Domingo 25 de febrero, 2024

PERSONAJES | 15-07-2023 11:05

Gerónimo Rauch: “Hay que soñar y generar el camino”

El artista argentino que supo dejar su huella en musicales en los teatros del mundo, volvió al país con un nuevo show propio. Personajes y audiciones.

Hay un protagonista argentino de los grandes musicales a nivel internacional y se llama Gerónimo Rauch. Estuvo al frente de “Los Miserables”, “Jesucristo Superstar”, “Sunset Boulevard” y “Los puentes de Madison” en plazas tan exigentes como Londres, México y Madrid, lugar en el que está radicado desde hace algunos años. Allí, después de su experiencia londinense, volverá a ser Erik, el torturado Fantasma de la Ópera en la nueva puesta del clásico de Andrew Lloyd Webber que se estrenará en octubre. También formó parte de esa boys band que marcó a una generación desilusionada después del 2001. Sí, señores, Rauch es el Gero de Mambrú y a mucha honra.

Le gusta volver a la Argentina, visitar a los suyos, comer en el restaurante de siempre. Llenó el Teatro Colón, grabó dos discos y va por el tercero. Esta vez llegó a Buenos Aires para hacer “This is me”, un recital en el Teatro Avenida que recorre más de dos décadas de carrera y se le nota el entusiasmo. Puede ser que esta vez el destino le gane a sus cartas en esta charla con NOTICIAS.

Noticias: En sus redes hay muchas personas comentando que ya tiene entradas para ver “This is me”. Sin repetir y sin spoilear, ¿con qué se van a encontrar?

Gerónimo Rauch: A este espectáculo lo tenía pensado para festejar mis 20 años de carrera, que se cumplieron hace tres años. Lamentablemente vino la pandemia y se cayó el  mundo. Lo bueno es que en este tiempo se fueron sumando más musicales así que puedo tener un repertorio más variado. Vamos a celebrar, esa es la excusa que necesito para volver a Argentina, compartiré el escenario con varios amigos míos, pero son una sorpresa. Se llama “This is me” por la canción de la película “The greatest showman”, que va a estar, y también porque este soy yo. Cada noche va a ser distinta y me hace mucha ilusión, como se dice aquí en España (sonríe).

Noticias: Su primer disco solista fue un homenaje a Los Beatles. Su hijo Gael ya tiene 10 años, ¿comparten ese amor o escuchan otras cosas juntos? No sé si vendrá con él en esta visita.

Rauch: Sí, voy con mi hijo, no puedo ir a Buenos Aires sin llevarlo porque tiene a sus primos allá, ama Argentina, se siente argentino sin haber vivido nunca ahí. Yo lo llevo a todas partes, me gustan los espectáculos de todos los géneros, así que vemos desde la sinfónica hasta recitales de rock y musicales. Además tenemos siempre nuestro momento en el auto, cantando juntos, me derrito (se ríe).

Noticias: Hace unos días se anunció que usted protagonizará la nueva puesta “El Fantasma de la Ópera” en Madrid, algo que ya hizo en Londres… Pensaba que su caso es muy particular porque encabezó “El Fantasma…” y “Los Miserables” en dos idiomas distintos, inglés y castellano. ¿Cómo es esa experiencia?

Rauch: Es un desafío. Me resulta más difícil evidentemente el inglés porque no es mi lengua madre, la gente quizás no entiende que cambiar de idioma es cambiar de mundo entero. Por suerte tanto la adaptación al español de “Los Miserables” como la de “El Fantasma de la Ópera" me hacen la vida fácil porque están muy bien realizadas. Soy un afortunado porque hacer estos personajes una vez en la vida es algo único y que eso se dé dos veces es inigualable. 

Noticias: ¿Es difícil enfrentar la autocomparación?

Rauch: Es un riesgo, hay que seguir estudiando, entrenando y también decidir audicionar. Yo tuve ganarme el papel, no es que me llamaron y dijeron: “Ya lo hiciste, listo”, fue al revés. Apuestan a una versión nueva. Hay personas que en mis circunstancias no se habrían presentado a un casting, yo sí. Porque me interesa el proyecto, confío en el equipo... hay una realidad, el tiempo pasa y tenés que mantenerte.

Noticias: Recuerdo que hace unos años comentó lo dificultoso que era ser un leading man en los musicales después de los 40. ¿Persiste esa situación o cambió?

Rauch: La verdad es que no cambió. Creo que el elenco de “El Fantasma de la Ópera” es más adulto porque todos estamos por encima de las edades del guión. Desde hace unos años, yo sentía que me estaba quedando afuera de los proyectos que llegaban  a España, así que durante la pandemia se me ocurrió generar la puesta de “Los puentes de Madison”. Fue el famoso: “Si Mahoma no va a la montaña…”. ¿No tenés trabajo? Generalo (se ríe). No te olvides que hay algo cierto, nosotros somos deportistas de élite, tenemos que hacer ocho funciones semanales donde se premia también la resistencia, no es sólo alcanzar un cierto nivel, hay que mantenerlo. No pueden elegir a alguien que mete un gol de vez en cuando, todas las noches tenés que meter las notas y golear, la energía debe estar puesta al servicio de la obra. Así que soy un agradecido de hacer papeles así con mis 45 años, estoy bien, todavía me siento joven, pero hay que dejar el cuerpo y el alma.

Noticias: Con respecto a “Los puentes de Madison”, usted es mucho más joven que el personaje original de esa película tan emblemática. ¿Cómo se convirtió en nuestro Clint Eastwood?

Rauch: (Se ríe) Para mí fue un proceso hermoso, estuve desde el primer momento en la producción, hice los castings para convocar el elenco, participé desde la creación y es verdad que el personaje de Robert, el que interpreta Clint Eastwood en la película, tiene varias cosas mías y otras que no. Es un tipo muy solitario, que no tiene hogar, su única raíz es la fotografía y la puede llevar a cualquier lado, pero se encuentra con un amor imposible. Y lo interesante de la historia ni siquiera es el desenlace, sino como esas dos personas tratan de evitar lo inevitable, ese amor que entró sin pedir permiso. Fue muy bonito contar eso, porque aunque no quieran hay dos adultos enamorándose y caen en la trampa de esa pasión. Obviamente voy a cantar una canción de “Los puentes de Madison” en el concierto del Teatro Avenida, es maravillosa, se llama “Ya no hay nada más”. 

Noticias: Pasemos de una figura fundamental como Eastwood a otra como Banderas. Antonio es uno de los productores de esta nueva puesta de “El Fantasma de la Ópera” que va a estrenar en octubre, ¿se reunió con él?

Rauch: No me reuní con él… ¡le hice el casting! (se ríe). Ya nos habíamos conocido antes porque está produciendo muchos musicales, pero ahora Antonio se asoció con Andrew Lloyd Webber con la idea de fomantar sus musicales en España, él es un socio de este proyecto que dirige Federico Bellone, un italiano maravilloso. Así que Banderas estaba ahí durante la audiciones, tener su aporte fue genial, él venía, nos daba indicaciones, formó parte del proceso de búsqueda de este nuevo Fantasma. Es un tipo con una visión inteligentísima de la actuación en general, calculo que nos volveremos a ver pronto, él ahora está rodando una película y también producirá “Gipsy” en su teatro de Málaga.

Noticias: No sé si Banderas tiene conciencia de que conoció a un Mambrú. Ya perdimos las esperanzas de que vuelvan, ¿pero qué se siente ser parte de nuestra cultura pop ?

Rauch: (risas) Siento que Mambrú llegó en un momento donde post corralito, a nivel social había falta de sueños. Tanto Mambrú como Bandana fueron producto de los primeros realities musicales, el público sentía que participaba de la historia de esos 4400 pibes que se presentaron para luchar por su ilusión. Me parece que más allá de que la música era buenísima comercialmente, eso fue lo que caló hondo en el público, fuimos el sueño realizado de muchas personas, hasta el día de hoy Mambrú está en todos los karaokes. Mirá si será cierto lo de la cultura pop que me llegó un video de Homero Simpson cantando “A veces” a través de inteligencia artificial.

Noticias: Intentó estudiar Medicina, Publicidad, pero lo suyo era otra cosa. ¿Hay que jugársela por lo que uno quiere a pesar del miedo a no tener trabajo?

Rauch: ¡Sí, obvio! A mí me pasaba que cada vez que me alejaba de mi pasión notaba una tristeza enorme. Mi parte fue simplemente seguir estudiando y esforzándome, pero me dieron un don que no es mérito mío. Yo no elegí ser cantante, yo soy cantante, cuando ignoraba eso mi cuerpo y mi alma me decían, “¿Para dónde estás yendo? ¡Volvé!”. Siempre tuve claro que la voz rige un poco mi vida y es lo que me abrió las puertas al mundo. Hay que soñar, pero también generar el camino para que se haga realidad, porque no va a venir nadie a golpearte la puerta. Si querés que tus objetivos se conviertan en realidad hay que buscarlos, no hay nada librado al azar. Hasta el día de hoy sigo buscando, estoy planeando grabar otro disco, generando proyectos para seguir viviendo arriba del escenario y recién ahora me animo a tener un plan B que es empezar a producir para mí pero también para otros. 

Noticias: La última. ¿Cuál es el primer lugar donde va a comer cuando llega a Buenos Aires, ese que se usa para ponerse al día con los amigos? 

Rauch: Hay un restaurante, Río Alba. Es el lugar de encuentro tanto con mis amigos porque tenemos una tradición de ir a cenar ahí, como con mi viejo que labura al lado en el Sanatorio de la Trinidad. Seguramente iremos ahí a comernos un buen bife de chorizo.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcela Soberano

Marcela Soberano

Comentarios