SOCIEDAD | 13-01-2023 15:06

¿Quién es el posible sospechoso Nº11 del caso Báez Sosa?

El joven nunca fue imputado, pero se lo investigó no bien cometido el crimen de Fernando y hasta tuvo que declarar.

Poco después de que se conociera el crimen perpetrado contra Fernando Báez Sosa, surgió la teoría del sospechoso número 11. Era la etapa en la que los sospechosos eran 10, antes de que dos de ellos quedaran sobreseídos. Se trataba de una persona ubicada en la escena del crimen y cuyo nombre se mantuvo en el anonimato por mucho tiempo debido a que era menor de edad en el momento de los hechos ocurridos: Tomás Colazo. Su nombre vuelve a cobrar relevancia luego de que en pleno juicio oral, la defensa identificara al imputado Lucas Pertossi en uno de los registros fílmicos de la escena del crimen que se recolectaron en la investigación. Al ver el video, Pertossi rompió el silencio: “Ese no soy yo”, se defendió, tal vez queriendo instalar la duda de que la persona que se ve en el video pudiera ser Colazo. Aunque de todas maneras, la defensa no tiene dudas, ya que sostienen que el video es apenas una prueba que se suma a la aparición de ADN de Fernando en el pantalón de Luciano e incluso se lo ve con la misma vestimenta en otros videos de la causa.

Tomás Colazo es oriundo de Zárate y conocía a los agresores. En aquel enero de 2020 estaba vacacionando con su familia en Villa Gesell, y estuvo en el momento de las agresiones en el boliche Le Brique.

Sin embargo, salió del establecimiento varios minutos después que el resto de los rugbiers, aunque también concurrió entre las 5:10 y las 6 al local de comida rápida donde fueron cuatro de los rugbiers luego del crimen. De hecho, se sacó una foto con ellos en ese lugar.

A diferencia de Juan Guarino y Alejo Milanesi, quienes sí fueron imputados en el caso aunque luego fueron sobreseídos, Colazo ni siquiera fue preso, ya que de acuerdo a lo que explicó en su momento la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6, Verónica Zamboni, Colazo "solo observó todo lo sucedido". Esto se dedujo de las imágenes tomadas con los celulares del momento del crimen.

Zamboni escribió en su elevación a juicio del caso que si bien se identificó la presencia de Colazo en las inmediaciones de la escena del crímen, “no existen elementos o indicios que permitan ubicarlo en la escena directa de la agresión a Fernando” y que el hecho de que conociera a los imputados y que incluso figurar en sus registros telefónicos “no resulta suficiente para afirmar que tuviera alguna participación criminal en el hecho, al menos con los elementos recolectados durante toda la investigación. Pues, la filmación que permite visualizarlo en la vereda ubicada frente al bailable, lo graba solo observando lo que sucedía”. Tampoco la querella del caso pidió formalmente su acusación. 

El lunes, Colazo debió declarar como testigo en el  Tribunal N°1 de Dolores citado por la defensa a cargo de Hugo Tomei. 


 

por R.N.

Galería de imágenes

Comentarios