Menú
Mundo / 6 de agosto de 2019

Interna demócrata en Estados Unidos: 10 para pelearle a Trump

Por

Estados Unidos
Foto: Dpa

Diez candidatos demócratas se cruzaron el martes pasado en el segundo debate presidencial realizado en Detroit (ciudad que vive una casi milagrosa recuperación económica) previo a las primarias del partido, para hacerle frente a Donald Trump en las elecciones del año entrante. Los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders (al centro de la foto) figuran como los favoritos, pero sus posiciones a la izquierda de los candidatos más moderados del pelotón demócrata, los complican a la hora de seducir a los sectores medios e independientes.

La gran pelea se da en torno a la defensa del “Medicare para todos”, el programa de salud desarrollado por Obama y vapuleado por Trump.

Medicare es el PAMI estadounidense. El programa de salud que cubre a los mayores de 65 años y se financia con fondos públicos. Lo que quieren más de la mitad de los precandidatos es expandirlo para todos los ciudadanos. Pero Sanders, Warren y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, abogan además por eliminar el actual sistema de seguros privados. Warren, cuyo popularidad ha subido en las encuestas en el último año (Trump la prefiere como contendiente), marcó repetidas veces que el seguro privado se está aprovechando de los estadounidenses.

(Te puede interesar: Ivanka vice: Trump tiene a su sucesora)

En el debate transmitido por CNN, Steve Bullock, gobernador de Montana, criticó abiertamente a Warren y Sanders por ser demasiado liberales. Y marcó que la disyuntiva de los votantes demócratas es clara: elegir a un candidato más progresista o a uno moderado que pueda tener mayor atractivo para los votantes independientes captados por el actual presidente en los comicios del 2016.

Más a la derecha, el ex congresista John Delaney, se mostró cercano a la postura de Trump de no hacer un pozo común para la salud. “Tenemos una elección, podemos tomar el camino por el que los senadores Sanders y Warren quieren llevarnos, que son malas políticas como la de Medicare para todos, todo gratis y promesas imposibles que desconectarán a los votantes independientes y harán que Trump salga reelegido”, marcó Delaney.

(Te puede interesar: En campaña, Donald Trump saca chapa)

Tim Ryan, congresista de Ohio, se sumó: “hablamos de dar sanidad gratis a los trabajadores indocumentados cuando muchos estadounidenses lo pasan mal para poder pagarlo”. Pero Sanders insistió en que “la sanidad es un derecho, no un privilegio”. “Creo en eso y lucharé por ello”, remarcó Sanders que puso como ejemplo a Canadá, donde “el servicio de salud se garantiza a cada persona” y el costo “es la mitad” del estadounidense.