SOCIEDAD | 02-08-2020 04:59

Esmeralda Mitre reveló secretos familiares y la pelea por la herencia

La actriz confesó la dura interna en una entrevista exclusiva con NOTICIAS. Una cuenta millonaria que su padre escondió en Suiza. Intimidades de una familia poderosa.

Esmeralda Mitre quiere hablar. Tiene la teoría de que quien primero hace declaraciones en público instala la verdad de los hechos. Por eso, ni bien se conoció que la hija de Bartolomé Mitre estaba enfrentada con sus tres hermanos mayores por la herencia de su padre, decidió que era su momento de actuar. El conflicto que protagoniza una de las familias más tradicionales del país tiene trasfondos emocionales pero, también, económicos: ninguno de los sucesores sabe con exactitud a cuánto ascendía la fortuna del histórico presidente del grupo La Nación ni la totalidad de los bienes a repartir. Esmeralda se define como una de sus últimas confidentes y revela lo que, según ella, nadie más sabe: “En Navidad él se quebró conmigo por algunos entredichos. Yo le iba de frente y eso le gustaba. Me dijo que en el divorcio con mi madre no había sido justo con ella y me contó una cantidad de verdades muy duras. Me pidió perdón. Lloramos y nos abrazamos. Me contó de una cuenta que le escondió a mi madre en el Credit Suisse, una cuenta de muchísimo dinero, de una suma imposible de gastar”, asegura en una entrevista exclusiva con NOTICIAS.

Desde que Mitre murió, el 25 de marzo, sus herederos se trenzaron en una batalla por la herencia que, en la actualidad, está en manos del Juzgado Civil N° 58. Esmeralda acusa que sus hermanos mayores iniciaron la sucesión a sus espaldas, que le ocultaron la apertura de una cuenta judicial a nombre de su padre y que uno de ellos se autodenominó administrador de un campo familiar. Si bien su intención inicial era que la división de bienes se hiciera en armonía, a la actriz no la sorprendió el enfrentamiento: “Mientras mi padre vivía siempre querían quedarse con cosas o pelearse por plata”, plantea Esmeralda. Ella lo sufrió y jura: “Le pedí a Dios dejar de pelear con mis hermanos mayores por plata”.

En total, los herederos de Mitre son seis. Por un lado están los tres hermanos mayores: Bartolomé (h), Rosario y Dolores, hijos del primer matrimonio del empresario con Dolores González Álzaga y asesorados por la abogada Paulina Gowland. Por otro lado, está Esmeralda, hija de su segundo matrimonio con Blanca Isabel Álvarez Toledo, quien actúa con la representación de un equipo de abogados liderado por Santiago Yofre. Y, como si fueran un tercer bloque, aparecen la última esposa de Mitre, Nequi Galotti, y el hijo que tuvieron juntos, Santos.

Familia Mitre

No todos tomaron la misma actitud frente a la disputa por la herencia. Los mayores mantuvieron el perfil bajo; NOTICIAS consultó a su abogada y no obtuvo respuesta. Nequi y Santos se replegaron en el más absoluto hermetismo. Esmeralda, en cambio, aceptó contar su verdad. Decidió ventilar esta situación porque asegura que sus hermanos fueron los que primero filtraron información a la prensa. Recibe a esta revista en su departamento de Recoleta acompañada por su abogado, junto con quien elige cada palabra para contar esta intrincada trama familiar.

El poder tiene un lugar central en la pelea y no solo se trata de una división material de bienes. Porque, además de lo económico, esta historia está signada por décadas de conflictos emocionales y familiares que terminaron de explotar con la muerte de Mitre, quien, en vida, contenía todas las tensiones. Ahora, las consecuencias de este quiebre pueden ir más allá de la intimidad familiar: cada uno de ellos se convertirá en accionista del diario La Nación

El dato de la cuenta suiza en este contexto no es menor. Con el trámite de sucesión iniciado, cada una de las partes está colaborando en el expediente para lograr componer el patrimonio de Mitre: se deben rastrear sus sociedades anónimas y hacer un inventario con todos sus bienes muebles e inmuebles. La carta que Esmeralda va a jugar en esta contienda es la de la información: “Yo era la confidente de papá y sé todas las cosas secretas de él que ellos no saben hasta el día de hoy. Papá me hizo jurar que ni post mortem las cuente. Yo me encargué de saber muchas cosas”, afirma.

Esmeralda Mitre

Noticias: ¿En qué momento y cómo se entera de que sus hermanos mayores abrieron la sucesión a espaldas suyas?

Mitre: El día de mi cumpleaños (14 de mayo), como rara vez en la historia de la humanidad, sonaban los teléfonos: “Feliz cumpleaños querida, adorada hermana, te quiero tanto”. Yo no entendía nada. Me puse contenta, pero me generó sospechas. Como yo tuve mucho poder cuando estuve casada con el ministro y director del Teatro Colón -Darío Lopérfido- y recibí tantas traiciones, aprendí a fumigar a la gente. Yo no quería fumigar acá, quería una relación cordial. Todo fantástico el cumpleaños, Twitter, fotos... “Qué raro”, pensé. Y, de repente, pasaron algunas cosas con respecto a la sucesión que no puedo contar por ahora. Ellos necesitaban información mía. Y, al tiempo, abrieron la sucesión. Es algo legal, pero es antiético. Hay que avisar. Ellos no solo no avisaron sino que tengo audios donde me lo niegan. Yo me enteré, obviamente, por mi abogado Santiago Yofre. En el escrito de apertura pidieron la apertura de una cuenta. Cuando nosotros nos enteramos, nos presentamos y denunciamos los bienes de los que tenemos conocimiento.

No sabe en detalle cómo Bartolomé hijo, Dolores y Rosario lograron iniciar el trámite sucesorio en plena feria judicial. Esmeralda y su abogado se hacen guiños y se consultan hasta dónde hablar. Según Yofre, la apertura de la cuenta judicial puede tener que ver con “evitar el uso de la cuenta que usaba Nequi con Mitre”. Pero la actriz lo frena: “No”.

Yofre: Prefiero dejarlo ahí.

Mitre: Me parece que es obvio por qué lo hicieron, pero no lo puedo decir. Si abrís una cuenta a nombre del padre de todos, tenemos que saber los demás. Por ética. No es lo mismo que abrir una sucesión. Ahí hay un fin bastante complicado para mi gusto.

Noticias: Si es una cuenta judicial y todos son herederos legítimos, ¿es una cuenta para todos?

Yofre: La abrieron cuando abrieron a escondidas la sucesión. No denunciaron bienes y pidieron la apertura de una cuenta. Ahora es una cuenta muy expuesta donde tiene el ojo el juez.

Mitre: Nosotros nos dimos cuenta de que estaban tratando de hacer cosas raras.

Yofre: Yo prefiero no ahondar ahí.

Noticias: ¿Su padre había dejado testamento?

Mitre: Sí. El testamento es para todos por igual. Solamente hay algunas pautas como, por ejemplo, dejarle un poco más de plata a Santos, que es chico, para comprarle un departamento, cosa con la que estoy súper de acuerdo. Hay algunas cosas más pero son mínimas. Lo que pasa es que papá... no es que escondía, sino que resguardaba muy bien sus bienes y muchos estaban en sociedades anónimas. La verdad es que sí, no fue tan prolija la manera en la que se fue.

Esmeralda insiste en que además de la cuenta en el Credit Suisse pueden existir otras: “Muchísimas cosas más. Me dijo varias cosas”, subraya.

Noticias: ¿Esto lo sabe solamente usted?

Mitre: No creo que papá jamás haya pensado que yo podía contar esto, pero lo cuento porque me están haciendo mucho daño. Yo quise ir con los mismos abogados, yo quería ir de la mano. A nosotros nos conviene estar unidos en todos los sentidos. Pero bueno, evidentemente, no. Mi hermano se autodenominó administrador y nos enteramos por gente que maneja los campos de mi padre. Eso enojó mucho a la mujer de mi padre.

Noticias: ¿Cuándo fue la última vez que habló con alguno de sus hermanos?

Mitre: Con mi hermana Dolores... porque le dije que me enteré de que estaba filtrando información.

Noticias: ¿Y qué le dijo?

Mitre: Nada. Les volví a escribir y les dije: “Chicos, yo los quiero mucho. Yo sé que esto va a ser difícil pero que más allá de todo yo los quiero”. Y no me contestaron.

Esmeralda Mitre

Drama familiar. “Yo les pido mil disculpas si mi nacimiento les arruinó la vida. No fue mi intención, no fue mi culpa. No quise venir al mundo, me trajeron”, insiste Esmeralda. Según cuenta la actriz, su vida estuvo marcada por la indiferencia de sus hermanos. “Les pedí mucho amor de chica y nunca lo recibía. Yo sé que muy en el fondo me quieren, pero el fondo de las personas a mí me deja de importar. Lo que me importa es cómo accionan. Un día dije: “Bueno, basta. Tenemos una relación correcta pero hasta ahí”, recuerda.

El quiebre que la hizo cambiar de postura con respecto a sus hermanos mayores fue cuando se separó de Lopérfido. “Nadie me trajo ni un vaso de agua a pesar de que en cada una de sus separaciones, yo los albergué en mi casa y hasta intervine con mi padre para que les comprara un departamento. Cuando me separé yo, no me levanté de la cama durante un mes por la depresión que tuve y nadie apareció. Al contrario: me clavaron veinte puñales por atrás. Ahí fue que dije: ‘Esto es mucho’”, cuenta.

Para Esmeralda, la actitud de sus hermanos se explica, por un lado, por la relación que ella tuvo con su padre. A diferencia de los mayores, que eran pequeños cuando sus padres se separaron, la actriz creció con Mitre y fue muy cercana a él.

Noticias: ¿Tanta bronca pueden tenerle?

Mitre: Cuando nací, uno de mis hermanos se encerró en el cuarto y dijo: “Ahora tienen a la hija que querían, una rubia de ojos celestes”. Hubiera tenido marrones para no sufrir tanto. Pero yo no voy a repetir la historia. Por eso, a mi hermanito Santos lo elegí testigo de mi casamiento.

Según Esmeralda, hubo un tiempo en el que sus hermanos intentaron cambiar de actitud: “Con cuarenta y pico de años me han pedido perdón, ‘perdón por haberte envidiado’, me dijeron”, recuerda. Sin embargo, con la muerte de Mitre, ese supuesto tiempo de paz se terminó.

Los frentes familiares de Esmeralda no se reducen a sus vínculos más directos. Que junto a sus hermanos hayan heredado acciones de La Nación la enfrenta, también, a sus primos: Julio y Alejandro Saguier, actuales presidente y vicepresidente de SA La Nación, con quienes ella tampoco tiene buena relación. La actriz no tiene intenciones de vender sus acciones. Al contrario, asegura que va “a entrar al diario con fuerza”. Y sugiere: “Van a tener que sentarse a negociar conmigo de una manera diferente a la que estaban acostumbrados con mi padre que, en el último tiempo, tenía más interés por su salud que por el resto. Él estaba débil, pero yo soy joven y fuerte”.

Noticias: ¿La llamaron los Saguier?

Mitre: Sí, sí. Raro. Lo digo con todo el amor del mundo: soy una gran amiga, pero no es bueno ser enemigo mío.

Noticias: ¿Pero los Saguier son sus enemigos?

Mitre: No. Por eso les ofrezco ser amigos. Negociemos. Respetémonos.

Noticias: ¿La respetan?

Mitre: Parecería que ahora sí. Ellos no se respetan a ellos mismos. De hecho se han ganado no ser queridos por todo el país. No están preparados cultural y empresarialmente para llevar adelante un diario. Juegan al polo los fines de semana. Para eso se necesita toda una vida de trabajo y de contactos que ellos no tienen.

Noticias: ¿Qué modificaría?

Mitre: Tengo clarísimo lo que haría, pero quiero ir paso por paso.

Está convencida de tener las habilidades necesarias para ocupar un lugar dentro del histórico diario que fundó su tatarabuelo. Hasta ahora, su hermana Dolores era la única que formalmente pertenecía al medio con un cargo en el área de Marketing, focalizada en las revistas. Sin embargo, Esmeralda dice que, en los hechos, ella estaba empapada de todos los detalles y que su padre la consultaba en forma permanente.

Mitre: Ellos (por los Saguier) llegaron de paracaidistas. Yo tengo mucha formación. No por ser actriz sino porque estuve casada con un político que fue ministro de Cultura tres veces, que me dejó un legado cultural enorme; porque entre mis amigos, los que vienen acá, están desde (Daniel) Barenboim hasta Daniel Hadad. Tengo llegada a todos los empresarios más grandes y ellos no. No son queridos por el medio y vos, cuando tenés un diario, tenés que ser un ser querido. Tenés que tener lo que se llama señorío.

Medios y poder. Esmeralda alguna vez fue bautizada como “La oveja negra del clan Mitre”. Dice que su búsqueda artística como actriz y como cantante la heredó de su madre y que siempre contó con el apoyo de su padre. A diferencia del perfil bajo y solemne de sus hermanos y de sus primos, ella se movió con soltura por el mundo mediático, tuvo un paso por el "Bailando" de Marcelo Tinelli y ahora participa del “Cantando”. Pero nunca dejó de ser una Mitre, con todo lo que eso significa.

Decidida a avanzar sobre todos los que alguna vez la “ningunearon”, Esmeralda posa para la tapa y se preocupa por avisarle a su madre de la cuenta millonaria en Suiza antes de que se entere por la revista. Sabe -y lo busca- que sus declaraciones harán mucho ruido.

Galería de imágenes

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios