas, café, chocolate y cuero aparecen cuando el vino tiene contacto con barricas de roble”, y agrega: “En boca, es suave, con taninos dulces y agradables. Aparecen sabores como mermelada de ciruela, frutos secos, vainilla y gustos balsámicos”.

Ya conocemos sus características, ahora la pregunta es ¿Cómo degustarlos?

Si hablamos de maridaje, existen las posturas más tradicionales, que asocian los vinos blancos con carnes blancas y vinos tintos con carnes rojas, y los sommeliers que apuestan a distintas experiencias, “¿Por qué no un Malbec joven con pollo al ajo, o dorado a la parrilla?” dice Jorge Ruitti.

 

“Si hablamos de momentos para beberlos, un torrontés bien frío como aperitivo, o con una entrada liviana, y luego el Malbec, joven o de guarda. Para terminar, recomiendo un espumante ya sea dulce o Brut Nature”.