Friday 1 de March, 2024

PERSONAJES | 29-05-2023 13:15

Fabiana Marquesini: “Uno puede hacer casi cualquier prenda”

Influencer de la costura, después de su paso por la televisión, se concentró en las nuevas plataformas. Ley de talles y salida laboral.

Tras 17 años en Utilísima enseñando moldería y costura, cuando ese canal de TV cerró sus puertas, Fabiana Marquesini se quedó con “un gran vacío”. Y si bien continuó su propia escuela, siempre anheló volver a enseñar frente a las cámaras, para llegar a más personas. Deseo que empezó a cumplir, ya con más de medio siglo de vida, convirtiéndose en youtuber.

Todo comenzó cuando uno de sus 22 sobrinos le contó que uno de sus videos de Utilísima tenía muchísimas visitas y la impulsó a crear su propio canal de YouTube. Cosa que, a pesar de su temor a la tecnología, logró concretar con la ayuda de otra sobrina a la que le gustaba filmar. 

Hoy, esta inquieta y decidida mendocina de 57 años suma 404 mil suscriptores en ese sitio web —donde ofrece más de 500 tutoriales gratuitos— y tiene 81,3 mil seguidores en Instagram. Aunque no conforme con eso, ahora también se lanzó en la plataforma Twitch. 

Noticias: ¿Cómo y cuándo se vinculó con la costura?

Fabiana Marquesini: Empecé de chica, porque en mi casa había una máquina de coser, y me gustó de entrada. Aprendí de mi madre y algo también de mi abuela. Mi mamá no sabía de moldería, pero sacábamos moldes de revistas. Lo que venía en las revistas eran dibujos, no modelos reales, con un talle determinado, por lo que había que amoldarlo con lo que uno sabía. Luego, a la edad de elegir una carrera, como en Mendoza no existía la carrera de diseño de indumentaria o algo vinculado a lo textil, decidí estudiar profesorado de Educación Física, que también me gustaba. Eso me ayudó mucho a nivel docencia.

Noticias: ¿Comenzó haciéndose su propia ropa?

Marquesini: Primero las de mis muñecas; y ya más grande, para salir con mis amigas, porque éramos cinco hermanos y nuestros padres no siempre podían comprarnos lo que queríamos. Después, para poder irme de vacaciones, comencé a ganar algo de dinero con el punto smock, un bordado para bebés y nenas con muchos detalles, muy elegante, de princesa, que perdura en el tiempo.

Noticias: Decía que el profesorado de Educación Física le ayudó a descubrir su vocación docente.   

Marquesini: Sí, me di cuenta de entrada. Luego de rendir las materias teóricas, tenés las prácticas, donde lo que te califican es dar clases; y de todos los que egresamos, gané la medalla a quien dio mejores prácticas. El profesorado me dio todas las herramientas pedagógicas y me enseñó a transmitir con pasión mis conocimientos. Allí me di cuenta de que nací para enseñar. Además, la educación física tiene bastante de lúdico, así que trato de que mis videos en YouTube sean también divertidos.

Noticias: ¿Cuándo empezó a dar clases de costura?

Marquesini: Desde el profesorado hasta mi primera clase de costura pasaron seis años. En el medio, trabajé en educación física, me casé, me vine a Buenos Aires y ahí surgió un llamado de Utilísima, que me cambió la vida. La televisión siempre me gustó. De hecho, cuando llegué a acá, me presenté en todos los programas de juegos que había. Y en uno hasta me gané un auto. Quedaba por la tonada mendocina, me decían.

Noticias: ¿Para Utilísima también le ayudó su tonada?

Marquesini: Ahí nos presentamos 300, todas con título. Salvo yo, que fui con un gran bolso, con cosas que había hecho, con mi primer hijo de un año y medio y embarazada del segundo. Pensé que las tenía todas en contra, pero al canal le encantó que estuviera embarazada. Quedé yo sola, porque la otra chica seleccionada al final no se animó. Empecé haciendo ropa para embarazadas y bebés, en un programa que se llamaba “Puntos y Puntadas”, y en el canal estuve 17 años, hasta 2013, cuando cerró. En Utilísima aprendí cómo comunicar mejor y de grandes molderistas.

Noticias:  ¿Y no había algo similar a Utilísima para que continuara?   

Marquesini: Ahí me quedé sólo con mi taller, porque mi contrato decía que por dos años no podía aparecer en ningún otro programa. 

Noticias: Cuénteme sobre sus inicios como youtuber...

Marquesini: Arranqué en 2018, con mucho miedo, por desconocer todo lo tecnológico. Pero con la ayuda inicial de mis sobrinos, más la de mis dos hijos, fui aprendiendo. Luego contraté a una persona con la que aprendí el resto, y una aplicación para poder editar bien. Me costó bastante, pero sigo aprendiendo, porque la tecnología no para de avanzar. Ahora también estoy en Twitch, que es sólo para hacer vivos, lo que me encanta, porque es un ida y vuelta en el momento vía chat. Eso lo hago en un estudio de streaming de unos chicos que me contactaron y me guían mucho.

Noticias: ¿Quién es su público?  

Marquesini: Empecé con familiares y amigos, a los que obligué a suscribirse (risas). Luego se sumaron muchas mujeres que me conocían de Utilísima y, para mi sorpresa, también fueron apareciendo personas de otras partes del mundo y con otros idiomas.  La primera era de Surinam y hoy me escribe gente hasta en ruso.

Noticias: ¿Cómo se conforma su público?

Marquesini: El 85% son mujeres, la mayoría de entre 40 y 65 años; y de los varones, la mayoría son jóvenes, que al principio me retaron, porque yo sólo le hablaba a las mujeres (risas).

Noticias: ¿Durante la pandemia se sumó mucha gente?

Marquesini: Muchísima, casi tres veces más de las que tenía. Durante el encierro, mucha gente descubrió que le gustaba coser o volvió a coser. También noté que hay mucha gente sola, a la que mis videos le hacen compañía. 

Noticias: ¿Cómo pensó sus primeros tutoriales?

Marquesini: Erróneamente, pero la gente me enseñó mucho. Uno de los primeros era sobre unas pantuflas que a mí me encantaban, aunque complicadas de hacer. En otro hice una remera cuadrada, que pensé que no le iba a gustar a nadie y fue un golazo, porque era sencillo. Ahora tengo una lista de pedidos, ya que cada uno me pide lo que necesita. El canal anda bien porque lo que enseño, lo enseño para que cada uno lo haga con sus medidas. A los que tienen unos kilos de más, les cuesta mucho encontrar ropa, y mi canal es para todos. Por ejemplo, les digo: “Tomate la medida del contorno de la cadera, dividilo en cuatro y empezá”, porque casi todo te lo podés hacer vos solo. Además, ¡está todo tan caro! 

Noticias: ¿Usted participó de la Ley de Talles?

Marquesini: No, pero siempre luché para que cada uno pueda usar lo que quiera, tenga el cuerpo que tenga. En la época de Utilísima, el talle era el de una modelo, pero en mi canal lo primero que hice fue desterrar la idea de un solo talle. Lo que yo enseño es una moldería que cada uno puede adaptar a su propio cuerpo. La Ley de Talles no cambió mucho la cosa porque el problema es económico. Ahora no es que vas a un local de marca y que tienen tu XL; y si tienen un XL por exigencia, quizás no te entra porque pueden elegir que su XL sea así o asá, porque es su moldería. En países como Estados Unidos sí pueden hacer un talle 40 con cuatro largos distintos de pierna, pero acá eso es imposible. Entonces, entiendo que la aplicación de la ley no es la ideal, pero también entiendo que económicamente los negocios tampoco pueden tenerlo todo.

Noticias: Volviendo a los tutoriales, ¿qué es lo que más le piden?

Marquesini: Ropa de mujer, sobre todo, de la parte superior: blusas, musculosas, vestidos, camperas; y entre los accesorios, las fundas para sillones. Los reciclados también son muy pedidos, especialmente, en lugares donde no tienen casi nada, porque están alejados de todo o por motivos económicos, como en Cuba y Venezuela. ¿Ejemplos de reciclado? Un bordado para una prenda que se te manchó, el agregado de una tira para algo que te quedó chico, una alfombra con retazos de jeans viejos, una cartera tipo sobre con un cartón de leche. 

Noticias: ¿En su canal todo es gratuito?

Marquesini: Lo único pago es un sector llamado “Miembros del canal”, con varios videos correlativos. A mí, el canal me resulta redituable básicamente por las publicidades que me consigue YouTube. El resto es todo gratis: más de 500 tutoriales, donde empiezo y termino algo en un mismo video. Los agradecimientos de la gente son muy emotivos. Como los de quienes lograron hacer de esto una salida laboral. Saber que alguien está económicamente un poco mejor por la costura, es lo mejor que me puede pasar. 

por Sergio Núñez

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios