Jueves 26 de enero, 2023

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 22-12-2022 07:36

Cuando los embarazos no llegan a término: impacto emocional y psicológico

.

Muchas veces la búsqueda de la maternidad o paternidad va acompañada de obstáculos o no se da fácilmente. Esto puede deberse a que haya dificultades para lograr un embarazo o porque los embarazos no lleguen a término.

Los abortos espontáneos, pueden ser frecuentes en las mujeres, especialmente durante el primer trimestre y aumentando el riesgo a mayor edad de la mujer.

Cuando hablamos de aborto espontáneo nos referimos a la interrupción involuntaria del embarazo que resulta en la muerte fetal que ocurre antes de las 20 semanas de gestación.

Afrontar un aborto espontáneo es enfrentar un nuevo duelo en este camino, es una situación difícil y puede provocar situaciones de desgaste psicológico.

Las causas pueden ser variadas, ya sea genéticas, autoinmunes, anatómicas, endócrinas, infecciosas, hematológicas, etc. y causas desconocidas.

Pueden aparecer, sentimientos de tristeza, culpa, ira, ansiedad, tristeza, angustia, desesperanza, miedo y estrés, durante este proceso. Como consecuencias derivadas del aborto, pueden llegar a aparecer trastornos del sueño, trastornos alimentarios,  autoreproches, aislamiento social, irritabilidad, entre otros. Las relaciones sociales también pueden verse afectadas, y especialmente la relación de pareja y la sexualidad.

Ante estas pérdidas, será necesario atravesar un duelo. No es sólo la pérdida del embrión, es también la pérdida de un proyecto de vida. Durante el embarazo la mujer se había hecho unas expectativas de cómo iba a ser su hijo, cómo iba a cambiar su vida, lo ha visto en ecografías, incluso pudo haber tenido un nombre y ya algunos objetos comprados. 

Muchas veces el entorno piensa que lo que se perdió fue un embrión, pero generalmente quien sufre un aborto espontáneo siente que perdió un hijo.

Al impacto emocional que esto genera se agrega el desajuste hormonal que atraviesa el cuerpo de la mujer ante un embarazo que ya no está. Y esto también es muy movilizante.

Muchas veces las mujeres que atraviesan estas situaciones quieren recibir apoyo pero sólo un bajo porcentaje logra recibirlo. Esto muchas veces está asociado a falta de orientación por parte del personal médico, a la falta de apoyo del entorno por subestimar el impacto psicológico del aborto, a la tendencia a encerrarse en uno mismo y aislarse, o al desconocimiento de dónde pedir ayuda.

Por todo esto desde Bienestar en Fertilidad resaltamos la importancia de buscar apoyo psicológico ante este proceso tan doloroso.

Un tratamiento psicológico adecuado permite transitar la pérdida, elaborar el proceso de duelo de forma saludable, disminuir el estrés, mejorar las relaciones sociales y la autoestima y prevenir el desarrollo de trastornos psicológicos como la depresión, ansiedad o estrés postraumático. A su vez es importante para prepararse para los siguientes tratamientos de fertilidad y embarazos, debido a que, para las mujeres que atravesaron abortos, el miedo a futuros problemas y el temor a otra pérdida hace que cada embarazo sea doloroso. En las semanas de embarazo en las que han acontecido las pérdidas anteriores, los temores serán aún más intensos. Es muy habitual, que este miedo permanezca a pesar de que el embarazo ya haya superado estas fechas.

Es importante buscar profesionales que estén especialmente formados en estas temáticas para poder transitar este proceso tan doloroso de la mejor forma posible.

 

Lic. Patricia Méndez Torterolo y Lic. Cecilia Lukaszewicz

www.bienestarenfertilidad.com.ar

@bienestarenfertilidad

 

 

 

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios