Viernes 24 de septiembre, 2021

SALUD | 23-11-2016 18:52

8 tips para comer sano y adelgazar

La "health coach" Gabriela Cosentino, autora del libro "Health coach. Elegí bien-estar", cuenta los secretos de alimentación que ayudan a cuidar la salud y mantenerse en peso.

De nada sirve seguir un régimen por un tiempo determinado, bajar los kilos que queremos y una vez que lo logramos, volver a adoptar nuestro estilo de vida anterior consumiendo comida “chatarra”, procesada y carente de nutrientes esenciales. Lo más importante para bajar los kilos no deseados es realizar un cambio a una vida saludable que te lleve a estar en forma, sentirte muy bien y con mucha energía.

Bajar de peso no se logra de la noche a la mañana, debemos

ser persistentes, estar comprometidos con nuestros objetivos y

celebrar nuestros pequeños logros.

1. Reducí las porciones

Para poder bajar de peso es importante que reduzcas las porciones.

Empezá siempre con una porción chica y si seguís

teniendo hambre, recién ahí servite un poco más de comida.

Tené en cuenta que tu estómago va a tardar unos días en

acostumbrarse a las nuevas porciones, esto es normal. Cuando

salís a comer afuera, si tenés mucha hambre, pedí una ensalada

o una sopa antes de la comida y en vez de comer un

plato principal, podés elegir una entrada.

2. Comé despacio

Parece una obviedad, pero vas a sentir la diferencia: comiendo

despacio, disfrutamos verdaderamente la comida, somos

más conscientes de lo que estamos ingiriendo y seguramente

vamos a comer menos.

3. Comé los vegetales primero

Los vegetales contienen fibra y tienen pocas calorías. Si comés

una ensalada primero, vas a comer menos después. También

podés adoptar tomar un jugo de vegetales a media mañana o

antes de la cena así no llegás con hambre a las comidas.

4. No te saltees ninguna comida

Mucha gente no respeta las comidas porque piensa que si

come menos, va a bajar de peso más rápido. El problema es

que cuando se siente mucha hambre, lo que generalmente

uno hace es comer rápido, con ansiedad, seguramente más

de lo que debería y sin pensar qué es lo mejor para nuestro

organismo. La mejor opción es comer 3 comidas diarias con

porciones más pequeñas y 2 o 3 snacks, siempre teniendo en

cuenta tus necesidades y preferencias.

5. Tomá mucho líquido

Tomar líquido no solo te ayuda a sentirte más satisfecho, sino

que también te hidrata y brinda muchos beneficios para la

piel, el sistema digestivo y circulatorio: elimina toxinas, acelera

las funciones del cerebro y regula la temperatura del cuerpo.

6. Elegí snacks saludables

Consumí snacks que combinen carbohidratos, grasas saludables

y proteínas. Por ejemplo, un puñado de frutos secos,

fruta, palta, manteca de maní o de almendras, etc.

7. Realizá actividad física seguido

La actividad física te va a ayudar a quemar más calorías, tonificar

y sentirte mejor, más ágil y con más energía. Intentá

realizar ejercicio por lo menos 3 veces por semana, durante

el tiempo de que dispongas. ¡Una caminata de 20 minutos es

mejor que nada!

8. Documentá lo que comés

La mejor manera de ser conscientes de lo que comemos es

escribirlo en un diario, junto con el ejercicio que realizamos.

Algunos alimentos simples que pueden ayudarte a bajar

de peso de manera natural y mantenerte en forma:

1. Kale: ¡Sí, kale otra vez! No solo nos ofrece nutrientes

de calidad y fibra, sino que también es muy versátil. Lo

podemos comer al horno con aceite de coco a modo de

chips crocantes, en ensaladas, en jugos o licuados.

2. Arándanos: Los arándanos se destacan por su alta concentración

de antioxidantes. Se pueden agregar a las comidas

en el desayuno, en ensaladas, licuados o jugos.

3. Limones: Los limones nos ayudan a desintoxicarnos

naturalmente y reducen los antojos de azúcar. Son ideales

para agregar el jugo a las ensaladas o a los postres, ya

que tienen un gran poder antibacterial y antiviral. Son

muy buenos, también, para tomar con agua tibia a la

mañana: además de activar el sistema digestivo después

de varias horas de estar en reposo, también tienen propiedades

digestivas y depurativas del hígado.

4. Huevos: Son fuente de proteína y pueden cumplir un rol

importante en tu dieta. Podés agregar un huevo duro a la

ensalada, comerlo en tortillas de verduras, budines, etc.

5. Brócoli: Rico en fibra y antioxidantes, es una excelente

opción. Lo podés usar en platos como arroces o woks,

también es delicioso solo con limón y sal.

6. Salmón: Es fuente de grasa saludable, y también de

proteína. Se puede comer a la plancha, a la parrilla o en

croquetas acompañado de verduras.

7. Paltas: Excelente ejemplo de una comida con alto contenido

de grasas saludables y que al mismo tiempo te da

saciedad. Podés usarlas en ensaladas, mayonesas, salsas,

postres y licuados.

Gentileza Ediciones B

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios