Tuesday 28 de May, 2024

SALUD | 19-09-2023 10:11

Cuál es el descubrimiento científico que puede curar el alcoholismo

En un estudio científico, se pudo comprobar la reducción del alcoholismo a partir de la terapia genética.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo excesivo de alcohol causa anualmente la muerte a 3 millones de personas. Sin embargo, en un estudio publicado recientemente en la revista Nature Medicine, un equipo de neurocientíficos de Estados Unidos reveló un nuevo tipo de terapia genética que ataca directamente los circuitos cerebrales subyacentes asociados con el consumo excesivo de alcohol de forma sostenida; lo cual, de avanzar las investigaciones, se estima que la cifra de decesos descendería a nivel mundial.

El nuevo tratamiento para el trastorno por consumo de alcohol (AUD) ha sido probado en monos. Los investigadores aseguraron que ha dado resultados impresionantes. En la investigación, el equipo de científicos explicó cómo el consumo de alcohol en no adictos provoca la liberación de dopamina, creando una sensación de placer, pero el consumo crónico de alcohol hace que el cerebro se adapte y deje de liberar tanta dopamina.

Alcoholismo

“Cuando las personas son adictas al alcohol, en realidad no sienten más placer al beber”, señaló en un comunicado de prensa la Doctora Kathleen Grant, coautora principal del estudio y agregó: “Beben más porque sienten la necesidad de mantener un estado de intoxicación”. En ese sentido, una proteína llamada factor neurotrófico derivado de la glial (GDNF) es clave para mantener el correcto funcionamiento de las neuronas en este circuito de recompensa.

Pero los expertos han descubierto que los niveles de GDNF se reducen en personas con AUD durante períodos de abstinencia de alcohol, sobre todo en una región del cerebro llamada área tegmental ventral (VTA). Por lo tanto, los investigadores decidieron probar si el uso de una terapia que administrara más GDNF al VTA podría ayudar a reforzar esta señalización dopaminérgica crucial y evitar así que los pacientes sufran una recaída.

Alcoholismo

Para la investigación, los científicos estadounidenses utilizaron ocho monos de la especie macacos rhesus, que fueron expuestos a concentraciones crecientes de alcohol durante cuatro períodos de 'inducción' durante 30 días. Luego, los monos tuvieron libre acceso a alcohol y agua durante 21 horas al día durante seis meses, durante los cuales desarrollaron conductas de consumo excesivo de alcohol. A esto le siguió una fase de abstinencia de 12 semanas y, tras ello, el tratamiento con GDNF se realizó cuatro semanas después en la mitad de los sujetos.

La terapia genética se administró empleando una copia del gen GDNF humano inyectado directamente en el VTA del primate, según revelaron los investigadores. “El consumo de alcohol se redujo a casi cero. Durante meses, estos animales prefirieron beber agua y simplemente evitaban beber alcohol por completo. Disminuyeron su consumo de alcohol hasta el punto de que era tan bajo que no registramos el nivel de alcohol en sangre”, afirmó Grant. Se estima que con este resultado se podrá ampliar los estudios médicos en humanos.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios