Viernes 23 de abril, 2021

SOCIEDAD | 26-03-2021 16:16

Pedro Cahn: "Aprendimos que las actividades industriales o comerciales no son focos de contagio"

El infectólogo y asesor de Alberto Fernández habló sobre la posibilidad de que se instalen restricciones. Segunda ola, mutaciones del virus y su opinión sobre Ginés González García y Carla Vizzotti.

El infectólogo y asesor presidencia, Pedro Cahn, dialogó con NOTICIAS acerca de las principales preocupaciones frente a una posible segunda ola del Covi-19. El experto advirtió sobre los riesgos de las mutaciones del virus y subrayó la necesidad de concientizar a la población acerca de las medidas de cuidado. Además, se refirió al desplazamiento del ex ministro Ginés González García y opinió sobre la designación de Carla Vizzotti: "No podría haber sido alguien mejor".  

Noticias: ¿Qué panorama ve en este inicio del año?

Pedro Cahn: Hoy la pandemia tiene dos focos: uno en Europa y otro en América del Sur. Es muy preocupante la situación en América del Sur. La situación de Brasil está completamente desmadrada y hay crecimientos de casos que se registran en Paraguay, en Chile y también en Uruguay, donde hubo que retroceder con la suspensión de las clases y el cierre de las oficinas públicas. 

En el caso de Argentina tuvimos un corto verano. Tuvimos un crecimiento de casos en el mes de diciembre que se reflejó en los primeros quince días de enero. En la segunda quincena de enero y en casi todo febrero, estuvimos con un número bastante estable y bajo de casos. Pero en marzo empezó a subir de vuelta y, tomando el último día hábil, se registraron más de 9 mil casos y más de mil casos en la Ciudad. 

Es en la Ciudad donde siempre notamos primero el incremento de casos, que luego se van expandiendo al primer cordón del conurbano, después al segundo y así hasta llegar al resto del país. Esto no es una atribución de responsabilidades sino, simplemente, cómo se ha comportado la pandemia en el mundo. 

Con esto, podemos esperar un crecimiento de casos. El futuro depende de cada uno de nosotros. Cuando digo "cada uno de nosotros" me refiero a las autoridades nacionales, provinciales y municipales, pero también a cada uno de nosotros como individuos y ciudadanos. Si ahora que viene el frío y la lluvia nos empezamos a juntar en las casas y hacemos reuniones sin ventilar los ambientes, vamos a tener más casos. Y tener más casos, significa tener más personas fallecidas.

Más allá de cualquier posición, es indiscutible que fue un éxito la no saturación del sistema de salud. Ningún argentino se murió por falta de tubo de oxígeno o respirador. Si eso no hubiera sucedido, en lugar de ser de casi 55.000, la mortalidad hubiera sido mucho más alta. Eso es lo que tenemos que mantener a raya. 

Noticias: ¿Cuáles son las diferencias entre el 2020 y el 2021?

Cahn: Antes era importante tratar de reducir la circulación del virus reduciendo la circulación de personas para que no te infectes y que tu infección pueda significar un riesgo para las personas de mayor edad o para las personas con comorbilidades. 

Hoy, tal como nos muestra el experimento terrible de Brasil, es que si dejás que el virus se multiplique indefinidamente surgen las variantes virales. En Brasil pasó lo que pasó porque hubo una política errática en la que unos gobernadores decían una cosa diferente a la que decían otros. Se combatieron las cuarentenas y hasta hubo un recurso de amparo presentado por Jair Bolsonaro ante la Corte Suprema de Justicia pidiendo que se declaren como inconstitucionales las cuarentenas dictadas por los gobiernos locales como el de San Pablo.

El problema es que si dejás que el virus se multiplique, permitís que el virus pueda cometer errores. Esos errores se llaman "mutaciones". Algunas pueden no significarle nada, otras pueden ser malas para el virus y hacer que el virus se muera, pero otras lo hacen más "fuerte", más hábil para poder infectar a los humanos. 

Noticias: Entonces, ¿a más circulación del virus más probabilidades de que aparezcan distintas mutaciones?

Cahn: Hay una vieja ley de la filosofía dialéctica que decía que la calidad surge por la cantidad. Acá pasa exactamente eso: a mayor cantidad de virus circulando, mayor variedad de cepas van a ocurrir. 

El virus RNA -como éste- es un virus que tiende a copiarse o multiplicarse muchas veces. Es como si en una fábrica aceleraras el proceso de producción de tornillos. Necesariamente te van a empezar a salir tornillos defectuosos porque estás fabricando muchos al mismo tiempo con un bajo control de calidad. El control de calidad de un virus es bajo cuando se multiplica muchas veces. Entonces, cada vez que pasa de persona a persona encuentra un terreno fértil que le puede permitir mutar más rápidamente. 

Cuidarse hoy no significa solamente evitar la infección sino también reducir o morigerar el impacto de las nuevas variantes que pueden llegar a ser muy riesgosas para los pacientes y que pueden llegar a impactar en la eficacia de algunas vacunas. 

Noticias: Con esta descripción, ¿qué debemos esperar de las vacunas?

Cahn: Primero, que contemos con vacunas es una noticia extraordinaria. Estamos hablando de que ya hay siete vacunas aprobadas y otras que se están por aprobar en todo el mundo. Esto no era imaginado hace un año atrás. Si me hacían una entrevista a esta altura del año en el 2020 y me preguntaban si en el 2021 íbamos a tener vacunas, probablemente hubiera respondido que era muy difícil. Y, sin embargo, tuvimos los primeros desarrollos entre agosto y septiembre. 

Ahora, ¿vamos a necesitar vacunas que se adapten a las mutaciones? Sí. Lo mismo pasa con la influenza. Si vos hoy te vas a vacunar contra la influenza, nadie te va a aplicar una vacuna del año 2019 o 2020 porque las cepas cambiaron. Lo mismo puede llegar a pasar con la vacuna del coronavirus. 

Noticias: En el 2020, su rol fue clave para la comunicación pública de la pandemia. En este año, también en eso se observa una diferencia ya que, al menos, ya no lo vemos tanto. ¿Coincide?

Cahn: Si hay algo que no tiene que entrar en la grieta política es la lucha contra la pandemia. 

Noticias: Pero ya sucedió. 

Cahn: Es una pena y tenemos que hacer todo lo posible para sacar el tema de la grieta. El virus no distingue si vos sos oficialista u opositor. A las pruebas me remito: en lugares gobernados por unos y por otros hubo cifras similares.

Si queremos ser solidarios debemos entender que hay equipos de salud que están hartos, que están fatigados, que no han tenido vacaciones en muchos casos. Hubo profesionales que no pudieron trabajar porque tenían riesgos así que ahora que hay vacunas por ahí algunos puedan volver. 

Hay que entender que hay personas que se contagian y pierden el olfato o el gusto, tienen algunas molestias y se deben quedar aisladas unos días. Te modifica los planes, pero no te arruina la vida. Pero hay mucha gente que muere por esto. Tenemos un promedio de entre 150 y 180 muertes por día en la Argentina. 

Noticias: En los últimos días hubo polémicas sobre personas realmente jóvenes y sanas que se vacunaron como personal docente, por ejemplo, pero que era difícil constatar su actividad. En algunos lugares el registro fue estricto para mayores de 80 y en otros fue más amplio. ¿Qué opinión tiene sobre estos criterios dispares?

Cahn: Tenemos un país que tiene un sistema de salud fragmentado de forma vertical y horizontal. ¿Qué quiere decir esto? Verticalmente porque tenemos 24 jurisdicciones y cada una tiene margen de maniobra para establecer sus políticas y hoy se ve en que, por ejemplo, si vivís de un lado de la General Paz y tenés 70 te vacunan, pero del otro lado no salvo que tengas más de 80, por ahora, porque después van a vacunar a todos. 

Por otro lado, la fragmentación horizontal no afecta a la vacuna, pero sí a muchas cuestiones vinculadas a la pandemia. Hay una diferencia entre la salud pública, las obras sociales, el Pami, las obras sociales provinciales, la medicina prepaga, etcétera. Todo esto hace que sea más difícil manejar la situación. 

Noticias: ¿Debería Nación ser más firme en sus sugerencias o es imposible?

Cahn: Es muy difícil tal como está diagramado el sistema. Todo debe acordarse entre los 24 ministros en el Cofesa (el Consejo Federal de Salud). A partir de Domingo Cavallo, que provincializó la salud y la educación, tenemos un ministerio de Educación de Nación sin escuelas y un ministerio de Salud de Nación que maneja apenas un puñado de hospitales. 

Noticias: Con respecto del ministerio de Salud de Nación. Ahora que pasó un tiempo y se enfrió un poco la situación, ¿qué piensa del desplazamiento de Ginés González García?

Cahn: En la historia argentina hay tres ministros que merecen todo el respeto de todos nosotros. Ramón Carrillo, el creador del ministerio de Salud en el año '46; Arturo Oñativia, quien fue el ministro de Arturo Illia y un innovador en cómo enfocar el tema de los medicamentos y que fue una de las razones del golpe de Estado a ese gobierno; y Ginés González García, creador del Plan Remediar, creador de la Ley de Genéricos e impulsor de la Ley de Interrupción Legal del Embarazo.

Tengo todo el respeto por Ginés González García y, como diría Maradona, se equivocó y pagó. Si no fue él, permitió que se hiciera algo incorrecto. Creo que la decisión del Presidente fue muy dura, pero mandó un fuerte mensaje a la sociedad. Voy a usar otra metáfora futbolísitca: vos podés ser un jugador con muy buena fe, pero si una vez le pegás una patada a alguien, el árbitro te va a sacar tarjeta roja. 

No se afecta su trayectoria, para nada, pero en esta tuvo que hacerse cargo. 

Noticias: ¿Cómo la ve a Carla Vizzotti?

Cahn: Carla tiene una experiencia muy interesante. No hay que olvidarse que ella fue la creadora del programa de vacunas antes del gobierno de Macri. Ella diseñó el mejor plan de vacunación de América Latina y uno de los mejores del mundo. De hecho, desde hace años, es asesora en la Organización Mundial de la Salud en tema vacunas. Creo que no se podría haber elegido una persona mejor y, además, da una señal de continuidad en la política. 

Noticias: ¿Sigue participando de reuniones con Alberto Fernández como durante el 2020?

Cahn: Con Alberto hace ya tiempo que no tenemos reuniones. La última vez que nos reunimos fue a fines de diciembre, cuando estaba por partir el primer vuelo de Aerolíneas Argentinas para traer vacunas. Nos encontramos en Casa Rosada y fuimos solamente dos miembros del Comité Asesor y estuvimos con los ministros y el Presidente. 

Desde Presidencia hace tiempo que no nos llaman. Sí tuvimos una reunión el lunes 23 con el equipo asesor y distintos funcionarios del ministerio para discutir la situación epidemiológica y de las vacunas. 

Noticias: ¿Por qué no los convocan como antes?

Cahn: Me parece que porque lo que teníamos para decir, ya lo dijimos y no hay tantas novedades. Nosotros, de todas maneras, transmitimos nuestra información y nuestras opiniones al ministerio de Salud para que las transmita a Presidencia.

Esto no significa que esta tarde no reciba un llamado pidiéndome que vaya a Olivos. Es una prerrogativa del Presidente. Nosotros somos asesores ad honorem que estamos a disposición. En el momento que nos llaman, estamos. Con el ministerio intercambiamos información a través de WhatsApp todos los días. 

Noticias: Por último, ¿qué expectativas realistas podemos tener?

Cahn: Si dejamos que el virus avance por su cuenta y nos creemos que la pandemia se terminó, vamos a tener un crecimiento importante de casos. Lo mismo para los que estamos vacunados si nos confiamos y no mantenemos los cuidados. Si, por el contrario, somos capaces de tener una conducta responsable y nos damos cuenta de que lo que hacemos tiene impacto en el futuro, podremos reducir el daño. 

Al mismo tiempo, confío en que vamos a tener una mayor población vacunada. Es cierto que no estamos vacunando al ritmo que estaba planeado, pero simplemente porque las empresas no entregan las vacunas que deben entregar. 

Quiero ser claro: cuando se dice que hay países que acumularon vacunas, lo que acumularon fueron compras. Por ejemplo: Canadá compró nueve veces más cantidad de su población, pero todavía no recibió ni el 10%. Las empresas no están dando a basto. No es solo el antígeno lo que hay que fabricar y se ve con AstraZeneca, que no consigue frasquitos. Hay una demanda mundial de insumos y los países centrales están bastante resistentes a exportar insumos hasta que no tengan garantizada la protección a su propia población. 

Noticias: ¿Recomendaría restricciones de circulación o cuarentenas, como se ve en otros países?

Cahn: Depende de la situación epidemiológica. Esto es dinámico. Mi respuesta de hoy es no, pero no sé qué diría en dos meses. Si los casos empiezan a amenazas la posibilidad de una adecuada atención en los centros de internación, habrá que poner restricciones. Y la pandemia evoluciona de acuerdo a lo que hagamos nosotros. 

Pero aprendimos cosas en el 2020. Aprendimos que el barbijo sirve, que no son solo las gotas sino también los aerosoles y que los asintomáticos pueden transmitir le virus. Pero también aprendimos que las actividades organizadas, como las industriales o comerciales, no son focos de contagio. Eso lo podemos ver con claridad cuando vamos a hacer compras, por ejemplo, que son lugares donde en general hay capacidad limitada, te exigen el tapabocas, te toman la temperatura o te ponen alcohol en gel.

El problema son las reuniones sociales. Si nos juntamos al aire libre, pero somos 50 y sin barbijos, ya el aire libre no es una protección. Si nos juntamos en un espacio cerrado, mucho peor. Ahí basta con que uno tenga una carga viral alta, aunque no tenga síntomas, para que se contagien los demás.  

Galería de imágenes

En esta Nota

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios