Lunes 14 de junio, 2021

SOCIEDAD | 08-02-2021 14:41

Expediente Diego Maradona: todos contra todos en una guerra descarnada

Los médicos imputados, Leopoldo Luque y Agustina Cosachov, critican a la familia. Las hijas, los acusan a ellos de negligentes. Hipocresía y privacidad obscena.

"Donde tocás, salta la pus”. La frase, de una persona con acceso al expediente que investiga la muerte de Diego Maradona, retrata a la perfección el presente de una causa al rojo vivo que hoy tiene en la mira a los médicos que trataron la salud física y mental del astro hasta el día de su muerte: el neurocirujano Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov.

La Justicia quiere saber si fueron negligentes. Es por eso que ahora tanto Luque -imputado por homicidio culposo y uso de documento falso-, como Cosachov -imputada por homicidio culposo y falsedad ideológica-, se encuentran esperando el informe que la Justicia tiene en base al peritaje de sus teléfonos.

En medio de todo esto, una guerra de chats convierte a la muerte de Maradona en un culebrón en capítulos. La investigación suma episodios día tras día. En medio de un torbellino mediático entre familiares, médicos y abogados –que incluyen acusaciones cruzadas y filtraciones del expediente– es probable que el nuevo capítulo sea la llamada a indagatoria para Luque y Cosachov. Una junta médica del caso, conformada por un cuerpo de médicos de la Asesoría Provincial de la Procuración (que actuará junto a posibles peritos propuestos por los particulares damnificados) trabaja a contrarreloj con el material disponible del cruce de mensajes.

Agustina Cosachov en la mira

La psiquiatra volvió a ser noticia al ser imputada por segunda vez el martes 2. Según la Justicia, el pasado 20 de octubre, la médica asentó en un certificado, un informe sobre la salud del Diez sin haberlo visitado. Cerca de la profesional dicen que, efectivamente, lo vio a Maradona dos días antes y no el 20, “un pequeño error involuntario”, grafican. “Lo visitó a Diego el 18 y el certificado se lo piden el 20. En la redacción, Cosachov tendría que haber aclarado: ´En el día de la fecha, 18 de octubre…´ Ella está tranquila, su mejor defensa va a ser cuando la junta médica evalúe su accionar que es irreprochable. Todos los medicamentos que le indicó a Maradona están bien, ninguno está de más”, dice a NOTICIAS una persona que tiene contacto fluido con la médica.

Para la Justicia, Cosachov también deberá dar explicaciones sobre el diagnóstico que le hizo al ex DT. La psiquiatra dijo haberlo visto “coherente, ubicado en tiempo y espacio”. Uno de los investigadores la contradice: “En las comunicaciones cercanas a esa fecha entre Luque y Cosachov, vemos que los profesionales no hacen la misma referencia del estado de salud del paciente”.

En estos días se filtraron mensajes de los celulares de los médicos. “Entramos a la pieza y estaba frío, frío. Con toda la circulación marcada. Empezamos a hacer la reanimación y recuperó un poco el tono (…) Fueron 10 minutos que le hacíamos RCP manual, digamos entre la enfermera, “El Negro”, yo y “Monona” (la cocinera) y después llegó la ambulancia”, le dice Cosachov desde la casa donde estaba Maradona, el 25 de noviembre por la mañana, y al momento en que Luque se dirigía al country San Andrés.

En una conversación posterior, Cosachov le cuenta que lo están reanimando los médicos de la ambulancia y que no están teniendo éxito. “Avisame si están enojados con nosotros”, pregunta Luque en ese momento, quien minutos después y en una conversación con un amigo en ese mismo viaje, expresa: “Sí boludo, parece que hizo un paro cardiorespiratorio. Se va a cagar muriendo el gordo. Ni idea qué hizo”.

A esto se le suma otra conversación del 18 de noviembre en la que el neurocirujano le pregunta a un integrante del cuerpo médico si había podido ver a Diego en su internación domiciliaria, a lo que el interlocutor responde que “está para atrás, en la cama hace 48 horas, ánimo ultra irritable”. Y le advierte: "También está muy hinchado". Luque, que desestima el comentario, responde: "Está hinchado porque está en decúbito (acostado). No le enviaría un médico. Necesita espacio". 

Guerra de expediente

El expediente que investiga la muerte de Maradona, coinciden todas las fuentes, es una llamarada a la que le van echando alcohol desde veredas opuestas. Por un lado, está el famoso entorno conformado por Matías Morla, abogado y dueño de la marca Maradona, y los médicos Luque y Cosachov; del otro lado, aparecen los hijos del diez, en especial Dalma y Gianinna, quienes dan pelea a la contienda en la arena pública. “Luque sos un HDP y ojalá se haga Justicia”, expresó Dalma cuando se hicieron públicos los audios.

En el mismo mensaje también apuntó contra el abogado Matías Morla. “No ignoremos que la persona que se lo presenta a mi papá, lo contrata y le pagó un sueldo es Matías Morla”, dijo al respecto.

Cerca de Morla cuentan que el abogado se encuentra terminando sus vacaciones. “Si lees el expediente, Matías ni aparece. Tiene cero miedo de ir preso. Quiere llegar a la verdad de lo que pasó y sí, banca a Luque, pero eso no significa que si la Justicia lo encuentra culpable, él no lo acepte”, explican.

Quienes defienden las tareas de ambos médicos imputados y se apoyan en el discurso de Maradona como un paciente complejo, deslizan que el discurso de sus hijas cambió luego de la muerte de Maradona. Luego de la intervención exitosa que le hicieron por el edema el 3 de noviembre, Cosachov plantea a la familia mantenerlo internado o llevarlo a una quinta.

“A mí me parece genial una internación domiciliaria cumpliéndola. Y ver de qué forma todos nosotros nos “capacitamos” para poder ayudarlo y sostener el “no” cuando pida tomar, cuando pida mas pastillas para dormir y eso”, asiente Gianinna

También te puede interesar

Galería de imágenes

Agustín Gallardo

Agustín Gallardo

Redactor.

Comentarios