Sunday 26 de May, 2024

PERSONAJES | 30-03-2023 12:22

Fernando León de Aranoa: “Uno se cuenta a sí mismo a través de sus historias”

El multipremiado director español llegó al cine y a las plataformas con el documental “Sintiéndolo mucho”, sobre Joaquín Sabina.

Es uno de los directores fundamentales del cine contemporáneo. Porque Fernando León de Aranoa, no es solo el cineasta consagrado ganador de múltiples premios como el Goya o la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián, el escritor de Contra la Hipermetropía, el guionista sagaz de “El Buen Patrón” o el fenomenal director de actores que sabe sacar lo mejor de Javier Bardem y Benicio del Toro.

Fernando León de Aranoa es ante todo un cronista de esta época, el tipo que supo adentrarse en los recovecos del Barrio, cuestionar el concepto de Familia y emocionarnos  con la humanidad de esos hombres desempleados y perdidos que pasaban “Los lunes Al Sol”.

Ahora regresa con “Sintiéndolo mucho”, un extraordinario documental sobre Joaquín Sabina que pasó por los cines argentinos y a partir del 31 de marzo podrá verse para toda Latinoamérica en Star+. Allí se mete en los escondites de un personaje más grande que la vida, el último poeta que apuesta a envejecer sin dignidad.

Los límites de la intimidad, como abordar una leyenda sin caer en el bronce,  la sátira como herramienta cultural y un cine que se resiste a mirar su propio ombligo en esta charla con Revista Noticias

Noticias: Usted filmó a Joaquín Sabina durante 13 años, es inimaginable la cantidad de material con el que trabajó para “Sintiéndolo mucho”. ¿Cómo se edita la historia de una vida? O de dos, porque la suya también está incluida en la película.

Fernando León de Aranoa: Bueno, la mía es fácil, porque estoy al margen. Considerando que no es lo más importante que voy a contar mi presencia es apenas un pretexto para establecer esa conversación con Joaquín Sabina. Desde un principio sentí que eso era bueno para la película aunque yo no suelo aparecer en  cámara, esta para mí es una excepción casi absoluta, la única y posiblemente la última. Pero rodando sentí que él necesitaba esa presencia porque es alguien que busca la cercanía, la conversación y cuando yo trataba de evadir la cámara, él no me dejaba. Me pareció que estaba bien hacer la película como Joaquín la percibía, como una charla entre los dos. Hay algo del montaje y es que no fue tan complicado como parece porque las propias películas te van diciendo lo que son, te van llevando,  siempre hay cosas que aunque sean muy valiosas la historia te va señalando que tienes que dejarlas fuera. Una película es como un organismo que va expulsando lo que no necesita, lo que está de más y también hay que tomar alguna que otra decisión difícil. Si te fijas, al final la película toma unos 12 momentos importantes, preferí eso antes que contar 40 o 50 cosas más superficialmente. Elegí la intensidad y entrar hasta el fondo de lo que está viviendo Joaquín en esos momentos.

Noticias: Sabina es un ícono generacional, no sólo desde lo artístico, también desde lo intelectual y lo político. “Sintiéndolo mucho” conjuga esa tremenda figura con sus aspectos más cotidianos. ¿Cómo se aborda la intimidad de alguien así?, ¿hay límites?

León de Aranoa: A mí me interesaba mucho más filmar eso, los momentos más íntimos que habitualmente no se ven. Pasa lo mismo con su música en el documental, a veces mostramos el escenario, pero en general cuando Joaquín interpreta sus canciones  está en lugares donde no lo vimos cantar, en el camerino antes de actuar para calentar su voz, en un recorrido entre lugares en México o en circunstancias personales. La gracia era escucharle cantar su música fuera de los sitios habituales. En cuanto a su intimidad, Joaquín tuvo una confianza extrema en mí, lo cual me responsabilizaba mucho, cuando estábamos de gira en algunos hoteles me daba la llave de su habitación y decía: “Tú entra y sal cuando quieras, graba incluso si estoy en el cuarto de baño, tienes licencia absoluta para hacer lo que te dé la gana“ (risas). 

Noticias: Pensaba que su documental se aleja del retrato heroico de manual  y eso sin confianza es imposible. ¿Tuvieron alguna referencia para pensar desde dónde abordarlo?

León de Aranoa: Exacto, yo sé y él también que esa confianza es lo más valioso. Hablamos hace mucho del documental sobre Bob Dylan “Don´t look back”, donde se muestran, por ejemplo, sus llegadas a los hoteles, pero muy desde adentro,  creo que ese era el tipo de película que a Joaquín le interesaba que se hiciera sobre él. No quería que fuera una película geográfica, creo que eso no me lo hubiera perdonado jamás (se ríe). La idea de que apareciera gente diciendo: “Bueno, Joaquín Sabina tal cosa” …ahí creo que se hubiera roto nuestra amistad (se ríe). Los dos sabemos que lo más importante era hacer una película que mostrara sus vulnerabilidades, su cotidianidad, sus dificultades. Sus momentos de gloria ya están ahí y los conocemos todos.

Noticias: Su filmografía está siempre anclada en una visión social del mundo. Hoy hay una tendencia a la autoficción, a un cine que solo se mira al espejo. ¿Películas como las suyas son casi un acto de resistencia?

León de Aranoa: Creo que has definido muy bien cómo suceden las cosas ahora, yo realmente hago ese cine por defecto, no es un empeño, ni mucho menos una respuesta a los tiempos, es simplemente como he aprendido a hacerlo. Creo que uno se cuenta a sí mismo a través de sus historias. En mis películas estoy yo sin necesidad de hacer un relato ensimismado de mi realidad o de mi entorno próximo, me gustan mucho las historias que vuelan más lejos y que son capaces de contar realidades que a priori parecen más ajenas pero que en realidad te contienen. No sé quién decía que para contar algo bien no se trata de haberlo vivido, de ser tú el protagonista, sino de experimentarlo emocionalmente. Me parece que eso también está en el inicio de la literatura desde hace siglos y me gusta más esa escuela que la autorreferencialidad. Esos universos que me interesan y que he ido tratando a través de mis películas tienen algo en común con lo que a veces Sabina ha contado en sus canciones, lo cual tiene sentido porque su música ha formado parte de mi educación sentimental. 

Noticias: “Sintiéndolo mucho” tuvo su paso por el cine antes de llegar  a  Star+, hoy estrenar en salas ya es toda una declaración. Las películas españolas tradicionalmente han sido muy importantes para los argentinos, pero desde hace unos años llegan cada vez menos títulos . ¿Piensa que las plataformas contribuyen a que el cine que se produce fuera del mainstream pueda verse en todo el mundo?

León de Aranoa: Sin duda es así, sino hay muchísimas películas que no cruzarían las fronteras, pero quiero creer que la convivencia de las dos maneras de mostrar trabajos es posible. Me hizo muy feliz que “Sintiéndolo mucho” haya podido estar aunque sea un par de semanas en los cines argentinos, en España pudimos estrenarla en noviembre en más de 200 salas antes de pasar a una plataforma. Esa convivencia le hace mucho bien a las películas, no solo porque a mí como espectador me gusta verlas en una sala, porque la concentración es mayor y hay placeres que no se obtienen solo viendo cine en tu casa. Siento que los cines funcionan a veces como un altavoz, para dar a conocer la obra pero también que este documental pueda verse en toda Latinoamérica gracias a Star+ es un lujo.

Noticias: Su película “El Buen Patrón” ganó el premio a mejor comedia en los European Film Awards. Pareciera que con películas como la suya y “El Triángulo de la Tristeza” volvió un género casi olvidado, la sátira. ¿Está resucitando la crítica social?

León de Aranoa: Yo creo que siempre ha estado ahí, pero es verdad que a veces se cultiva menos. Es más, recuerdo que esa misma noche en los premios comentamos esto mismo con Ruben Óstlund, director de “El triángulo de la tristeza”, hay algo en común entre nuestras películas, la manera de retratar ciertas cuestiones con mucha gracia pero también con dureza, con un humor negro que a veces incluso es cruel. Esa noche de premiación se juntaron estas dos películas muy diferentes que comparten algo y es el trasfondo del capitalismo, ambas tienen algo en lo que creo y que he cultivado mucho como espectador, ese gusto por la sátira que es un género fantástico y ayuda a visibilizar cuestiones. Con “El buen patrón” mi intención era que la gente se riera viendo el fin de semana en un cine aquello que padece durante el resto de la semana en el trabajo (risas). Repasar todas las miserias que uno atraviesa de lunes a viernes, llegar al sábado y poder reírte de todo lo que tú en el fondo sabes, pero desde otro sitio. El humor tiene esa cosa catártica de poder exorcizar las miserias compartiéndolas con tus amigos y tu familia. 

Noticias: Para terminar vamos con una pregunta imposible. ¿Cuál es la canción de Sabina que lo identifica? Hay que elegir una sola y no vale “Sintiéndolo mucho”.

León de Aranoa: Uy, esa es muy mi canción, es la que me queda más cerca, la he visto nacer…  ¡esta pregunta es más difícil que todas las anteriores! (risas). Es que no sirvo para elegir una sola cosa, siempre quiero agarrar muchas. Pero si tengo que elegir una te diría “Peces de ciudad”.

Noticias: Prometí que era la última, pero necesitamos que nos diga por qué…

León de Aranoa: Fíjate, es por algo que Joaquín explicaba en un pequeño rodaje que tuvimos y que no aparece en el documental. Él definía esa canción de una manera bella, decía: “No sé de qué habla, pero sé que habla de lo que yo quiero hablar”. Hay algo inaprensible en ella, es muy difícil explicarla, llega más a través de sensaciones, hay un universo ahí que no acabas de atrapar. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcela Soberano

Marcela Soberano

Comentarios