Saturday 15 de June, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 27-03-2023 11:04

¿QUÉ PUEDO HACER CUANDO EL ACTUAR DEL OTRO ME RESULTA INCOMPRENSIBLE?

.

Una situación clásica de conflicto dentro de los equipos de trabajo se da cuando una persona no actúa de acuerdo a la expectativa de otra, y esto genera fricciones y reclamos. Nos encontramos con falta de entendimiento y empatía, que altera el clima laboral y complica el cumplimiento de objetivos.

Se suelen escuchar reclamos como “que se ponga en mi lugar” o sugerencias estériles del tipo “si yo estuviera en tu lugar, lo que haría es…”, sin lograr realmente un acercamiento entre partes ni remediar el conflicto.

¿Por qué sucede que “ponerse en lugar del otro” no es efectivo para entendernos ni para encontrar soluciones?

Generalmente utilizamos la frase “me pongo en tu lugar” como metáfora que representa el acto de imaginarnos a nosotros mismos en la situación de la otra persona. Nos permite reconocer cómo puede estar sintiéndose, cuáles son sus miedos y preocupaciones, su disfrute o satisfacción.

El problema está en que cuando lo hacemos, nos ponemos a nosotros mismos en el lugar del otro, pero el que está en ese lugar es él y no nosotros. Y por obvio que parezca, nos olvidamos que tenemos diferentes miedos y recursos, distinto origen, otra historia y además nuestros objetivos pueden ser diferentes.

Por lo tanto, este recurso suele ser insuficiente para comprender el actuar de otra persona, ya que lo hace desde su propia singularidad.

Incluso puede empeorar los conflictos, al generar enojo o impotencia porque no hace “lo que yo haría”, o simplemente “no logro entenderlo”, complicando la búsqueda de soluciones.

Para esto, la Programación Neuro Lingüística propone un modelo que nos permite atravesar conflictos y vincularnos de manera armónica.

El primer paso es tomar consciencia de lo que nosotros mismos estamos sintiendo en esta situación, reconocer nuestras emociones, recursos y limitaciones, teniendo en cuenta qué es lo que queremos que pase.

Una vez que tomamos consciencia de nuestra propia posición, ponernos en el lugar del otro como si fuésemos esa persona, imaginarnos con su historia, sus convicciones, recursos y limitaciones, considerando lo que es negociable y lo que no, desde su punto de vista. Vamos a intentar acercarnos lo más posible a su particular modo de ver y sentir.

Después de haber transitado por estas dos posiciones, vamos a salir de ambos lugares para identificar nuevas alternativas, viendo la situación desde afuera, sin estar involucrado ni en un lado ni en otro. Desde ahí pensar qué consejos podríamos dar a estos “extraños” para que la relación fluya y puedan lograr sus propios objetivos en armonía.

Finalmente, nos volvemos a ubicar en el primer lugar, identificándonos con nosotros mismos, para “recibir” estos nuevos puntos de vista y evaluar con cuáles nos sentimos cómodos y son aplicables para nosotros.

La próxima vez que no puedan entender por qué el otro hace lo que hace, en lugar de resistir y enojarse, los invito a transitar por estas tres posiciones hasta ampliar el entendimiento de la situación y de las personas, y a partir de ahí, encontrar nuevas alternativas.

 

Cristina Saleño

Trainer en PNL - Coach Ontológico Profesional

Coordinadora de la carrera de PNL en Fundación ELAC.

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios