Friday 12 de April, 2024

ESPACIO NO EDITORIAL | 26-02-2024 09:48

Invertir con humildad: 5 principios estratégicos

Febrero 2024, por Guido Canti, fundador de Tu Amigo Financiero y asesor financiero en Gupo ABAX.

Hoy, más que nunca, es MUY fácil poner nuestro dinero en el lugar equivocado.
En pocos minutos podés abrir una cuenta para invertir en bolsa, comprar acciones, comprar cryptos o alguna cosa más rara, como estafas y páginas de apuestas.
¿Cómo evitar perder nuestros ahorros existiendo tantas falsas oportunidades?

Te presento a David Dunning, el profesor de psicología de la Universidad de Michigan, que se hizo famoso por desarrollar el llamado efecto Dunning-Kruger. Éste establece que:

Mientras las personas más competentes están llenas de dudas, los incompetentes tienden a estar completamente convencidos de su excelencia”.

Dicho de otra manera, la gente tonta suele ser demasiado tonta para comprender cuán tonta es.

“Todos son idiotas, menos yo.” Andá pa’llá, bobo.

Vamos a hacer un ejercicio simple. Imaginá que perdés la mitad de todo tu capital.

LA MITAD, de todo. ¡Kapuff!

¿Sabías que, para recuperar lo que tenías, ahora tenés que DU PLI CAR lo que te quedó?

Necesitarías un rendimiento del 100%.
Para darte una comparación, Warren Buffet, el Messi de las inversiones, ha logrado el increíble rendimiento de un 20% anual promedio durante toda su carrera.
(En dólares gente, no estamos hablando en pesos).

Mientras que el inversor promedio, que se la pasa tratando de ganarle al mercado, ronda un 2%...

Pensá en el tiempo que te tomó juntar esa plata; ahora sumale lo que te va a tomar recuperarla. Mal negocio.

Así que para que puedas invertir, pero con más cuidado, hoy te voy a compartir 5 principios que adapté del efecto Dunnign-Kruger para la gestión de tus finanzas personales:

1.  Volvete bueno diciendo “No sé”.

Hoy en día buscar datos es muy sencillo. Pero antes de ir a buscar información, primero tenés que aceptar que no sabés.

Esto requiere humildad intelectual, cosa que no abunda en Argentina. Un país lleno de todólogos, donde parece que a la gente le incomoda decir “no sé’’.

Como no hay una píldora mágica para hacernos más humildes, es conveniente reconocer y recordar nuestras propias limitaciones.
Sin mentirnos a nosotros mismos ni a los demás.
Actuando así, vas a ser más inteligente y ahorrarte unos cuantos papelones.

2. Aprendé de otros.

Desconocer el alcance de nuestra propia ignorancia es parte de nuestra condición humana.

Hay cosas que sabemos que sabemos.

Hay cosas que sabemos que no sabemos.

Y hay cosas… que no sabemos que no sabemos.

Te propongo leer estas últimas 3 líneas una vez más.
Muchas de las macanas que nos mandamos, nos las mandamos por querer hacer todo solos.

Todos tenemos puntos ciegos. ¿Qué podemos hacer con eso?

Si consultamos y peloteamos ideas con otros, abiertos a la escucha, podríamos descubrir algunos riesgos de los que no teníamos la más remota idea.
La arrogancia nos puede costar demasiado cara.

3. Pensá en probabilidades y no en certezas.

No tenés la bola de cristal. Y yo tampoco.

Cortémosla con el pensamiento básico binario del “nunca y siempre”, “todos y nadie”, “va a pasar tal cosa” o “no va a pasar tal otra”.
Es simplista, sesgado… y tiende a estar equivocado.

En lugar de afirmar “Las propiedades / acciones / cryptos ¡VAN a subir!”.
Te propongo pensar en términos de probabilidades y en forma de pregunta.

“¿Cuáles son las chances de que pase tal o cual escenario?”.

A veces el ojímetro es suficiente. Otras veces, se requiere más cabeza y bajarlo a papel o Excel.

La convicción absoluta puede llevarte a perder mucha mucha plata. Ojo.

4.  Imaginá el peor escenario posible.

El optimismo tiene su lugar y está buenísimo.

No obstante, para decisiones importantes, el pesimismo y la neurosis te serán mejores aliados.

Preguntate:
¿Qué puede salir mal?
¿Dónde me puedo estar equivocando?

¿Cómo me afectaría y a quién más?

Por cada riesgo que identificamos, podemos tomar acción de 3 maneras:

PREVENCIÓN: Realizar acciones para evitar la ocurrencia o minimizar las consecuencias. (Cerrar con llave tu casa o usar casco al andar en moto).

PREVISIÓN: Prepararse con reservas económicas para afrontar las consecuencias de los daños. (Ahorros y Seguros).

INDIFERENCIA: No hacer nada al respecto y bancarte las consecuencias. (Te deseo mucha suerte, la vas a necesitar).
Considerá primero el riesgo, luego la rentabilidad.

5. Diferenciá los hechos de las opiniones.

"La pizza con ananá es riquísima" es una opinión.

"Messi es argentino" es un hecho.
Esta distinción importante parece estar siendo olvidada.

Recordemos que los hechos no están abiertos a la interpretación personal. No es todo relativo.
Buscá la verdad y no pierdas tiempo.

No podés ganar una discusión contra la realidad.
Fin.

¿Cómo te puede ayudar un amigo financiero?
Puede enseñarte formas fáciles de cuidar tu dinero tanto en tus finanzas personales como en tus inversiones.

Alumbrando riesgos ocultos y dándote perspectiva para desafiar tus convicciones.

Mostrándote cómo cubrirte del peor escenario posible.
Juntarte con un amigo financiero es dedicarte un tiempo especial para vos.
Es un espacio para visualizar cómo querés ser y qué querés lograr.
Invertir sin propósitos claros es un gravísimo error. Aprendé cómo usar tu dinero para acercarte a esos objetivos usando las probabilidades a tu favor.

Probablemente recordar estos principios te haga ganar mucho dinero, pero, sobre todo, una vida más tranquila.

Guido Canti,
Tu amigo financiero.
Contacto: +54 9 11-6980-2309

www.linkedin.com/in/cantiguido/

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios