Sunday 23 de June, 2024

PERSONAJES | 12-04-2023 13:22

Martín Bossi: “Soy una mala versión de un gran artista que fui en otra vida”

El actor y showman multitalentoso vuelve al ruedo con Bossi Live Comedy. Honestidad brutal, y contratos afectivos.

Llega tarde, sin su ropa para las fotos. Ensaya cara de chico con culpa, pero rápidamente soluciona. Alguien le busca la ropa, y él escucha y responde a todo, y más. A borbotones y sin ambigüedades. Como es su estilo. Una cabeza que va pensando, y mucho, mientras dice. Sin filtros. Aunque a veces se repita, como para convencerse, o se contradiga, para despistarse. Hay excusa. Estuvo ensayando hasta la madrugada. Y para ese costado del artista que habla del respeto al público, hay que entender que Bossi es capaz de dedicarle todas las horas de su día. Y más. Auto exigencia sin límites. O no. Porque también le gusta degustar cada instante de esta “fiesta” que para él es la vida. Una que develó de grande, cuando decidió patear el tablero, en un tiempo en que los artistas eran mal vistos, y cercenando las expectativas de una familia italiana de Lanús que esperaba a su “hijo el doctor”. Pero no. Fue el hombre de las mil máscaras. Imitador, cómico, cantante y artista que devino showman. Siempre poniendo su talento en la piel de otros, “M. el impostor”, “El impostor apasionado”, hasta que hace una década le puso nombre propio a sus espectáculos, y se calzó la camiseta de la honestidad, ¿brutal?. Y se vinieron los “Martín Bossi Shows” y hasta el transformismo de la Lola de “Kinky Boots”. El riesgo de ser o no ser querido por la identidad. El hombre que cuestiona, interpela, duda, pero que no miente. O lo intenta. 

Noticias: Un show unipersonal nuevo y distinto, ¿por qué?

Martín Bossi: El espectáculo tiene un planteo básico, que no voy a spoilear, en forma de show, que habla de los rituales que se han perdido. Había que cambiar lo que estaba mal, no lo que estaba bien, y sobre eso gira el espectáculo.

Noticias: ¿Qué es lo que está mal para Bossi?

Bossi: Nos sacaron cosas que nos hacían muy bien, que son necesidades básicas, como el romanticismo, las melodías en la música, la comedia. Vamos a recuperarlas por una noche. 

Noticias: Usted tiene fama de ser una persona metódica y muy laburante. ¿Muy perfeccionista, obsesivo, TOC?

Bossi: Nada de eso. Si vos decís: “Qué linda que estás”, te dicen que sos romántico, si preguntas: “¿Cómo estás?, dicen que sos tóxico. Te etiquetan. ¿Sos obsesivo, o tenés un Toc? No, soy muy trabajador, muy apasionado y muy comprometido con la gente. Dios me regaló algo, y yo tengo la obligación moral, en mi contrato con Él, de devolver todo los días de mi vida lo que me dio. Y eso es una gran exigencia.

Noticias: Siempre se puso la máscara o en la piel de otra persona, ¿ahora es Bossi por Bossi?

Bossi: Siempre fui yo. Era el Calamaro que había en mí, el Tato Bores que había en mí, el Macri y la Cristina que habitaban en mí. La gente veía los personajes a través mío. No es una imitación, es una opinión. Con el tiempo vi que no había necesidad de esconderme, y empecé a sentir que era muy peligroso el tema que me aplaudan por no ser yo. Y me dije: “Si quiero ser recordado tendré que alejarme de esto”, y empecé a tener una carrera mucho más sana en ese sentido.

Noticias: Usted parece ponerle tiempo a las cosas de su vida. Cuando cumplió 40 dijo que iba a dejar de mentir. Estamos llegando a los 50, ¿que tiene planeado? 

Bossi: Me acuerdo de Cacho Castaña que cantaba: “Voy camino a los cincuenta, punto y coma de la vida”. No creo que los 50 me modifiquen tanto como los 40. De los 30 a los 40 fue fuerte. Pero ahora se te empiezan a cruzar cosas por la cabeza que antes ni pensabas, como que fue una fiesta muy corta. Cuando nací sabía que había algo raro. Mi familia me marcó mucho. Sabía que había una inconformidad muy grande. Y empecé a notar cuando crecía, que desobedecer era lo mejor que me podía pasar. De hecho, gracias a Dios que desobedecí, porque fue la base de mi éxito. 

Noticias: Sin embargo empezó a rebelarse casi a los 30.

Bossi: A los 23 que empecé a estudiar teatro. Murió mi papá, y en el velorio me dije: “Esto es lo más triste que me pasó, daría la vida porque esté acá, pero ahora empieza la fiesta”. Era la hora de empezar mi viaje. Pero la verdad es que me rebelé muy temprano.

Noticias: ¿Y su mamá?

Bossi: Mi mamá no entendía qué hijo tenía. Pensaba que era un desobediente, pero era un pibe que estaba empezando a pensar. Yo iba a un colegio de curas. Todo era muy difícil, que me cuestionen mi forma de peinarme, todo. Yo usaba aros en los 90, había que tener huevos para llevarlos, ahora te pones un tatuaje como si nada, pero era la época post dictadura. 

Noticias: Unipersonales con mucha exigencia, experto tenista, un deporte que requiere práctica a repetición ¿Había un camino de autoexigencia?

Bossi: El tenis lo heredé de mi papá. La frase que me voy a tatuar es: “Repetición es reputación”. Mi papá un día abrió la puerta de mi habitación, y yo estaba durmiendo la siesta, yo era un vago hermoso, y me dijo: “Qué pena, si yo tuviera tu edad no dormiría más”. Y muchos años después, como ayer, estoy llegando a casa a las 4 de la mañana después de ensayar 12 horas. Me levanté a las 8. No tomo merca, no tomo nada, solo maca peruana. Duermo, pero entendí lo que él me decía. Que la única forma de lograr algo es hacerla sin descanso. Agradezco el hambre que me mantiene de pie, ¡porque tengo un hambre!

Noticias: ¿Qué se quiere comer?

Bossi: El mundo. Porque para mis aspiraciones, esto es un fracaso. Vos dirás, ¿cómo si sos exitoso? Pero es para tu perspectiva, y te lo agradezco, pero yo esperaba más de mí. 

Noticias: ¿Dónde se veía?

Bossi: No sé. No me veía ganando un Oscar ni filmando con Penélope Cruz. Yo tengo la teoría que uno no aprende, que uno recuerda. Y yo sé que soy una mala versión de un gran artista que fui en otra vida. Que se fue lavando con las vidas y quedo esto. Que para esta vida alcanza y sobra. Pero la verdad es que yo esperaba más.

Noticias: ¿En que sintió que fracasó?

Bossi: No es fracaso, pero a esta altura yo tendría que tocar mejor el piano, bailar mejor, hacer muchas cosas mejor.

Noticias: En esta nueva revelación que tuvo, ¿en qué mentía antes de los cuarenta?

Bossi: Eso de “el impostor”, las máscaras. En los vínculos amistosos, en el amor. Creo que lo último que intenté en reconstruir mi cabeza fueron los vínculos de amor. Yo tenía relaciones convencionales, clásicas y había algo que me hacía ruido. “¿Por qué si estoy enamorado, deseo otras cosas?” Y ahí el mundo me ayudó, porque hoy las generaciones más jóvenes cuando yo planteo este tipo de amores...

Noticias: ¿El poliamor?

Bossi: No, eso me parece muy retrasado. Es en realidad el tipo de amor que muchas personas sentimos adentro y no nos animamos. Hay muchas formas de amar. Muchos tipos de contratos. Entres dos, o tres o más. Empecé a percibir al amor como un acto de libertad, y entonces con cada persona que conozco, de la que me enamoro, convenimos el tipo de relación que queremos tener. 

Noticias: ¿Y antes qué hacía?, ¿Engañaba?

Bossi: Prometía algo que no podía cumplir, como la mayoría de las personas. Nadie lo va a reconocer obviamente.

Noticias: Ahora está más dispuesto a cumplir

Bossi: Hace rato. Me la re banco. Tengo amores divinos. Que me aceptan como soy. Que pueden agarrar mi celular tranquilamente, que ya no tengo que encerrarme en los baños como un delincuente.

Noticias: ¿Decir la verdad le trajo menos o más problemas?

Bossi ¡Más! Hay gente que no soporta que le digan la verdad. Me quedé mucho más solo desde que soy honesto.

Noticias: ¿Y usted es capaz de bancarse las verdades?

Bossi: Me las re banco como un toro. De hecho cuando tengo compañeras de ruta, les digo “sé libre, comete el mundo, tu sexualidad, tus deseos los voy a acompañar no los voy a restringir”.

Noticias: ¿Cómo se manejan los egos?

Bossi: Es que el ego bajó mucho. Yo ya sé que voy a morirme. Estoy entregado, ya sé lo que me espera. La muerte me da curiosidad. No la voy a perseguir, porque quiero seguir disfrutando, pero como ya existí por 50 años, uno quiere saber qué pasa después. 
Noticias: ¿Qué lo puso tan fatalista?

Bossi: Soy realista, no fatalista. El mundo no se transformó en lo que yo soñaba. Tenía otras expectativas del  mundo en el que yo quería vivir. No me gusta nada lo que veo. Hay un olor feo.

Noticias: ¿Cree en otra vida después de la muerte?

Bossi: No. Pero quiero creer. Hay veces que pienso una cosa y a veces pienso otra. Es muy fuerte pensar que todo se apaga, que todo se termina. Más cuando llegas a los 50 y te pones a hacer un balance. 

Noticias: Con esta visión algo apocalíptica del mundo, ¿piensa en tener un hijo?

Bossi: No es apocalíptica sino realista. Viendo las guerras que hay, viendo lo de la pandemia que fue tan fuerte y que nadie se preguntó nada. Es que somos tan incultos que nadie tiene la capacidad de preguntarse ni quiere hacerlo. Si con lo que pasa en el país, y en el mundo, soy feliz, soy un pelotudo. Solo un inconsciente o un elevado puede ser feliz. Tendría que ser muy egoísta para traer un hijo a este mundo.

Noticias: Pero con este show nos va a devolver el amor y algo de esperanza...

Bossi: Sí. Ahí muero todas las noches. El artista nace y muere en el escenario. Y me encanta morir allí.

Noticias: ¿Algún pendiente?

Bossi: Tengo más de lo que pensé que iba a tener. En todo. Cumplí sueños, hice más de lo que pensaba, jugué a la pelota, al tenis. Tuve sexo, mucho. Todo fue a lo grande. Viví la fiesta intensamente. Pero estoy abierto a que la vida me sorprenda con más. 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriela Picasso

Gabriela Picasso

Comentarios