Tuesday 18 de June, 2024

ECONOMíA | 08-05-2023 07:32

El enigma del tipo de cambio: cómo evolucionará el valor del dólar

El Gobierno intenta aplacar una corrida cambiaria casi sin reservas y luchando contra el reloj.

Depende. Es la respuesta que los economistas a coro relativizan cuando se les consulta lo que muchos actores económicos y ciudadanos de a pie quieren saber si el valor del dólar está “barato” o “caro”. Consultas que se hicieron urgentes en la escalada de demanda que el billete norteamericano que sucedió a la mala nueva que comunicó el INDEC el viernes14 de abril: el alza del IPC de marzo había sido 7,7%, bastante más que el promedio de las estimaciones de las consultoras, que orillaba el 7%.

Mea culpa

Luego de ensayar una serie de explicaciones inconsistentes (el impacto de la guerra, el “fortísimo” crecimiento pospandemia o hasta la sequía) por lo inconexas y sin otro fundamento que la necesidad de una causalidad que exculpara al equipo económico de su mala praxis, el Gobierno admitió estar frente a una asignatura pendiente. Lo que siguió fue, durante la semana siguiente, nuevas evidencias de la caída abismal en los saldos exportables por el efecto sequía y la agudización de la escasez de divisas ya que la palanca del dólar agro chocaba con vericuetos burocráticos o algo mucho más inapelable: la inexistencia de productos para liquidar.

El impacto del cambio en el precio del dólar en las finanzas personales La solución al alcance de la mano también pareció seguir la secuencia que Marina dal Poggetto utilizaba en sus proyecciones de escenarios económicos de este año allá por enero en la nota de tapa de Noticias: “los conejos de la galera” que sacaba el equipo económico para ir pateando para adelante las soluciones antipáticas o políticamente inviables para el delicado equilibrio interno de la coalición oficialista.

La combinación de una inflación que tiene 7 puntos, de piso y no de techo y la escasez aguda de dólares desembocó en la declaración de la emergencia económica pero también política. Para la consultora C&T, la estimación de abril arrojó 7,6%, consolidando el camino alcista. Sergio Massa acudió a un remedio conocido y otro más novedoso, pero también más difícil de sostener en el tiempo para frenar la demanda de dólares.

Por un lado, agudizando el cepo a las importaciones (esta vez, al pago de servicios contratados) y por otro, estableciendo medidas de control financiero para evitar desinflar la demanda de los dólares “financieros” que medían mejor que el blue la vitalidad del mercado.

Escasez de dólares

Así, consiguieron bajar casi 5% la cotización, pero estableciendo una nueva brecha con el blue: de los dólares bolsa (MEP) y contado con liquidación (CCL) que cotizaban casi 9% por debajo del marginal. Todo un reformateo del mercado cambiario que desnuda el desequilibrio en que se encuentra desde el verano de 2020 y en que, como dice el último informe semanal de su consultora EcoGo, sólo sirve para ganar tiempo. Su estimación inflacionaria de abril da 7,3% y 108% el índice interanual.

SOS Lula

Ricardo Delgado, presidente de Analytica, observa que existe una única fuerza que revoluciona el mercado: la falta de dólares. Por eso, estará “desequilibrado, en tensión permanente” poniendo en jaque al plan “aguantar”. “Depende de cuántos dólares se repongan en la caja del Central acudiendo a la receta de más cepo, yuanes, reales y el Fondo”, enfatiza.

Fotogaleria El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva saluda al presidente argentino, Alberto Fernández, en el Palacio de la Alvorada, en Brasilia

La solución adoptada por el Gobierno esta vez pasó por lograr que dos de los orígenes de las importaciones argentinas (China y Brasil) aceptaran la utilización de sus propias monedas que están atesoradas en el Banco Central luego del respectivo canje de monedas, para pagar las compras de insumos que se realizan en aquellos lugares. Claro que desde los anuncios realizados el año pasado y su operatividad apareció otra brecha, muy cara para el peronismo: la diferencia entre “prometer y realizar” en palabras del propio Perón.

Estas salidas, si bien alivian la presión sobre el dólar (para utilizarlo en el resto de los mercados), siguen dependiendo de las otras fuentes de provisión institucional de divisas (la CAF, el Banco Mundial y, eventualmente, algún adelanto de remesas del FMI), arduos de obtener, pero igualmente insuficientes para paliar la merma de US$22.000 millones en las exportaciones. Además, patea para la próxima administración la deuda generada, otra marca registrada de los intentos para contener el aluvión sin devaluar, un tabú para el sector K que hizo del retraso cambiario (y también el tarifario) una herramienta válida para la distribución del ingreso en una economía estancada.

Apuesta verde

Con este panorama, no es raro que las expectativas por una brusca corrección en el tipo de cambio oficial coticen en alza. Sin embargo, el contexto electoral fuerza a prorrogar ese mecanismo de corrección automático hasta las PASO (en agosto). Para Alfredo Romano, titular del Romano Group y director de la carrera de Economía Empresarial de la Universidad Austral, señala que existe una inflación en dólares muy importante por el atraso sistemático del dólar oficial.

Inflación

“Viendo una inflación que se acelera al ritmo del 8% mensual y entrando en etapa de definiciones por las elecciones de agosto, es probable que sí veamos una mayor inflación en dólares en los próximos meses”, argumenta. Atribuye esto a la decisión de no acelerar la devaluación del tipo de cambio oficial al ritmo de la inflación, que sigue ganando la carrera.

Romano entiende que una creciente dolarización de las carteras es el común denominador en épocas de elecciones presidenciales en Argentina. “Este año y especialmente en este segundo trimestre, se le suma una pésima cosecha que limita la entrada de divisas y mete mayor presión a los dólares financieros; frente a lo cual vemos que el Gobierno intenta lo imposible para contenerlos”, subraya.

No es el único que se rinde ante una evidencia: “el dólar es el talón de Aquiles de todos los gobiernos argentinos y por eso Economía hará lo imposible para contener no solo ya al dólar oficial, evitando una gran devaluación en niveles de 100%, sino también las subas de los paralelos- financieros”, anticipa.

Aguantar

La táctica para poder llegar con algo de oxígeno a las elecciones de agosto, a esta altura del calendario, pasa por resistir la tentación de una devaluación. Los instrumentos que tiene al alcance no son muchos y su eficacia no es absoluta. A la ya mencionada de conseguir un financiamiento extra por parte del Fondo, podría agotarse en un movimiento contable pero no de plata fresca para sostener las importaciones.

Inflacion en Argentina

A fin de junio vencerá otro plazo para el examen trimestral de acumulación de reservas y metas fiscales, cada vez más difíciles de aprobar por el Gobierno si un perdón como el obtenido para el primer trimestre del año. El financiamiento por parte de otros organismos oficiales ya está agotado y el resultado de las licitaciones por la banda de 5G, podría acercar como máximo US$1.500 millones, pero con un timing que no coincide con la urgencia de la caja. Y finalmente, el agobiado mercado financiero local muestra signos de estrés y se hace más difícil conseguir los US$5.000 millones previstos sin acudir a una política de supertasas, ubicando en un 20% de ese objetivo lo más probable de conseguir. Hasta ahora, las tasas de interés corrieron de atrás a la inflación por temor a paralizar la actividad económica.

La pregunta clave ya no es si se habrá ese salto devaluatorio sino cuándo y cómo será. Romano no lo ve probable hasta las PASO, pero en función del resultado podría haber una corrección del dólar oficial y así darle más volatilidad al resto de los dólares financieros. O lo que en términos de Marina dal Poggetto, el escenario en el que “no hay conejos” en la galera de Sergio Massa cuando oficiaba de superministro, se va convirtiendo en una realidad. Y en una mirada más amplia, se convierte en un signo del “gran fracaso económico colectivo con pocos ganadores” de los 40 años de restauración democrática.

 

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Tristán Rodríguez Loredo

Tristán Rodríguez Loredo

Editor de Economía.

Comentarios