Viernes 14 de agosto, 2020

COSTUMBRES | 30-07-2020 10:46

Reglas para elegir y usar perfumes

Mitos y verdades a la hora de comprar y conservar una fragancia, según los consejos de una experta. ¿Hay que tener en cuenta el género?

A menudo me preguntan cómo hacer para elegir un perfume. Antes de que la “nueva normalidad” irrumpa en nuestras vidas, lo ideal era ir a comprar el perfume sin estar perfumado para no contaminar la decisión. Suelo hacer una pequeña lista con fragancias que ya se que quiero testear. Pido sentir algunos perfumes en blotters (los papelitos que son específicos para oler). Después huelo los perfumes y trato de olvidarme de la cuestión de género, que para mí es algo viejo y contrario al rumbo del mundo. Algo que no recomiendo es oler café entre uno y otro, a pesar de la insistencia de muchas perfumerías, no ayuda. Bebo agua y si quiero neutralizar huelo mi propia ropa.

 

Laura Heredia, perfumista.

 

Es importante probar todo lo que uno quiera, incluso darle oportunidad a lo que no nos fascina porque uno cambia con el tiempo y también nuestros gustos. Siempre debemos darle libertad de percepción al olfato, para que crezca sin prejuicios.

Una vez que detecto 4 que me gustan: los pruebo en la piel y me voy, para que los aceites hagan su trabajo. Lo mejor es dejar pasar ese día, porque los perfumes mutan y uno los oles mejor a medida que pasan las horas. Siempre hay uno que se vuelve el favorito. Y ese es el indicado.

Otra de las preguntas comunes es cómo, dónde y cuántas veces tenemos que perfumarnos. Lo indicado es perfumarse en los lugares donde nuestro cuerpo emite más calor. Así conseguimos que los aceites contenidos en las fórmulas levanten temperatura y emitan el aroma. Algunos puntos: cara interna de las muñecas, pliegue interno del codo, espacio entre los senos, detrás de las orejas, algo de cuello y espalda. También puede ser cerca del ombligo (según la ocasión), detrás de las rodillas y por último hacer una pequeña nubecita por encima del cabello y atravesarla para asegurarnos que vamos a dejar un buen recuerdo al pasar (la famosa estela).

Existen reglas que debemos seguir para que la fragancia se sienta mejor en nuestra piel. El tipo de piel de cada persona es un factor muy importante. Cuanto más humectada esta la piel, mejor será la duración del perfume (recordemos que se compone de moléculas de aceites). Por eso siempre es mejor humectar las zonas a perfumar para asegurarse una mejor fijación.

Otra de las preguntas más comunes es sobre la conservación de los perfumes. A los perfumes hay que conservarlos en sus cajas originales, lejos de los espacios húmedos como los baños. Pueden estar dentro de un placard, y lo más importante para no dañar las fórmulas, es que no reciban luz del día. Una muy buena manera de conservar intactas las composiciones es ponerlos en la heladera. De todas maneras, yo siempre digo: úsenlos, no los guarden como trofeos.

Usen el perfume como un “statement” del “mood” propio. Úsenlos como pociones mágicas para contrarrestar malestares. Un perfume dice mucho más de lo que imaginamos y habla a los otros sin necesidad de explicar nada. Yo particularmente no me siento cómoda con ninguna noción relacionada con el acopio de elementos. Entonces los uso y los gasto con felicidad.

Y por último, sí, en teoría todos los perfumes tienen fecha de vencimiento. Algunos varían entre 8 meses hasta 3 años. En general tienen un código en la parte inferior de la botella y hay algunas webs en las que ingresando los números que ves, podes saber todo lo que necesitas sobre su data y origen. De todas maneras, lo mejor es olerlos y aceptar el paso del tiempo. Algunos se tiñen, otros se ponen mas fuertes, otros simplemente se van apagando. Si lo pensás, es como si estuvieran vivos.

 

Laura Heredia es miembro honorario del Museo del Perfume y fue galardonada como crítica olfativa del año en 2019.

IG: @scents__hunter

También te puede interesar

por Laura Heredia

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios