Viernes 19 de agosto, 2022

SOCIEDAD | 19-07-2022 14:59

Escándalo en "La Voz Argentina": acomodos y arreglos

Ex postulantes al reality denuncian al programa éxito del prime time. La reacción de los televidentes.

El programa “La Voz Argentina” es el líder indiscutido de la tevé local. Día a día es el producto más visto y cada vez más personas se fanatizan con las historias de los cantantes anónimos que sueñan con convertirse en estrellas y participan del reality. Desde artistas con formación a otros autodidactas que encuentran en la música su pasión, cada miembro del público no sólo sigue sus historias, sino que además, desde su casa, juzga y opina sobre cuál es el mejor intérprete.

Pero detrás de las historias de superación de los participantes y el talento musical que poseen, comenzaron a aflorar muchas críticas que apuntan al supuesto “acomodo” de determinados concursantes. La clasificación a la siguiente instancia del certamen de Margarita, la hija del ex senador Esteban Bullrich, no hizo más que acrecentar esto. Porque si bien el momento emotivo que se vivió en el set fue uno de los segmentos más viralizados del programa, muchos criticaron el hecho de que la performance de la joven no había sido mejor que la de otros que no habían clasificado.

En las redes sociales proliferaron comentarios de usuarios que comenzaron a denunciar que el programa estaba armado y que lejos de tratarse de una competencia en la que el mejor artista triunfa, sólo se privilegia el show y no el talento.

Denuncias. Todos los realities en los que participantes anónimos pugnan por ser el mejor en lo suyo generan en el público identificación y fanatismo. Pero, en paralelo, son muchos los televidentes que reprochan que no se trate más que de una puesta en escena. Las publicaciones de las cuentas del programa sirven como termómetro de esto. Cada vez que en las redes de “La Voz” publican algo, cientos de usuarios se quejan de lo que consideran que es un “arreglo”. “Ya ni lo disimulan”, es otra de las reacciones más comunes.

“No deja de ser un show televisivo y tiene que ser eso. Un show. Pero eso no quita que la gente se queje cuando ve algo que no le gusta y más ahora que tenemos las redes sociales siempre a mano”, explica a NOTICIAS un productor de otro reality.

Pero en el caso de “La Voz”, las quejas toman otro color cuando además son propios ex participantes quienes las realizan. Tal es el caso de Milá Cañete, quien estuvo en el casting realizado en febrero, y explicó que en su experiencia había presenciado favoritismo por parte de quienes realizaban las audiciones. “En el casting nos hacían entrar en un grupo de casi cincuenta personas a cantar a capela unos quince o veinte segundos. Pero hubo una chica que no sólo no pudo cantar un tema entero, sino que además vino con un productor que pidió que le hicieran el casting porque se tenía que ir. Y el resto habíamos esperado como cuatro horas con calor y abajo del sol”, detalló a NOTICIAS la joven. En efecto, la participante que según ella fue favorecida terminó no sólo superando la primera instancia, sino que además ya está clasificada a la próxima ronda.

“Esta chica en cuestión después se quiso defender diciendo que había hecho el casting en Córdoba, pero no, todos la habíamos visto en Capital. Y para peor, después se encontró una foto de esta chica junto con uno de los productores del programa”, agrega Juan Pablo Quintana, otro de los jóvenes que participaron de la audición.

Otro episodio involucró a Stefano Marocco, quien no sólo ya había participado de la edición mexicana del show, sino que además la propia Lali Espósito, una de las integrantes del jurado del certamen, admitió conocer. La presencia de este joven y su acceso a la próxima instancia hizo que nuevamente surgieran comentarios negativos sobre el certamen. Las opiniones daban cuenta de que su perfomance había sido desafinada y que con otros concursantes habían sido más severos.

De acuerdo al reglamento del programa, el jurado no conocen a los participantes y ahí radica su magia. Ellos están de espaldas a los aspirantes y sólo los esuchan. En caso de gustarles su actuación, pulsan un botón que gira su sillón y de esa manera el cantante es aceptado. Pero esta instancia también fue puesta en tela de juicio. Es que un furcio de Ricardo Montaner dejó en evidencia que los integrantes del jurado tienen cierta información sobre quién es el participante que canta a sus espaldas. Todo ocurrió durante la presentación de Lilian Mollo, quien antes de subir al escenario contó en la entrevista previa con Marley que había conocido a Sandro, quien fue su padrino artístico. Esta entrevista los jurados no la vieron, y sin embargo, luego de cantar, Lilian fue interrogada por ellos y antes de que la mujer hablara, Montaner le preguntó: “¿Y de Sandro, qué?”, dejando en claro que algo de información tenía.

NOTICIAS se comunicó con Telefe para saber su versión acerca de estos episodios, pero desde el canal prefirieron no hacer declaraciones.

Desencanto. “Para mí era un sueño estar ahí, una experiencia única. Pero cuando ves que, detrás de todo eso, si no tenés contactos, no entrás, sin importar cómo cantes, te termina desilusionando. Se te rompen todos los sueños”, dice Cañete.

En tiempos en que los televidentes comentan y siguen los programas en vivo, tienen una injerencia que antes no. En Telefe hasta tuvieron que cambiar al ganador de un programa por presión popular. Cuando se descubrió que Samanta Casais, la ganadora de la edición 2020 de “Bake Off”, era pastelera profesional, se le quitó su corona y se cambió al triunfador del reality.

"Sabiendo cómo es la trastienda, este año no estoy viendo el programa. No es tan transparente como se dice”, agrega Quintana.

Ajeno a estas quejas, el programa sigue siendo el más visto y supera seguido la barrera de los 20 puntos de rating. Sin embargo, el enojo de los televidentes y el reclamo por mayor transparencia comienza a sembrar dudas sobre qué tan real es lo que se ve en pantalla.

 

Galería de imágenes

Marcos Teijeiro

Marcos Teijeiro

Periodista de Información General.

Comentarios