Friday 19 de July, 2024

NOTICIAS URUGUAY | 08-06-2019 12:13

Daniel Martínez: "No creo en ‘shocks', la austeridad es un principio"

Asegura que en el exterior se ríen de las críticas de la oposición, promete fortalecer la Junta Anticorrpución y reconoce que tiene muy buena relación con Lacalle Pou.

Por momentos parecía que de tanto escuchar los términos “transversalidad”, “gestión”, “evaluaciones”, “objetivos” y “excelencia”, la entrevista era con un CEO de una multinacional con buena billetera para invertir en Uruguay. Pero no. La charla era con un ex dirigente sindical y ex militante socialista que grafiteaba o repartía volantes contra la dictadura. Claro que en el medio se recibió de ingeniero a los 24 años, trabajó para importantes empresas, se afilió al Partido Socialista, fue director de Ancap (la empresa en la que trabajó cuando era un joven que tenía pelo y terminaba la carrera), ministro de Industria y Energía, y finalmente intendente de Montevideo.

Daniel Martínez es un hombre de convicciones claras, que gusta de contar anécdotas para ilustrar sus pensamientos. Y es hoy, con la experiencia de décadas en el mundo privado y el estatal, un hombre con la certeza de que una buena gestión es la clave para que las cosas salgan bien.

El principal candidato del oficialismo de cara a las internas, en la entrevista con NOTICIAS, propone centros tecnológicos en el Mercado Modelo, el Anglo de Fray Bentos y en muchos lugares más. Y asegura que si gana fortalecerá a la Junta Anticorrupción con poderes para fiscalizar y sancionar, con la tipificación de nuevos delitos, incluso corporativos. A eso lo llamará Sistema Nacional de Ética Pública.

Noticias: ¿Pretende bajar el gasto del Estado? ¿Cómo lo va a hacer sin aumentar impuestos ni tarifas públicas?

Daniel Martínez: Yo no creo en los “shocks”, yo creo en la austeridad como un principio filosófico, un principio moral y ético de todo aquel que trabaja en la función pública. Cuando se trabaja en la administración pública uno está siendo pagado por los ciudadanos y está usando dinero de ellos, y por lo tanto es un imperativo ético la responsabilidad del gasto, que tiene dos vertientes. Una, cuidar todo tipo de despilfarro, lo que yo llamo “la grasita”, de gordura. Cuando empecé en la Intendencia de Montevideo (IM) le dije a mi gabinete: “métanse primero en los gastos grandes, después en los medianos y después en los pequeños. Van a encontrar gordura, cosas mal gastadas o sin sentido, siempre”. Yo respeto el concepto de austeridad como de respeto a los ciudadanos. Y la segunda vertiente es analizar y controlar, evaluar también, si las decisiones del gasto que uno toma tienen el resultado que uno esperaba, o hay que dejar de hacerlas.

Noticias: ¿Le molesta la expresión “shock de austeridad”?

Martínez: Es que no creo en shocks, creo que tiene que ser una filosofía, porque si no dentro de un tiempo te va a pasar lo mismo, y vas a tener que aplicar otro shock. Obviamente eso no deja lugar al clientelismo político, al pago de favores... Yo quiero ver a algunos que pregonan tanto, cuando después su gente, que siempre ha aplicado esas metodologías, utiliza esa herramienta como forma de gobernar. Esos dos conceptos implican ir hasta el hueso en cada gasto y evaluar si lo que hizo dio resultado, si se justificaba o no, qué hay que corregir. ¿Eso bajará del 4,5% del déficit fiscal al 3,5%? No sé...

Noticias: Azucena Arbeleche, eventual ministra de Economía de Lacalle Pou, se comprometió a bajar el déficit fiscal al 2,5%...

Martínez: Yo prefiero no arriesgar una cifra... Si se descalabra el mundo, aunque ella haga lo mejor, le quedará una promesa vana. Mirá la guerra comercial entre China y Estados Unidos, duplica los impuestos de importación de los productos chinos y la soja se vino a pique. O preguntale a Argentina: 3.000 millones de dólares va a perder de que entren al país por culpa de su “amigo” Trump y su pelea con Xi Jinping (presidente de China). En Uruguay lo mismo: en medio de una cosecha histórica de soja, viene un problema externo no previsible, donde Uruguay ni remotamente puede incidir, y se le cae la recaudación. Por eso yo digo: hay que trabajar con metas globales. Decir un número, no me parece. La austeridad podrá incidir en un 0,4, no llega al 1%, pero hay que hacerlo. Hay otro rubro, que es buscar transversalizar, que fue lo que hicimos en la Intendencia: rompimos las chacras, hicimos gestión por proyectos, evaluación por proyectos, cada proyecto tiene su jefe y cada uno responde al jefe de su proyecto. Se llama organización matricial, que es la forma moderna de gestionar. Entonces, mejoramos los resultados y mejoramos el gasto.

Noticias: En entrevista con El País usted dijo que “la carga impositiva que aumentó el FA son monedas dentro de la estructura global”. Cuando la colega Valeria Gil le preguntó si no era alta la carga impositiva, usted insistió con que estaba “de acuerdo al país” y cuando le preguntó si había margen para gravar más, usted dijo que “hay que estudiarlo”. ¿No le parece que la gente tiene la soga al cuello con los impuestos que paga?

Martínez: Sospecho que en Uruguay existe muy poca inteligencia para discutir este tema. Holanda, hace 15 años, decidió en una planificación estratégica que era importante para el país convertirse en un importante productor mundial de alimentos. Holanda, 42.000 kilómetros cuadrados (cuatro veces menos el tamaño de Uruguay), 17 millones de habitantes... Ese país, que hace 15 años se planificó a largo plazo eso, y cuya meta era con la mitad de recursos producir el doble, hoy es el segundo exportador de alimentos a nivel mundial, después de Estados Unidos. Y te informo algo: la carga impositiva de los holandeses es varias veces la de los uruguayos, los salarios promedios y el salario mínimo son mayores que los de acá.

Hay políticos que por no entender cómo funciona la economía mundial terminan basándose en cosas que no van a cambiar la historia. La diferencia de competitividad cada vez está más en la tecnología, en el valor agregado, en la excelencia. Entonces, ellos pagan mucho más impuestos, cobran mejores salarios y en un tema donde nosotros tenemos todas las ventajas, nos compiten y nos destrozan.

Noticias: ¿No le parece que la clase media está asfixiada con la carga impositiva?

Martínez: ¿Tú miras los índices de consumo en Uruguay? Nunca ha crecido tanto el consumo en todos los sectores sociales. “Ay, qué horrible que está todo, ¡qué espantoso!”, pero después se llenan los cines, los supermercados, los restoranes...

Noticias: Pagando con tarjeta de crédito, endeudándonos...

Martínez: No embromes... Hace 10 años vengo escuchando eso. ¡No nos compremos buzones! El índice Gini, que no lo calcula ningún uruguayo y mucho menos alguien de izquierda, sino técnicos burócratas internacionales que los calculan con los mismos criterios en todas partes del mundo, uno de los índices más confiables para hacer los cálculos, esos índices te dicen que Uruguay sigue redistribuyendo la riqueza mejor que nadie en América Latina. Gracias a los consejos de salarios, al Fonasa, gracias al impuesto a la reforma impositiva, hoy se gana mejor -el salario mínimo está en 15.000 y va a llegar a 17.500 en julio- y el salario real ha mejorado muchísimo para toda la ciudadanía... Cuando uno habla con técnicos internacionales no entienden cómo hay gente que dice que en este país van cada vez peor las cosas. Con la región cayéndose a pedazos. Ganamos más y pagamos más (de impuestos), ¡claro muchacho! ¡Pero estás consumiendo muchísimo más! Que gente inteligente del sistema político diga que la carga impositiva “asfixia”... yo no estoy de acuerdo. Tenemos una carga fiscal de acuerdo al desarrollo que tenemos.

Noticias: ¿Es necesario un ajuste fiscal o se puede evitar?

Martínez: Si me decís qué va a pasar con Argentina y Brasil, con Trump y Xi Jinping, en los próximos cinco años, yo te contesto con gusto.

Noticias: ¿Cuál es el problema más urgente del país?

Martínez: Eliminar el cortoplacismo histórico de nuestro sistema político. (No) pensar en clave estratégica a largo plazo. Y (no) saber que para eso hay que llegar a acuerdos-nación que nos involucren a todos. Si eso se cambia, vamos a lograr acuerdos en el 80% de los problemas de la educación, el 80% de los problemas de la seguridad y en un 95% los problemas de empleo. Yo te pongo el ejemplo de políticas que se transformaron en políticas de Estado, ninguna de ellas tuvo acuerdo desde el inicio: ley forestal, ley de puertos (que el FA no votó, y fue un error del FA) y la ley de energía.

El tema de seguridad requiere acuerdos de nación, requiere la visión transversal. El tema seguridad no es sólo del Ministerio del Interior, ¿quién dijo eso? Es un tema multicausal. Después, cuando estás en un boliche todos son: “Renunciá Bonomi”, sólo eso. Y ojo, que yo lo he dicho, hasta por el desgaste que ha tenido...

Noticias: Lo cambiaría...

Martínez: Lo cambiaría, sí, porque me parece que cumplió un ciclo. Mirá que lo quiero pila. Pero, decía, tiene que trabajar el Ministerio del Interior, con el Ministerio de Salud Pública, con el Ministerio de Educación, el Mides, Ministerio de Vivienda y las intendencias de cada lado, para hacer aplicaciones mucho más transversales en el territorio, recuperando el dominio del Estado en los territorios, eliminando los lugares donde la delincuencia se hace amo y señora...

Noticias: ¿Cuáles son sus medidas concretas para generar empleo?

Martínez: Hoy los problemas de empleo están bastante focalizados en sectores que tienen escasa formación. Pienso en medidas de corto plazo que apuntan a generar políticas específicas (mujeres víctimas de violencia doméstica, madres de familia, jóvenes con su primera experiencia laboral), medidas que apunten a darle elementos a esa gente en particular. Después el Inefop, que va a ser más importante que la formación curricular, mirá lo que te digo. El mundo está cambiando tanto que se calcula que dos de cada tres niños que hoy nacen van a trabajar en oficios y tareas que hoy no existen, con lo cual en 10 años va a haber un montón de gente que no le va a servir lo que sabe. Hay que preparar a esa gente, lo que implica también desarrollar mucho más el Uruguay Estudia y otros programas que están y han permitido terminar el ciclo secundario a miles de uruguayos. Además, es importante cambiar las tecnologías para que las nuevas generaciones tengan una formación global, sean emprendedores, promover la innovación y el emprendedurismo.

Israel, gracias a las start-ups, a la riqueza que generan empresas innovadoras pequeñas pero con alto contenido de innovación, pasó a tener en 10 años ¡el 8% de su PBI! Uruguay puede conseguir eso. Uruguay es mirado con mucho interés en el exterior. Por eso la estación del futuro... Yo quiero hacer una en el Mercado Modelo cuando quede libre, quiero hacer otra en el Anglo (de Fray Bentos) y en varios lugares de Uruguay. Son gérmenes de conocimiento e innovación.

Noticias: ¿Por dónde pasaría su política de seguridad?

Martínez: Por lo pronto, trabajar mucho transversalmente. Aumentaría el PADO, aumentaría las cámaras (de videovigilancia), se calcula que al final de este gobierno tendríamos 6.000 cámaras, yo creo que después de hacer un estudio de la problemática en la zona metropolitana, la llevaría a 10.000 cámaras y a algún lugar del interior también. El PADO ha demostrado ser una herramienta intimidatoria y represiva buena, la Policía comunitaria y las mesas de convivencia, donde se logre que la Policía interactúe con la sociedad y juntos combatir la delincuencia. No creo que volver a las comisarías sea lo sustancial. Es mucho más importante trabajar con una Policía comunitaria y una comisaría vinculada al barrio, más mesas de convivencia, trabajando más coordinadamente con el territorio. Lo veo más por ese lado, que volviendo al sistema anterior y no por zonas como ahora. También apostaría por cárceles más chicas.

Noticias: La deserción estudiantil es altísima, sólo el 42% de los jóvenes termina el liceo en Uruguay, y la calidad del aprendizaje tampoco es buena, a juzgar por el resultado de pruebas internacionales... Más allá de la innegable inversión en infraestructura, ¿no hace falta una reforma educativa drástica?

Martínez: Yo creo que sí, se necesita rever un montón de cosas. Es claro que vivimos en el mundo de la tecnología. Si bien reivindico seguir enseñando en valores, creo que tenemos que meter en la cabeza de los gurises mucho más el deseo de conocer y entender la física y la matemática (que son las materias más lindas del mundo, ja)... Mirá, yo en Madison (Estados Unidos) tengo tres nietos, uno en preescolar, otra en la escuela y otro en secundaria y vos entrás a las clases y no ves los banquitos con el maestro incuestionable allá adelante. Eso no existe más. Lo que vi en Madison y lo que vi en la Universidad de Haifa (Israel) son mesas y sillas con rueditas. ¿Sabés para qué? De repente se ponen todos en ronda, y ponen gente al medio... Hoy por hoy la educación es mucho más flexible y no enseñan materias por separado, enseñan de a bloques de materias, que permiten vincular conocimientos. En el mundo ya no existe la repetición. Y lo que buscan no es sólo el seguimiento curricular de la persona, sino integral. No podemos exigirle lo mismo a quienes no parten del mismo punto. ¿Yo me puedo comparar con un botija que nació en Casavalle en medio de los balazos, y quizás tuvo una madre violentada por el marido? Claro que no. Si me toca ganar las internas, yo voy a buscar acordar no sólo con otros partidos políticos, sino también escuchar a docentes, a los padres, buscar un acuerdo para buscar cambios. Hay quienes dicen que hay que cambiar la superestructura para cambiar todo. Yo no me inclino por eso.

Noticias: Las encuestas lo dan como claro ganador de la interna. ¿Por dónde pasa el diferencial de izquierda en un eventual balotaje?

Martínez: Lo que la izquierda puede mostrar son 15 años de crecimiento con redistribución de riqueza. Un país donde la digitalización y el acceso a la informática le permiten soñar ser competitivo en el mundo. ¡Uruguay es parte del D7, los siete países más digitalizados del planeta! Cuando yo viajo y les cuento: “En Uruguay la oposición dice esto y esto”, se tiran al piso a reírse. Un país que en medio del descalabro de la región sigue creciendo, mejora la redistribución de la riqueza, ha hecho la inversión que ha hecho por más que tiene sus problemas en educación, tenemos gurises de Tambores o del Tala que ganan premios de ciencia y robótica en Estados Unidos. ¡Pará No se puede decir que está todo mal.

Noticias: Danilo Astori reclamó, en entrevista con NOTICIAS, una fuerte autocrítica a la interna del FA, y habló de “actos de indisciplina indisimulables”. En abril incluso dijo: “La corrupción también llegó a nosotros”. ¿Por dónde pasa su autocrítica como integrante de gobiernos de izquierda? ¿Con qué cosas el FA no ha podido o tiene en el debe?

Martínez: Lo que creo es que esa concepción de austeridad, hasta para comprar papel higiénico (como yo lo decía en broma en la IM y en buena medida la aplicamos), esa concepción que yo logré imponer en la Intendencia y convencer, ese cambio cultural, falta. Entonces, en general en Uruguay: no existe la cultura de pelear cada peso, no existe la austeridad, no existe medir si lo que invertí dio resultado o no. No hay mediciones, no se miden con herramientas de gestión para evaluar. Yo voy a dar una batalla por la gestión. Después, el tema de la ética. De repente, en otros gobiernos hubo casos bastantes más sonados y graves en montos (acordate de (Julio) Grenno y (Daniel) Cambón en el gobierno de Lacalle Herrera), después nos enteramos del que fue secretario de Lacalle y pagaba la cuota del partido con la tarjeta corporativa... Yo lo dije: se armó un lío bárbaro porque era (Raúl) Sendic, el vicepresidente, salieron a cortarle la cabeza. Está bien, yo estoy de acuerdo, porque la ética no es un poco menos o un poco más, la ética es una barrera infranqueable, así sea por 10 pesos. Pero el día que se pongan a revisar las tarjetas corporativas para atrás y de otros gobiernos, hay varios que van a tener que fundar otro partido, porque les va a dar vergüenza. Por eso yo estoy proponiendo el Sistema Nacional de Ética Ciudadana, que implica fortalecer la Jutep (Junta Anticorrupción), darle más recursos, darle más potestades, que tenga discrecionalidad para ciertas cosas, que puedan seguir todas las declaraciones juradas y publicarlas, tipificar nuevos delitos y también tipificar delitos a lo corporativo.

Noticias: ¿Por qué no ha querido debatir con otros precandidatos?

Martínez: Dentro del FA todos dijimos que no tenía sentido. ¿Con otros, en esta instancia, para qué? Después sí. Voy a ir a la de la Federación Rural, para que me insulten, escuchar los gritos de (Gustavo) Salle y alguno más, y voy a decir lo que pienso. Después de las internas voy a debatir.

Noticias: ¿Armaría un gobierno de coalición? En tal caso, ¿sería respetando cuotas políticas o con qué criterio formaría su gabinete?

Martínez: Buscaría los acuerdos en los temas nación que son: seguridad, educación y desafío del cambio productivo del país/empleo. En esos temas buscaría acuerdos. Lo que importa es el contenido y lo que les voy a pedir. En la Intendencia nosotros medíamos todo, y medíamos resultados. Y lo otro, buscaría tener gente que trabaje en equipo, pero elegida y comprometida en no ser un señor feudal de su área, sino que trabaje en equipo sabiendo que va a ser más importante el trabajo transversal en el gabinete productivo, el gabinete social, el gabinete ambiental que cada caudillito. Buscaría conformar un gabinete paritario y con mucha gente joven. En el medio trataría de respetar más o menos los equilibrios políticos, pero cuidado: nadie vendría a ser el ministro de tal partido. El que piense eso que ni venga, porque a la semana está afuera.

Noticias: ¿Cómo se lleva con Luis Lacalle Pou?

Martínez: Muy bien. Las veces que nos hemos reunido hemos tenido más discrepancias que coincidencias, pero también nos tocó discutir temas donde somos muy diferentes. Pero sí hemos tenido respeto en el debate de ideas.

Noticias: ¿Cuál sería su primera medida de gobierno?

Martínez: Preparar el mate, porque sin eso no funciono, jaja. Todo dependerá de cuántos acuerdos logremos en la previa. Si me toca ganar las internas y las elecciones nacionales, hay que ver cuántos niveles de acuerdos se lograron, y después: método para trabajar en políticas de Estado, con acuerdos nacionales, buscando coordinar objetivos políticos con excelencia de gestión. Eso no es una medida específica. Yo creo en el trabajo, que en cada cosa que hagas tenés que avanzar así sea a tranco de pollo hacia el objetivo.

Noticias: ¿Por qué a los precandidatos les cuesta tanto catalogar de dictadura al gobierno chavista en Venezuela?

Martínez: Porque no es esencial. El otro día veía que un país muy conocido, muy rico, había ejecutado 70 personas en juicios sumarios. En Paraguay -fue dentro de la Constitución, pero mirá cómo está hecha la Constitución paraguaya- se sacó un presidente y se le dio 36 horas para defenderse, y acá en el Parlamento uruguayo hubo gente que defendió eso. No se puede tener dos discursos. La democracia es como la ética: se cumplen determinadas condiciones, se es democrático o no. Yo creo que en Venezuela no se están cumpliendo esas condiciones. Ahora bien, ¿qué ganamos nosotros poniéndonos en la tribuna a gritar? Hay que promover elecciones libres, democráticas y en el marco del respeto a los derechos humanos.

Noticias: Javier Miranda, presidente del FA, me dijo que claramente lo de Venezuela es una dictadura, porque no hay separación de poderes...

Martínez: Cuando yo te digo: un país es democrático cuando se cumplen determinadas condiciones y hoy en Venezuela no se están cumpliendo, ¿qué interpretás?

-------------------------------------------------------------------------------------

Gavazzo abrió mil puertas.

Noticias: ¿Qué le dejó el caso Gavazzo, sus implicancias, derivaciones y la actuación del presidente Vázquez al respecto?

Martínez: Lo que más me interesa es que lo que dijo Gavazzo abre mil puertas. Pongamos recursos a investigar hasta el fondo, y explorar esas mil puertas que abrió Gavazzo. Lo otro, quién avisó, quién le dijo, yo que sé... si Toma le avisó a Vázquez o no, en realidad, no me parece lo fundamental.

Noticias: ¿Por qué entendió que había que dar el voto para el pase a retiro obligatorio a los generales que participaron del Tribunal de Honor que analizó la situación de Gavazzo y Silveira (para lo que la oposición no dio los votos)?

Martínez: A mi gusto se escudaron los senadores de la oposición en el folclore para no dar las venias. Yo creí que había que dar los votos porque era una forma muy simbólica de dar un fuerte empuje a la búsqueda de verdad y justicia, y todo el sistema político realmente estaba dispuesto a no discutir las caravanitas y los anillos, sino discutir el cuerpo de la persona, el sustrato. Y el sustrato

era decirle a aquellos malos militares que traicionaron su palabra, violaron la Constitución que habían jurado defender, cometieron delitos de lesa humanidad; era decirle a esos malos militares: “Están solos”.

por César Bianchi

Galería de imágenes

Comentarios