Menú
Personajes / 27 de diciembre de 2018

Andrea Carballo: “El trabajo del actor es buscar trabajo”

Protagonizó un corto viral, fue parte de “Las chicas del cable” y estrenó la película “Yo niña”. Feminismo y el lado b de la profesión.

Fotos: Marcelo Escayola. Producción: Patricia Mogni. Agradecimientos: Maquillaje y peinado: Belén Sanz para Vardo Management. Hotel Grand Brizo Buenos Aires (www.grandbrizo.com), María Cher, Mishka, Las Pepas, Viamo, Luna Garzón.

Con un pie acá y otro allá. Esa es la descripción más acabada de los últimos cinco años de Andrea Carballo. Acá es Buenos Aires. Allá es Barcelona. La actriz que formó parte de la segunda temporada de “Las chicas del cable” se ríe porque recuerda que esa misma frase es una de las que María Teresa le grabó en el contestador telefónico a Enrique, materia prima del recordado corto “Ni una sola palabra de amor” . Aquel fue el puntapié para que a Carballo se le abrieran de par en par las puertas de la actuación. Ahora vino a la Argentina para el estreno el pasado 22 de noviembre de “Yo niña” (Natural Arpajou), film que protagoniza junto a Esteban Lamothe, y aprovechó para dar un taller de actuación frente a cámara.

(Leer también: El balance del año del cine nacional: crecer a pesar de la crisis)

Noticias: Su María Teresa es un máster de actuación frente a cámara, ¿no?
Andrea Carballo: (Se ríe). Es difícil hablar del trabajo de una misma pero reconozco que me generó un antes y un después.

Noticias: Dice que se esforzó mucho por tener un lugar. Terminó lográndolo a través de ese corto, hecho casi como un juego.
Carballo: Sí, fue hecho entre amigos porque el director, el Niño Rodríguez, amigo mío, tenía ganas de ver qué pasaba en los festivales de cine y lo quería mandar. Nunca olvidaremos las sensaciones que tuvimos durante el boom ni cuando ellos aparecieron (Tras la viralización, salieron en los medios los verdaderos protagonistas de la cinta encontrada en un contestador telefónico). Fue increíble. Muchos me preguntaban si nosotros los habíamos ubicado y no, nada que ver.

Noticias: Hoy podría ser una gran movida de marketing digital.
Carballo: Claro, pero fue hace muchos años. Se viralizó por Facebook, ni Twitter ni Instagram. Con el Niño nos reímos porque le había mandado un mail diciéndole: “¿Por qué no subimos el corto a YouTube para que lo vean nuestras familias?” (Risas).

Un tiempo antes, en 2011, había viajado a Madrid para presentar la película “Carne de neón” y todo cuadró para que se quedara: se enamoró, consiguió representante y le ofrecieron filmar “Los diarios de Juan Bushwick”. “Siempre quise probar vivir en otras culturas. A los 23 estuve un año en México DF. Cuando te mudás a otro país, tenés la oportunidad de reinventarte”. Sostiene que el cine independiente es un semillero de posibilidades. Así lo comprobó no sólo con “Ni una sola palabra de amor” sino también con su primer trabajo junto a Natural Arpajou en el corto “Lo que haría”. Ahora esa dupla de mujeres redobló la apuesta con “Yo niña”, basada en experiencias de la directora.

Noticias: “Yo niña” permite reflexionar acerca de cuánto adoctrinamiento implica la crianza de los hijos, ¿no?
Carballo: Habla de muchas cosas. Esa familia quiere salirse del sistema y del adoctrinamiento pero todos tenemos fisuras y hay que poder sostener emocionalmente el querer salirte del sistema. No soy madre y tuve que deconstruir muchas ideas de la maternidad y darles libertad para jugar las escenas.

(Leer también: El lado B de ser mamá: una nueva mirada desmitifica la maternidad)

Noticias: ¿Es posible estar fuera del sistema?
Carballo: Creo que podemos fantasear con eso y construir nuestra vida lo más cercano a lo que nos parece mejor. Si algún día soy madre, trataré de criar a mis hijos intentando no contaminarlos… Me quedaba lejos el personaje de Julia, tuve que entregarme a jugar.

Noticias: Esa distancia es en sentido figurado y literal, como el personaje de la serie “Las chicas del cable”.
Carballo: ¡Sí! Para hacerlo me tuve que ir desde El Bolsón a Madrid (risas). Pasé de ser una hippie a una mujer en los años ´20.

Noticias: ¿Cómo fue de niña?
Carballo: (Piensa y sonríe) Una muy tímida.

En su Instagram publicó una producción que hizo en un taller de escritura catalán: “La timidez me trajo problemas, sobre todo la sensación de callar por no haber hablado, sufrí por esto varios esguinces de pecho”.

Noticias: ¿Qué cosas callaba?
Carballo: Me cuesta enojarme. Tengo años de terapia con el tema. Creo que con los años voy pudiendo decir las cosas que no me gustan.

LOGROS. La serie “Las chicas del cable” le dio visibilidad internacional, pero su gran paso fue con el corto viral “Ni una sola palabra de amor”. Fotos: Marcelo Escayola. Producción: Patricia Mogni. Agradecimientos: Maquillaje y peinado: Belén Sanz para Vardo Management.
Hotel Grand Brizo Buenos Aires (www.grandbrizo.com), María Cher, Mishka, Las Pepas, Viamo, Luna Garzón.

Noticias: ¿Guardarse los enojos le trajo problemas corporales?
Carballo: Sí, mi homeópata me decía que por eso me la pasaba con gripes y anginas. Hubo tres años seguidos que me rompí el mismo dedo chiquito del pie. Sentía que el cuerpo me ponía un freno, como si el mensaje fuera: “Mirá dónde pisás, estás en la cabeza, no parás de maquinar”.

Noticias: ¿Eso fue anterior a España?
Carballo: Sí. Ahora cada vez me importa menos si no podés entender mi punto de vista. Antes me costaba un montón. Cuando crecés, entendés que es imposible caerle bien a todo el mundo y que entenderte con las personas es un ejercicio mutuo.

Su anterior viaje, para filmar “36 horas no duerme”, coincidió con el debate por la legalización del aborto. “Fue un momento emocionante, el encuentro de generaciones en la calle, me acuerdo y se me pone la piel de gallina. Fue impactante ver a una sociedad debatiendo y entendiendo que lo más sano es poder vivir bajo tus propias convicciones”.

(Leer también: Lali Espósito: “Hablar del aborto legal es una victoria”)

Noticias: Forma parte del colectivo Actrices Argentinas, ¿viene militando el feminismo o está aprendiendo?
Carballo: Estoy aprendiendo. Desde mi adolescencia había cosas que me incomodaban de la sociedad y no podía ponerlas en palabras, me callaba o me quedaba paralizada. Los acosos callejeros, he pasado por miles de situaciones súper incómodas, como lo hemos pasado todas.

Noticias: Con un grado de resignación, ¿cierto?
Carballo: Y que tus padres te enseñen que esto puede llegar a pasar y cómo reaccionar… Ahora hay muchos hombres que piensan dos veces, otros no. Hoy si me pasa algo en la calle o veo una mujer en una situación incómoda, no tengo duda de intervenir y siento que otras mujeres y hombres también se van a meter.

(Leer también: Actrices argentinas: la historia de un grupo que cambió todo)

Noticias: Como actriz, ¿tuvo situaciones de acoso?
Carballo: No, pero pasás por situaciones incómodas.

TIMIDEZ. Cuenta que le cuesta mucho enojarse y tiene años de terapia con el tema: “Con los años voy pudiendo decir las cosas que no me gustan”. Fotos: Marcelo Escayola. Producción: Patricia Mogni. Agradecimientos: Maquillaje y peinado: Belén Sanz para Vardo Management.
Hotel Grand Brizo Buenos Aires (www.grandbrizo.com), María Cher, Mishka, Las Pepas, Viamo, Luna Garzón.

Noticias: ¿Le da miedo el éxito?
Carballo: No, me da adrenalina. Ya entendí que ningún trabajo te asegura el éxito, es una sensación pero después vas, trabajás y no sabés bien qué va a pasar.

Noticias: ¿Se desespera cuando los proyectos no llegan?
Carballo: Sí, es muy feo, pero creo que el trabajo de los actores es buscar trabajo, porque una vez que estás filmando simplemente sos feliz. Cuando enganchás un trabajo con el otro, estás como en otro planeta. Cuando te queda un bache es “¡Qué hago, no debería tener tiempo libre!”. Es importante generar proyectos personales como las clases, por ejemplo, que te permitan tener tu estructura.

Noticias: Su pareja tiene un restaurante, ¿la entiende?
Carballo: Sí, me ayuda a tener los pies sobre la tierra. Hace cinco años que viajo permanentemente y por ahí paso cinco meses acá sin vernos. Me entiende y apoya que me pueda desarrollar, incluso cuando implica que no estemos juntos por un tiempo.

Noticias: Contaba que su padre empezó a trabajar a los 9 años y que para usted fue un lujo haberse preguntado qué quería estudiar al terminar el secundario. ¿Se sigue preguntando qué quiere hacer?
Carballo: Sí, me pregunto qué más quiero hacer. En el aspecto laboral quiero ahondar en la escritura y desarrollar más las clases. Si me pongo filosófica, quiero sentirme lo más auténtica posible.

Valeria García Testa
@valgarciatesta