Wednesday 12 de June, 2024

SOCIEDAD | 06-09-2023 06:52

Esmeralda Mitre: su polémico desembarco en La Nación

La hija de Bartolomé fue reconocida como accionista en La Nación. "Voy por todo", dice. Tensión con los Saguier y auditoría en camino.

de un extremo de la larga mesa de la Asamblea Anual de Accionistas se sentó Julio Saguier, accionista mayoritario de La Nación SA. Del otro, Esmeralda Mitre -hija de Barlomé Luis Mitre-, quien desde el fallecimiento de su padre en el 2020 lucha por recuperar las acciones que ella y sus hermanos heredaron en la compañía y que, según ella, le habrían sido robadas mediante una "estafa" perpretada por sus primos Saguier y los ex abogados de su padre, la familia Gagliardo.

El jueves 24 de agosto, por primera vez, la Justicia autorizó su presencia en la Asamblea Anual de accionistas de la empresa de medios y la disputa alcazó su clímax. La grieta quedó planteada y la pelea, que ya cuenta con sus derivaciones judiciales, tuvo un fuerte round, que, además, no será el último. “Acá estoy y voy por todo”, afirma Mitre a NOTICIAS.

Luego de varios días de llamarse a silencio y recluirse por el estrés que le provocó la situación, Mitre recibió a este medio para explicar cuáles fueron sus sensaciones al poder integrar la asamblea tras tres años de litigio judicial, cómo fue ese momento y cuáles serán los pasos a seguir y el futuro de la causa en la Justicia.

Lucha. “La noche anterior a la asamblea no podía ni dormir. Apenas dormí tres horas, pero los nervios se me fueron yendo hasta que por fin pude ingresar al diario y ahí sí, en la reunión, el clima cambió”, detalla Mitre. Esmeralda, asistida por los abogados Daniel Llermanos y Gabriel Len, viene denunciando que los hijos del histórico director de La Nación, Bartolomé Mitre, y una hermana de Bartolomé, fueron despojados de las acciones del grupo. Los herederos apuntan a quien fuera apoderado de su padre, Mariano Gagliardo, y a su hijo homónimo, quien fue albaceas de la sucesión.

Los Gagliardo se aliaron con el ignoto marqués Federico Spinola, quien aparece como dueño de más del 20 por ciento de La Nación, aunque nunca estuvo en la Argentina y mucho menos se hizo presente en las instalaciones del diario y, por supuesto, no participó nunca de una asamblea de accionistas (ver recuadro).

Como parte de esa maniobra, Esmeralda y dos de sus hermanos, que la acompañan en la batalla judicial, involucran a sus primos, la familia Saguier, que actualmente manejan la sociedad. “La querellante soy yo, pero me acompañan 'Bartolo' y Rosario. Dolores nos cedió sus acciones y decidió no participar, y Nequi y mi hermano Santos también”, explica.

Ellos reclaman ser los legítimos herederos del 25 por ciento de las acciones de la empresa a través de la empresa KMB SA (por Kinucha, hermana de Bartolomé Mitre, el apellido Mitre y el propio Bartolomé), las mismas que el misterioso marqués residente en Mónaco dice tener. La Inspección General de Justicia (IGJ) emitió un dictamen favorable a Esmeralda y sus hermanos. “En la IGJ no hay sociedad fantasma que valga y ellos dijeron que no hay pruebas de que esas acciones hayan sido adquiridas por nadie. Siempre fueron de mi padre hasta su muerte”, explica Mitre.

No sólo la IGJ investiga esta situación. La Sala D de la Cámara Comercial mencionó que hay sospechas de lavado de dinero. Por lo tanto, indicaron a la Unidad de Información Financiera (UIF) para que intervenga en el caso y lleve adelante “las diligencias e investigaciones pertinentes”. Según pudo saber NOTICIAS, en la UIF existió un expediente que investigó esta situación hace unos años, sin embargo, luego la causa se dejó de investigar.

En su carácter de accionista avalada por la Justicia, entonces, Esmeralda concurrió a la asamblea, una reunión en la que el clima fue tenso. “Reconozco que grité y le dije a mi primo que era un tránsfuga. Pero lo más claro es que dije que con mi llegada se les acabó el patoterismo. Con mi padre pudieron porque los últimos quince años de su vida tuvo una enfermedad muy dura, pero conmigo eso se acaba”, explica Esmeralda sobre la reunión que incluyó gritos y exabruptos.

Pero, más allá del clima, lo cierto es que su presencia en la asamblea tuvo otro objetivo. “Los otros accionistas abrían los ojos cuando yo hablaba porque no sabían nada de todo esto. Y ahora empiezan a saber otras cosas”, explica y agrega que “impugnamos todo”. Ese "todo" va desde la presencia del supuesto abogado de KMB, en representación de las acciones supuestamente viciadas que dice tener el marqués Spinola, hasta el balance que debía aprobarse en la asamblea. “Al no estar hecho de acuerdo a la ley, se impugnó todo lo que se desprende de ese balance como honorarios y dividendos a pagar”, explica el abogado Len. NOTICIAS se comunicó con La Nación, aunque desde el grupo de medios no hicieron declaraciones.

Además, tal como había adelantado a este medio cuando inició esta cruzada hace más de tres años, Mitre llevará adelante una auditoría para conocer al detalle todos los movimientos de la empresa. “Se le pidió a la empresa que lo hiciera y como no lo tuvieron en cuenta, lo vamos a exigir en la Justicia”, explica.

Vocación.Las acciones que pertenecen, de acuerdo a la IGJ, a los herederos de Bartolomé Mitre, le hubieran reportado a Esmeralda ingresos por dividendos cercanos a los 4 millones de dólares. Sin embargo, ella explica que hay algo que va más allá del dinero y que es el legado que le dejó su padre. “Cuando estaba en la asamblea no dejaba de pensar 'papá, acá está lo que deseabas'”, dice.

Es que, según detalla, antes de fallecer su padre le confesó que él seguía siendo el verdadero dueño de la empresa e incluso “pagó los impuestos hasta el último día de su vida”. Y si bien no se lo impuso como una obligación, ella sintió que le despertó una vocación.

A tal punto que Esmeralda ya vislumbra cambios al interior de la histórica empresa familiar. “En un futuro me gustaría que mi hermano sea el director del diario. Porque se llama Bartolomé, porque así lo quería mi padre y lo dice en el estatuto. Pero a mí, como parte del directorio, me gustaría tener injerencia en un rol de auditora, aportando claridad al funcionamiento de la empresa”.

Mitre sabe que la cruzada que está llevando adelante puede dañar en parte la imagen del histórico diario y deja expuestas internas que no suelen salir a la luz, pero confía que, con el aval judicial y ella integrando el directorio, las cosas al interior del multimedio podrán cambiar. “Yo veo el diario y me da vergüenza. Se convirtió en un pasquín”, explica.

Tras tres años de litigio, Esmeralda concretó el anhelo familiar de que la familia Mitre vuelva al histórico medio familiar. Dice que va por todo y su primera presencia en la asamblea anual de accionistas fue una prueba de ello. La pelea recién empieza.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios