Menú
Cumbre G20, Sociedad / 30 de noviembre de 2018

Los bloopers del G20: el coche bomba que no fue, la banda inoportuna y el auricular revoleado

Por

La cumbre del G20 estuvo signada por traspiés, bloopers y perlitas de la más variada especie.

El primero tuvo lugar el miércoles 28. Un hombre circulaba en su viejo Ford Falcon por la avenida del Libertador cuando el auto se le descompuso justo frente a una ultra custodiada Embajada de Arabia Saudita que albergaba en su primera noche al cuestionado príncipe Mohammed bin Salman. En un primer momento, invadió la tensión entre los uniformados, quienes sospecharon del conductor que estuvo al menos una media hora intentando arreglar el  vehículo a los martillazos. Pero había sido realmente un problema mecánico.

Un poco de menos suerte fue la que tuvo el presidente francés, Emmanuel Macron, al arribar al aeropuerto de Ezeiza. El mandatario bajó del avión junto a su mujer Brigitte y, por una supuesta falla en el protocolo, la vicepresidenta Gabriela Michetti no llegó a tiempo para recibirlos. En cambio, los primeros argentinos en saludarlo fueron dos empleados del aeropuerto, uno de ellos con el clásico chaleco amarillo, pero que en Francia tomó una connotación negativa para el gobierno por estar asociada a las protestas por el alza de los precios de los carburantes. El episodio, por supuesto, derivó en cientos de memes en las redes sociales, en las que también se burlaron del francés rústico de Michetti.

(Lea también: La cadena de bloopers de Gabriela Michetti en el G20)

El mandatario que sí fue recibido con bombos y platillos, literalmente, fue el presidente chino Xi Jinping. Aunque con un error de cálculo. Una banda del Regimiento de Patricios lo aguardaba a los costados de la alfombra roja en la bajada del avión. El problema se dio cuando al abrirse la puerta de la aeronave, la banda comenzó a tocar creyendo que el hombre que se asomaba era el mandatario y en realidad era un funcionario de su comitiva. Un claro ejemplo de que a veces “menos es más”.

No fue el único líder asiático que sufrió un percance con la organización. El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In, quedó atrapado en el despliegue de seguridad que debía custodiarlo. Por eso, mientras se trasladaba por la Avenida 9 de julio, se vio encerrado entre las cientos de vallas y fue la misma comitiva surcoreana la que le tuvo que abrir el paso.

(Lea también: La ultraseguridad de Trump y sus pedidos extremos)

Pero quien dio la nota de color en las últimas horas, fiel a su estilo, fue el presidente norteamericano, Donald Trump. Primero protagonizó una perlita al seguir de largo cuando debía sacarse una foto junto a Mauricio Macri, lo que derivó en que el mandatario argentino se sintiera confundido y diera vueltas en el escenario. Más tarde, en una conferencia de prensa junto a Macri, Trump se sintió algo incómodo con su traductor y tiró el aurícular al piso. Luego aclaró, dirigiéndose a Macri: “Creo que le entendí mejor en su idioma que en la interpretación”.

Aún quedan más de 24 horas para que termine el G20, y por qué no, para que se de alguna perlita más.