Martes 7 de abril, 2020

PERSONAJES | 21-02-2020 15:58

Juan Minujín: “Todos manejamos una doble vara”

Llena la sala con “La Verdad”. Multiplicó su proyección internacional por la película “Los dos papas”. Versatilidad y deconstrucción.

Juan Minujín puede hacer reír a carcajadas “entangado” en “La verdad” (Paseo La Plaza) o interpretar a un adusto Jorge Bergoglio en “Los dos papas” (Netflix). También entrar en el fondo del abismo carcelario y tensar a los espectadores en “El marginal”. Por estos días, está en cartel con “Las buenas intenciones”, la ópera prima de Ana García Blaya, en la que actuó con sus hijas. Parece haber un empecinamiento suyo en ser versátil, aunque dice que no es premeditado y que no le parece que ser versátil sea un valor en sí mismo para un actor. “En mi caso, lo que me guía es ir muy a fondo en la singularidad de cada personaje. Tengo la suerte de que puedo transitar varios géneros distintos. Pero sea una comedia, un drama, un policial; es la misma fuerza emotiva. Para mí, tiene que reflejar algo de la condición humana”.
Noticias: ¿Qué cosa de la condición humana transita su personaje en “La verdad”?
Juan Minujín: Refleja algo de la doble vara que todos manejamos todo el tiempo. Lo que le hacen a él, le parece imperdonable, inaceptable; y cuando lo hace él, le parece más o menos razonable. Y eso a mí me divierte mucho porque creo que nos pasa todo el tiempo. Y después obviamente toca el tema de la verdad y la mentira que también abre interrogantes interesantes. Me gusta el devenir que tiene, cree que es un capo, una especie de macho que lo maneja todo y de pronto se empieza a llevar una cantidad de sorpresas, es un cazador cazado que se derrumba. El público también disfruta mucho de ese derrumbe.


Noticias: Habla del macho. Usted fue uno de los oradores en el primer Ni una menos, ¿cómo tomó la decisión?
Minujín: Me llamaron del colectivo de periodistas que estaba iniciando el movimiento, tenían un texto y querían que yo lo leyera junto a dos mujeres, que fueron Érica Rivas y Maitena. Fue un honor y un orgullo.


Noticias: En lo personal, ¿se replanteó cosas que antes no?
Minujín: Te diría que me las fui replanteando un poco después, en ese momento lo que resonaba más eran los femicidios, pero atrás había un montón de demandas que eran muy interesantes que fui y sigo entendiendo, no me creo un conocedor del tema.


Noticias: Ha dicho que los hombres no entienden todavía qué es el feminismo. ¿Se siente en aprendizaje?
Minujín: Sí, totalmente. Los hombres ocupamos siempre el lugar de los que saben y los que dicen cómo se hace. Entonces me parece que lo más interesante que podemos hacer es escuchar, más que decir cómo es o debería ser el feminismo, tratar de desandar el camino. Es muy difícil tanto para los hombres como para las mujeres, porque estamos seteados por lo mismo y las mujeres también son machistas. Los hombres estamos del lado del poder y del privilegio dentro del patriarcado. Entonces es momento de escuchar, de entender, de ver que las vivencias de un chico caminando en la calle a la noche no son las mismas que las de una chica.


Noticias: Tiene dos hijas, Amanda (14) y Carmela (10); la cuestión lo debe interpelar  distinto como padre.
Minujín: Claro, día a día voy aprendiendo también por la mirada y la devolución de ellas y de Laura, mi esposa.


Noticias: En 2015 nos contó que tenía la intención de hacer una película sobre el lado B de una familia progre. ¿En qué quedó?
Minujín: Sí, es un tema que me interesa porque es lo que me interpela, todas las contradicciones con las que convive una familia bien intencionada. Pero mutó en otro proyecto que estamos escribiendo con mi hermano, que tiene que ver más con algo del sistema penal, estamos recién en los primeros pasos. Además, con Martina Guzmán, le estamos dando forma a talleres de teatro para adolescentes que están en conflicto con la ley. “El marginal” me abrió la cabeza porque muchos de los chicos que trabajaban como extras o tenían papeles pequeños venían de penales.


Noticias: “Los dos papas” lo llevó a dar entrevistas en Canadá, Inglaterra, Estados Unidos y ampliar su proyección internacional. ¿Cómo le repercute?
Minujín: Fue muy emocionante. Particularmente en Londres, donde estudié y trabajé de estatua viviente (en sus comienzos). Volver al London Film Festival con esta película enorme, me hace el dibujo de un recorrido que a mí me gratifica mucho, me siento muy agradecido. Lo aproveché y lo disfruté mucho, como hago con cualquier trabajo, pero en este caso con la gratificación de trabajar con Meirelles (Fernando), con Hopkins (Anthony) y con Jonathan (Pryce), algo muy particular. Además, me gusta mucho el resultado.


Noticias: Parte de la crítica la consideró “pro Francisco”.
Minujín: No lo veo así, de hecho, mi temor era ese apenas me llegó la propuesta, pero me parece que retrata bastantes contradicciones que tuvo Bergoglio a lo largo de su vida y en la política local, con lo cual no la veo “pro Francisco” ni como propaganda del Vaticano. Siento que se trata más sobre alguien que puede darse cuenta de sus errores y puede cambiar y, por otro lado, de la capacidad de dos personas que, pensando muy distinto, se pueden escuchar y dialogar.


Noticias: En un momento en el que eso no se da ni en la Argentina ni en el mundo.
Minujín: Sí, me parece que globalmente hay posiciones muy polarizadas, se ve en EEUU, en Brasil, en Inglaterra. Le dedico mucho tiempo a tratar de entender cómo piensan quienes piensan muy distinto a mí. En parte creo que es el trabajo de los actores, tratar de entender sin juzgar, porque a la larga la gran mayoría queremos algo parecido. Pero no hay debate, sino pelea y discusión.


Noticias: Siendo un referente, ¿se cuestiona qué banderas levantar y cuáles no?
Minujín: Agarro las banderas que me representan a mí. Y no doy esas batallas en las redes sociales. Me informo, tengo mis puntos de vista, estoy abierto a escuchar y no creo en el pensamiento homogéneo. Hay gente que me parece muy valiosa con la que acuerdo poco en algunos aspectos pero mucho en otros. Soy de la idea de ir construyendo.


Noticias: ¿Cómo fue actuar con sus hijas?
Minujín: ¡Fui mucho más padre acompañante de las chicas que otra cosa, ellas son las protagonistas! (sonríe). En ese momento estaban estudiando teatro y nos pidieron poder hacer un casting. Laura y yo no estábamos con la idea de ninguna cosa así, pero cuando hay un deseo muy fuerte… Le dedicamos mucho tiempo a ver si era una propuesta adecuada para ellas y acompañamos mucho el proceso. Nos pareció que era una buena experiencia y la verdad que lo fue. Es una película hermosa de una directora hermosa y que viene haciendo un gran recorrido: Toronto, San Sebastián, Mar del Plata. Estoy feliz.


Minujín sostiene que un actor tiene que tener una batería amplia de diferentes sensaciones dentro de las que deberían estar el rechazo, el no ser gustado, la inseguridad; esas cosas vulnerables que va inmunizando la fama. “La fama tiene una parte cómoda, pero también distorsiona un poco la realidad. Además, por salir varias veces en la televisión, parece que una persona tiene una voz más calificada que otras, eso es un poco pedorro. Yo puedo opinar con mucha autoridad de algunas cosas de actuación o de lo que a mí me atañe; ahora si me preguntás sobre el sistema educativo, tengo una opinión igual de válida que la del tipo de acá al lado, entonces ahí trato de ser cauteloso”.


Noticias: En 2015, dijo: “Puedo volcar al ego insoportable y miserable”. Hoy, todavía con más éxito que entonces, ¿se volvió insoportable o está más relajado?
Minujín: Creo que ese es el camino de la neurosis, no tiene fin, siempre hay algo más: un papel mejor, un personaje mejor, un premio mejor. Me parece que es algo con lo que lidiamos todos, lo que pasa es que los actores estamos más expuestos, pero ir nivelando el ego y darse cuenta de que lo importante está en otro lado, es un trabajo que uno va haciendo y aprendiendo con los años y el análisis.

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario