Jueves 29 de septiembre, 2022

PERSONAJES | 07-09-2022 13:44

Leonora Balcarce: “El aplauso es un alivio enorme”

Acaba de estrenar una obra en el Paseo La Plaza. Retos de su adolescencia y los desafíos de la maternidad.

Leonora Balcarce acaba de pasar uno de esos momentos terroríficos, tal como define a los estrenos teatrales, en los que la sala se va a negro, escucha la respiración del público y los nervios parecen ganarle la batalla. Hasta que sale a escena y vuelve a confirmar que sí, que es donde quiere estar. En “No te vayas con amor o sin él” (Paseo La Plaza), una obra de Norman Brisky, donde es dirigida por su amiga Romina Richi, comparte cartel con Lucila Mangone y se juega con un libro que nunca estuvo en el circuito comercial. 
La semana anterior al debut, se le interpuso el Covid y tuvo que suspender los últimos ensayos. Cosas que pasan en la vida y también en el escenario. “El teatro es así, está el cuerpo de uno, tenés que resolver en el momento, si no sale tenés que seguir adelante. El teatro literalmente está vivo”, asegura. 

Noticias: En la obra aparece el concepto del poder. ¿Cómo fue meterse con algo que atraviesa tanto lo humano?
Leonora Balcarce: Es un texto que dice desde el absurdo. Es, sobre todo, la historia de una mujer, que es mi rol, que tiene mucho miedo a estar sola, a salir a ver el mundo y encarar la calle; tiene un hijo que tiene problemas, él sí no puede ver el mundo y no puede vivir solo. Y el personaje de Lucila, es la empleada, es todo para ella, alguien que le da afecto, es un sostén. Y cuando el personaje de Lucila decide irse, ella se da cuenta de que se va a quedar sola y hace todo lo posible para que no la deje. Y después, cuando la otra vuelve con un montón de experiencias, ella también quiere salir y hay que ver si puede. Es difícil hacer reír pero la obra es de por sí grotesca, y también va a irse pensando. 

Noticias: Existe una pulseada de poder entre la exposición y la actuación. Viene trabajando desde chica, ¿cambió esa relación de fuerzas para usted?
Balcarce: Siempre que hice contacto con los medios fue para contar algún trabajo. Nunca tuve una relación conflictiva, o sea, necesito que la gente vea esta película o esta obra de teatro, es parte del proceso. Nunca me interesó mucho ni me siento cómoda contando nada que tenga que ver con mi vida personal. 

Noticias: En la vida, ¿es de entregarse a lo que va sucediendo o resiste algunas cosas?
Balcarce: Cuando era más chica era más de rezongar, pero parte de crecer es darte cuenta de que las cosas pasan, no queda otra que estar en lo que pasa y vivirlo… y hay que tratar de hacer lo mejor que uno pueda y tratar de hacérselas pasar lo mejor que puedas a los que están alrededor.

Noticias: Da la sensación de que hizo un gran trabajo interno, para domar a su propia fiera.
Balcarce: Hice mucha terapia y también supongo que los años tienen que ver con eso de empezar a tratar de ser más amable conmigo, con los demás, no sé si me sale tanto igual, eh.

Noticias: ¿Qué cosas la sacan?
Balcarce: A veces la paciencia con los hijos es difícil, no soy una madre re paciente. Arrancó el día y trato de ser dulce todo lo que pueda hasta que tengo un “¡bueno, bastaaaa!” (se ríe). Eso es lo que más me enfrenta conmigo misma. Igual tengo amigas que me dicen que soy re paciente. Hago todo o mejor, pero bueno, a veces mamá se saca un poquito (sonríe). 

Noticias: ¿Usted fue una nena intensa?
Balcarce: Para nada. Fui muy tranquila, muy solitaria también y hablaba mucho sola. Tengo una hermana 11 años mayor, somos de distintos padres, y cuando yo era muy chica, ya vivía con su papá. Me armaba mi mundito. Era otra época también, como que la crianza no era tan dulce antes, ni empática.
A los 15 años, dejó la escuela —terminó años después en un colegio de adultos— y empezó a trabajar en una panadería. Más tarde fue mesera en un bar tipo americano, de jueves a domingo, toda la noche. “Me ponía muy de mal humor la gente, porque venían de salir, y a veces te bardeaban. Le dije al encargado: ´No puedo atender a la gente porque vas a tener problemas en tu negocio´”, recuerda. La mandaron a la barra. Del bar pasó a vendedora en un shopping. Hasta que llegó “Montaña Rusa”.

Noticias: ¿Por qué salió a trabajar desde tan chica, tenía que ver con no ir más al colegio y hacer la suya?
Balcarce: Sí, bueno, no fue “no voy más al colegio”, fue “voy a ir a trabajar, no voy al colegio por ciertas situaciones” y, bueno, me voy también un poco de casa, a ganar plata. Y mientras estaba en el shopping, mi mamá me había anotado en una agencia de publicidad y ahí aparece esta convocatoria para el programa.

Noticias: Volviendo a su rol de madre, ¿cómo le pegó internamente la maternidad?
Balcarce: Siempre fui de pensar que me gustaría ser madre y con mi primer hijo, estaba muy entregada al bebé, después empezó a pasar no dormir y con los meses, te saturás. Pero a mí me gusta mucho el bebé recién nacido, me gusta mucho dar la teta. Y con mi segundo hijo, re quería tener otro, pero no estaba tan relajada. Tenía otro, y con pañales. El día que vine a mi casa con el chiquito y el otro estaba corriendo excitado por toda la casa, me acuerdo que era un domingo y yo encima parturienta… viste cuando sentís que las paredes se te caen encima… bueno, después está buenísimo, me encanta el bebé dormido en mi pecho. 

Noticias: Ya ninguno de los dos duerme en su pecho.
Balcarce: Eso me mata también un poco, porque ya no voy a tener otro, el bebito ya está. Pero todas las etapas están buenas. Compartís otras cosas, de repente ves que tienen un pensamiento, tienen una opinión, se acuerdan de lo que les decís y eso no sé si está tan bueno (risas), como: “Papá, mamá me dijo el otro día que me iba a tirar todas las pelotas por el balcón. Está mal eso, ¿no?”. 

Noticias: Da para el stand up, la madre sacadísima.
Balcarce: Hay un montón de obras ahora de ese estilo.

Noticias: Es que suelen describirla como una actriz de perfil enigmático, con cierto halo indescifrable. Pero al hablar, es graciosa y ha dicho que le gusta mucho hacer comedia. 
Balcarce: Sí, pasa con gente que no me conoce, que piensa que soy otro tipo de personalidad, la típica es “ay, sos mucho más simpática”. La gente construye algo sobre uno que por ahí no es cierto.

Noticias: Llegó a la actuación por iniciativa de su madre, ¿cuándo eligió usted la profesión?
Balcarce: Siempre tuve eso histriónico, veía el programa de Gasalla y me encantaba, imitaba, y cuando empecé en “Montaña”, me gustó. Me pusieron en el personaje de mala, seguramente era de madera. Y empecé a estudiar con Julio Chávez y bueno, supongo que habré mejorado un poco. Cuando salí de la filmación de Martín (Hache), mientras esperaba el taxi, dije: “Esto me encanta, me gustaría hacer esto realmente”. Fue la primera película que hice, a los 18, me trataron tan bien, había filmado todo el día, lo sentí ahí. 

Noticias: ¿Cómo vive el aplauso?
Balcarce: El aplauso es un alivio enorme. 
 

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios