Jueves 19 de mayo, 2022

COSTUMBRES | 07-02-2022 14:20

Los tragos clásicos que siempre funcionan

Hay cocteles que nunca pasan de moda y se aggiornan para seguir vigentes. Nuevas propuestas de bartenders top para probar en vacaciones.

Por algo son clásicos. Un Negroni, un gin tonic o un mojito siempre tendrán su lugar en las barras. Sin embargo, la renovación y auge de la coctelería de los últimos años dotó al rubro de profesionales estrella que llegaron con su propio toque y autoría. Y de su mano, hasta los cocteles más clásicos encontraron su reinvención.

El placer de experimentar

Lo más importante al realizar un cóctel es conocer al detalle sus ingredientes y cómo combinan entre sí. Los históricos, parte del repertorio de toda barra, cuentan con esto y es uno de los factores que ha puesto tan a mano su reinvención. “Para hacer un cóctel delicioso debemos entender su estructura, el aroma, el sabor y la textura. Ya conocemos esto de los clásicos, y con nuestros sentidos podemos reinterpretarlos una y otra vez y así sumergirnos en un universo creativo infinito”, apunta Sabrina Traverso, bartender de Skyy Vodka y creadora de un mojito de coco muy veraniego y fresco. “Lo más emocionante de descubrir recetas clásicas es reinventarlas; de otro modo se perderían en los libros de coctelería”, sentencia.

Rolls Royce

Otro placer que otorgan estas preparaciones es partir de una base conocida y luego comenzar a experimentar con las texturas. Así lo hicieron en Casa Cavia con el Bloody Mary, clarificándolo (eliminando todos los sólidos para que quede color cristal o brillante), con tanto tino que lograron convertirlo en un hito propio. “Decidimos cambiarlo y hoy se transformó en nuestro clásico para acompañar el brunch. Preparamos nuestro propio bloody mix con tomates y diferentes vegetales de la huerta para complementar sabores”, ilustra Flavia Arroyo, creadora de la carta del bar.

Y si el cóctel es oriundo de otras tierras, la gracia también reside en buscar un nexo con las influencias autóctonas. Así se trató al pisco sour en Osaka, donde a cargo de Nicolás Hernando nace el Aka Sour, realizado con método batido con pisco, miel de cardamomo, lima, clara y hielo de hibiscus y malbec. “Buscamos que el cóctel evolucione, que el primer sorbo no sea igual al último, y sobre todo lograr un cruce cultural entre Japón, Perú y Argentina”, detalla Hernando.

Aka Sour de Osaka

Los más elogiados

Uno de los tragos con los que más se experimenta es el gin tonic, clásico absoluto y estrella renovada de las cartas de todo bar de moda que se precie. Para Ramiro Ferreri, bartender creador de su propia compañía de bares para eventos y autor de un gin tonic con moras y gin Bulldog, el motivo por el que la coctelería clásica empezó a reversionarse tiene que ver con que los ingredientes antes eran muy básicos. “La gastronomía y la globalización de productos están a la mano de todos. Los clientes buscan nuevas texturas y sabores”, sostiene.

Malbec Julep de Winehaus

Así, en Mamba ofrecen ¡12! reversiones de gin tonic, en Enero el Gin Té Nic, con mix de té y kombucha, en Aldo’s seducen con una versión con el agregado de rica-rica, jugo de lima y Angostura bitter y en Tribu proponen el Berry Tonic, con Campari, Cordial de frutilla, jugo de pomelo y tónica. También resalta el Pink Tonic de Winehaus, que suma rosé de malbec y frutos rojos, y del cual su socia propietaria, Angie Nougues, explica: “lo pensamos para el calor, porque la gente tiende a consumir menos vino; a la vez, muchas mujeres prefieren los cocteles”.

Sangría de Hurt

El segundo podio se lo lleva el Negroni, el clásico cóctel italiano preparado a base de gin, Campari y vermú rojo, que en manos expertas también puede tomar otro vuelo. Así lo hizo en Pony Line, el bar del Four Seasons Buenos Aires, donde su Negroni Vigilante se sofistica y argentiniza sumando membrillo fresco y queso estilo Morbier. “Una de las búsquedas de la barra de este año fue acercarse más a la cocina explorando otras técnicas e incorporando nuevos ingredientes”, relatan desde el bar. En este caso, se logró un gin infusionado en membrillos y un vermut infusionado en queso, lo cual genera una sensación menos alcohólica que el Negroni clásico y la riqueza de otros aromas, sabores y volumen en boca. Sin duda, una variante para seguir explorando la maestría de nuestra coctelería, capaz de reinventar hasta los tragos más icónicos.

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios