Viernes 23 de abril, 2021

CIENCIA | 02-02-2021 00:03

Cómo afecta el Covid-19 en el embarazo y el parto

Mitos y verdades sobre la afectación que podría causar el coronavirus sobre mujeres embarazadas.

El desconocimiento sobre las vías de contagio y el impacto de la enfermedad en neonatos propició en los primeros meses pandémicos partos sin acompañante, separaciones abruptas entre madre y bebé y más cesáreas de lo habitual, entre otros efectos. Algunas de estas prácticas se corrigieron al constatarse que la transmisión vertical del Covid-19—de la madre al feto— es cuanto menos muy rara.

“No hay evidencia firme de transmisión vertical (antes, durante o tras el parto por lactancia materna) del SARS-CoV-2. Hasta ahora, los pocos neonatos analizados de hijos de madres infectadas en el tercer trimestre (hay pocos datos de otros trimestres), han sido negativos al nacimiento, así como los estudios de líquido amniótico, placenta, exudado vaginal y leche materna”.

Ahora de nuevo entran los acompañantes, se fomenta el contacto ‘piel con piel’ con los bebés y la lactancia materna incluso si la madre está infectada, usando mascarilla.

Pero otras dudas ha costado más despejarlas: ¿provoca la infección partos prematuros o más complicados? ¿Más muertes perinatales? ¿Es la enfermedad más grave en embarazadas? “De las gestantes que se contagian la inmensa mayoría son asintomáticas o con síntomas leves, y no tienen más complicaciones que las sanas”. Solo en la minoría de embarazadas con síntomas, aquellas con neumonía sí tienen más riesgo de complicaciones, sobre todo si son obesas e hipertensas.

Las estadísticas sí indican que la covid-19 aumenta la prematuridad de los partos. Pero, de nuevo, esa es una conclusión de trazo grueso. Los partos prematuros espontáneos no han aumentado, solo los debidos a la intervención médica por gravedad de la paciente con covid-19.

Respecto a las cesáreas, no es indicación para hacerlas la mera infección de la madre sino, de nuevo, su gravedad.

Lo que ningún estudio por ahora demuestra de manera taxativa es si y cuándo aprenden los bebés a reconocer las sonrisas bajo la mascarilla. Las redes sociales rebosan de personas encantadas cuando los pequeños les devuelven una sonrisa oculta tras el tejido, y también de comentarios tristes ante la idea de madres amamantando con mascarilla. Pero la investigadora Vanessa Lobue, especialista en desarrollo infantil en la Universidad de Rutgers (EE UU), aclara que por ahora no se ha publicado ningún estudio sistemático sobre bebés y mascarillas.

También te puede interesar

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios