Jueves 15 de abril, 2021

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 22-03-2021 20:25

El conde croata que cautiva a los lectores argentinos a través de su libro “Oíd Mortales”

¡Conoce más ingresando en la nota!

Marcos Pejacsevich tiene una rica historia de vida, con situaciones que lo han puesto al límite en más de una ocasión. Nacido en Croacia, vivió la mayor parte de su vida en la Argentina, luego de escapar de su país en la Segunda Guerra Mundial. Hoy el conde charla con NOTICIAS y nos cuenta más sobre la presentación de su libro “Oíd Mortales” que lleva este nombre por las dos estrofas iniciales del himno nacional argentino que casi le cuestan la vida.

“Llegué al país en 1948, en pleno gobierno peronista, con siete años. Fui acusado de un delito que no cometí, estuve en contacto con presidentes de la historia reciente Argentina, como Galtieri -en pleno conflicto de las Islas Malvinas- y Menem”, cuenta Marcos.

El autor es profesional de las Relaciones Públicas y cuenta con más de sesenta años de trabajo con empresas internacionales. Sus amigos siempre le destacan que ha tenido una “vida de novela”, factor determinante que lo llevó a escribir su libro.

¿Sobre qué trata “Oíd Mortales”?

Son las memorias de mis ochenta años de vida, de una vida que, me parece, resultó bastante peculiar. No fue fácil, tuve que escapar de gente que me quería asesinar, enfrentar situaciones adversas, pero lo hice como pude, con valentía. Es lo que quiero legar a mis nietos: que lean el libro y sepan quién fue su abuelo, cuáles fueron sus valores y cómo sostuve mis principios cuando la vida me llevó a situaciones extremas.

¿En qué se ha inspirado para escribirlo?

En mis días como marido, padre y empresario en la Argentina. Hice siempre lo mejor que pude, a pura voluntad. Si lo hice bien o no, eso lo deberá juzgar el lector cuando conozca mi historia. Muchos me dicen que no puede ser real, otros me preguntan si no estoy pensando en ceder los derechos a Netflix.

Viene de una familia aristocrática, ¿qué nos puede contar sobre ello?

Es un privilegio que otorgó la Emperatriz Maria Teresa a mis ancestros y sus descendientes, por batallas ganadas durante el Imperio Austrohúngaro. Una gran responsabilidad, por cierto, no solo para con mis ancestros, sino con la historia misma. Tengo un profundo respeto por quienes me precedieron en ese camino; vivieron épocas de hambre, de guerras, de persecuciones políticas, y nunca bajaron los brazos.

¿Qué fue lo que más le costó relatar de sus memorias?

No hubo un episodio en particular. Hubo momentos de dolor -la pérdida de mi padre- momentos de suspenso -cuando apuntaron con una pistola a mi cabeza- y momentos de alegría -el nacimiento de mis hijos-. Siempre fui fiel a mí mismo. Viví la vida a pleno, no me arrepiento de haberme animado a exponerme de esta manera y ojalá sirva para que otros entiendan su propia vida y se animen a vivirla.

¿Cómo han realizado la presentación del libro?

Pensé lo siguiente: nací en un mundo en guerra. Cumplí 80 años lejos de mi tierra natal con un mundo en pandemia. Ninguno de los dos eventos, ni la Guerra Mundial ni la pandemia, me detuvieron para alcanzar mi objetivo: hice el libro y lo presenté en un evento en mi casa, con una invitación reducida según las normas de protocolo de la provincia. La periodista Clara Mariño, con infinita generosidad y profundidad intelectual, hizo la presentación.

¿Cuál ha sido su repercusión?

Mucha gente me ha escrito felicitándome por el libro, muchos hablan de “valentía” al publicarlo. Sin dudas, exponerse uno mismo a través de sus memorias requiere, a mi parecer, de cierto coraje. Pero también sé que eso es lo que soy: un hombre imperfecto, con una vida interesante, en la que cometí algunos aciertos y algunos errores. Eso sí, siempre mirando hacia delante.

¿El libro se publicará en otros países?

Se realizó una edición especial para Croacia, que será presentada en los próximos meses con un evento especial. Existe, además, el proyecto de traducir al inglés y eventualmente al alemán.

¿Qué mensajes busca dejar a través de este libro?

Que la vida merece ser vivida. Hay que vivirla siempre con un proyecto en mente, pensando en el siguiente, y el siguiente y todos los que vendrán. Me gusta jugar con la idea de que la vida es una colección de proyectos irrepetibles. Cuanto más difíciles, más interesantes.

¿Qué le gustaría decirles a sus lectores?

Lo mismo que le digo a mis nietos: amen, vivan, tengan proyectos. No bajen los brazos frente al medio cuando éste desanima, no renuncien a lo que quieran ser. Sé que yo no lo hice. Nunca. Y lo que relata el libro es mi mejor testimonio de esa decisión.

Más información en: www.oidmortalesbook.com - mpejacsevich@hotmail.com

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios