Menú
Personajes / 22 de junio de 2019

Alejandra Castro Rioseco: “El coleccionista no recibe, sólo da”

Ingeniera, coleccionista chilena y activista feminista, inaugurará la primera muestra itinerante de artistas latinoamericanas en Argentina.

Increíbles paradojas las de Alejandra Castro Rioseco, nacida en los confines del mundo, pero dueña y señora de una vida planetaria. Esta bella, elegante y sagaz ingeniera devenida coleccionista-filántropa, es capaz de completar a velocidad supersónica los cambios de su espléndido vestuario para la sesión fotográfica y al rato detenerse embelesada ante la instalación de la joven artista argentina, Agustina Woodgate, que adquirió en la última edición de arteBA. Son esos múltiples relojes sicronizados de la obra que marcan el tiempo de las mujeres, los que desvelan la inquietud por su propio genéro: “Es una instalación que respira y su tic-tac marca que nuestra hora ha llegado”, resume esta mente matemática y sensible que encontró en su condición de madre trabajadora y en su pasión por el arte, el punto de inflexión para reivindicar el poder de la mujer. A veces atacada y rechazada en su idealismo (creó la ONG “Mujer opina” que luchó por el derecho al aborto), lo supo contratacar con mano de hierro, pero en guante de seda, desde la filantropía. Ingresó en los directorios de museos emblematicos como el Guggenheim y el Museo del Barrio de Nueva York, y de la Fundación Chopin de jóvenes pianistas para tener una voz de género en donde se toman las decisiones. Por eso, como broche de su compromiso, organiza la primera exposición de arte femenino latinoamericano en Buenos Aires, itinerante y gratuita, para darles a las mujeres una voz desde su sensibilidad.

Noticias: Ingeniera y amante del arte, ¿cómo fue esa transición?

Alejandra Castro Rioseco: Estudié Ingeniería por mi padre. Tenía que estudiar algo que calzara en el esquema social. En un país post pinochetista era impensado otro modelo: usted sale del colegio y estudia una carrera que le sirva para ganar plata. Muy militar. Pero siempre fui sensible y estuve conectada con la realidad del otro, en un país con tanta precariedad e injusticias, me hizo tener una mirada distinta. Cuando fui mamá, descubrí la cantidad de desigualdades de género y encontré en el arte y en la ausencia de oportunidades para la mujer, una fusión única para ayudar.

Noticias: ¿Siempre tuvo ese espíritu feminista?

Castro Rioseco: Fui mamá de Agustina hace 14 años. En esa época ni sabía lo que era el feminismo. Me iba muy bien económicamente y a mi marido lo trasladan a París. Tenía una niña recién nacida y las posibilidades de conseguir trabajo se achicaron a cero. Al regresar a Chile me sucedió lo mismo, y hace 12 años, creé la fundación “Mujer opina” que apoyó la ley de aborto y reivindicó la igualdad de condiciones económicas entre hombres y mujeres participando de la creación de la Mesa de Equidad de Género en el senado.

Noticias: ¿Cómo la recibieron en el mundillo del arte que aparenta ser bastante exclusivo?

Castro Rioseco: Muy bien. La gente del arte acepta que no seas experto. Me ofrecieron ser miembro del directorio del Museo del Barrio y del Guggenheim de Nueva York.

Noticias: ¿Nunca compró un artista de moda o uno por una buena inversión?

Castro Rioseco: No tenía idea, sigo siendo ignorante, ¡y me encanta! Cuando eres un verdadero coleccionista, el billete es para darlo. El coleccionista no recibe, sólo da.

Noticias: Parece un cisne en un mundo donde se mueven intereses económicos.

Castro Rioseco: Entiendo que hay un subsuelo con un sustento económico, pero veo tipos como (Eduardo) Costantini o Peggy Guggenheim que construyen un museo con su plata, de su propia colección y lo entregan a un pueblo para que lo disfrute. Pero como todo lado B, hay muchos que se quedan con lo más burdo: si eres pro aborto, eres asesina; si estás en el mundo del arte, eres estafadora. Todo está etiquetado. Y no es así.

Noticias: Por su alto poder adquisitivo, ¿ser solidaria es una obligación?

Castro Rioseco: El coleccionismo es una forma de vida, no un negocio ni es rentable. El verdadero coleccionista pone dinero y es una obligación dedicarse a la filantropía. Los que negocian con el arte son mercaderes.

Noticias: ¿Que temática tienen las obras de las mujeres a diferencia de las de los hombres?

Castro Rioseco: No tiene que ver con la sexualidad. El dilema hombre-mujer en arte no existe. Colecciono mujeres porque necesitan ser más visibles. No digo que son mejores ni peores. Pero por más que digas que eres un artista sin sexo, eres mujer y al final del día necesitas visibilidad.

Noticias: Ahora impulsa la primera muestra de artistas sudamericanas en Buenos Aires.

Castro Rioseco: Estoy negociando para realizarla a fines de 2019 o principios de 2020. El Ministro de Cultura de la Cuidad se comprometió a brindarme ayuda para la infraestructura. Quiero sacar mi colección a la calle. La bauticé “MIA Collection”. Son 600 obras y habrá un 60% de artistas consagradas y un 40% de amateurs. Planeo un circuito itinerante por los barrios más marginales de Buenos Aires y exponerlas al aire libre. Espero que siga por la India, Hong Kong. Mi sueño es hacer algo grande, busco inspirar a más coleccionistas feministas para unir fuerzas.

Noticias: ¿No teme por la seguridad de sus obras?

Castro Rioseco: Para nada. Las juntas vecinales serán las encargadas de custodiarlas y ellas están compuestas por mujeres respetadas de la comunidad.

Noticias: ¿Qué dice a los que la acusan de sembrar desigualdad creando una exposición integrada únicamente por obras de mujeres?

Castro Rioseco: Esta muestra busca la igualdad porque siempre primó el hombre. Y aunque suene maleducado, con mi dinero puedo hacer lo que crea conveniente.

Noticias: ¿Lo artístico siempre va unido a lo social?

Castro Rioseco: Para mí no tiene sentido sino es una unidad. Me gustaría que gente que no tiene acceso a los museos pueda ver arte. De chica no recuerdo haber ido a muchos museos, no habían recursos ni intención. Apenas me conecté con el arte, mi mundo cambió.

Noticias: Ya hizo una prueba en España en las cárceles de mujeres.

Castro Rioseco: Con resultados maravillosos. Pero aquí quiero hacerlo con un hogar de niños. Casi me morí cuando supe la cantidad de niños con problemas de alimentación en Buenos Aires. ¡Pensar que el arte se mueve entre cócteles y champagne!

Noticias: ¿Por qué hacerlo en Argentina y no en Chile?

Castro Rioseco: Porque aquí hay una cultura. Han llegado a ser uno de los países más ricos, y aunque están en un momento complicado, algún día se darán cuenta de su tremendo potencial. En la cultura internacional, Argentina es como una catarata en el medio de un desierto; revitalizante y eternamente fresca.

 

Gabriela Picasso