Menú
Mundo / 23 de agosto de 2019

Venezuela: el chavismo redobla la apuesta

Por

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, es quien empuza la embestida del Gobierno chavista. “Nada ni nadie nos detendrá”, cerró en su discurso más reciente, sembrando el temor de la oposición sobre una posible disolución de la Asamblea Nacional.

Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional que en enero se autoproclamó presidente “encargado” de Venezuela, advirtió que la Constituyente apoyará la disolución del Parlamento opositor y convocará a nuevas elecciones: “nueva locura”, marcó enojado.

Guaidó insiste en que hay sectores dentro del chavismo que no están conformes con esta medida excepcional: las próximas elecciones no deberían celebrarse hasta diciembre de 2020. Y alertó sobre de “una fase de conflictividad superior” en caso de que finalmente la Constituyente dé el paso.

Pero para el Gobierno de Nicolás Maduro, hoy empujado por Cabello, es el momento justo. El recambio que se dará en Latinoamérica con una eventual vuelta del kirchnerismo, y la revalidación de los “aliados en Bolivia y Uruguay”, es la oportunidad para relanzar el gobierno y renovar por otro mandato.

(Te puede interesar: Golpe en Venezuela: Maduro cierra filas)

“A Juanito alimaña y a su banda como que les entró el frío, el mundo se le pone chiquitico, siempre le han tenido miedo a la ANC, es el Poder Constituyente Originario, nos reunimos donde y cuando queremos”, afirmó Cabello en su cuenta de Twitter. “Juanito alimaña, si estas asustadito compra un perro. ¡Nosotros Venceremos!”, apuró. E insistió en que habrá persecución judicial para “los cobardes gusanos vende patria que arrancan en desbandada”. Cabello refrendó a la Constituyente que se reunirá “por la paz”, e instó a los venezolanos a estar “pendientes” de las decisiones que puedan adoptarse.

Gabinete. Para revalidar la sensación de cambio -acotado- el presidente Maduro comunicó cambios en muchos de sus ministerios y la creación de uno nuevo como parte de un proceso de “renovación y rectificación de su Gabinete”.

“¡Pueblo de Venezuela! En el marco del proceso de renovación, rectificación y cambio, decidí designar a un grupo de profesionales con amplia experiencia y alta sensibilidad social, en importantes responsabilidades para el desarrollo integral del país”, señaló el mandatario a través de su cuenta en la red social Twitter.

(Te puede interesar: Por Venezuela, la inmigración en la Argentina subió al mayor nivel desde 2008)

Para el Ministerio del Poder Popular del Desarrollo Minero Ecológico, Maduro apuntó a Gilberto Pinto Blanco: “su experiencia y formación académica contribuirán a impulsar el desarrollo minero ecosocialista nacional”. El presidente venezolano también anunció la designación de Asia Yajaira Villegas, que sustituirá a Caryl Bertho como ministra de Mujer e Igualdad de Género. Raúl Alfonso Paredes será ministro del Poder Popular de Obras Públicas en sustitución de Marleny Contreras. Oswaldo Rafael Barbera irá al Ministerio de Poder Popular, y la cartera de Educación Universitaria estará a cargo de César Gabriel Trómpiz. Mervin Enrique Maldonado será el nuevo secretario ejecutivo del Movimiento Somos Venezuela y del Sistema de Misiones, Grandes Misiones y Micromisiones, y Vanesa Montero asumirá el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Urbana. Maduro sumó finalmente a Félix Ramor Plasencia como ministro de Turismo y Comercio Exterior.

Lawfare. La guerra judicial perseguirá mientras tanto a los opositores como ya lo venía haciendo, pero a mayor escala. La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC) votó el lunes pasado retirar la inmunidad parlamentaria a cuatro diputados de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, tras una solicitud del Tribunal de Justicia del país (TSJ).

Los diputados José Guerra, Tomás Guanipa, Rafael Guzmán y Juan Pablo García, fueron acusados de “traición a la patria, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones, instigación pública a la desobediencia de las leyes y el odio”, según apunta el diario El Nacional. Juan Guaidó calificó las decisiones de “inconstitucionales”.

“Ninguna de estas decisiones inconstitucionales tiene validez ni reconocimiento alguno: nadie reconoce al falso TSJ ni a la fraudulenta Constituyente; solo les queda la represión”, desarrolló el presidente de la Asamblea Nacional a través de su cuenta en la red social Twitter. “Obstruyen cualquier solución pacífica con tal de defender sus negocios e intereses personales”, sumó. Pero en el corto plazo a los imputados solo les queda fugarse o la cárcel.

Los apoyos a los congresistas disidentes vinieron prontamente del vecino Colombia, donde el gobierno de Iván Duque les da asilo. El ministro de Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, reiteró en nombre de su Gobierno el “firme respaldo” a la Asamblea Nacional de Venezuela, dominada por la oposición, frente al “régimen ilegítimo y tiránico” que representa el presidente, Nicolás Maduro.

“El Gobierno de Colombia reitera firme respaldo a la Asamblea Nacional de Venezuela y a sus diputados perseguidos por el régimen ilegítimo y tiránico de Maduro”, ha subrayado Trujillo en Twitter. En su mensaje, el jefe de la diplomacia colombiana también ha rechazado el adelanto de las elecciones de la Asamblea “legítima”.

Colombia no reconoce al Gobierno de Nicolás Maduro y, en cambio, entiende que el mandatario legítimo de Venezuela es Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional. Maduro ha acusado en reiteradas ocasiones al país vecino de formar parte de una conspiración orquestada también desde Estados Unidos para tumbar su administración.

La crisis política en Venezuela se agravó el pasado 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018 fueron un fraude.