PERSONAJES | 16-06-2020 11:21

Patricia Sosa: “Mi tarea es pacificar”

Cuarentena en paz en Córdoba. Amor, nueva convivencia, vida espiritual y madurez serena.

En los ochenta la chica de Barracas andaba a patada limpia por la vida. “Te comía la yugular”, confiesa y agrega “Después me di cuenta de que no iba a pacificar a nadie así. Mi tarea es pacificar, es una de mis misiones. Lo aprendí con los años”. Ahora rara vez se sale de sus cabales.

En estos días aciagos, Patricia Sosa encuentra refugio en su casa del Valle de Punilla, Córdoba, junto a su pareja, el productor musical Oscar Mediavilla. “Estábamos en Miami con Oscar y cuando volvimos nos vinimos directamente a Córdoba, antes de que se decretara la cuarentena. Mi mamá tiene 90 años y no quería exponerla”, le cuenta a NOTICIAS. A lo lejos se ve el cerro Uritorco. Falta poco para el ocaso.

“Yo soy mi voz, vine a este mundo en forma de cuerdas vocales y después me pusieron un cuerpo”, es la mejor definición que puede dar de sí misma. Sus cuerdas vocales más gruesas de lo normal son su sello de identidad. También la fortaleza, la bravura, la solidaridad, la espiritualidad y la empatía. Muy lejos de las patadas, ahora tiene otros dones y una cálida serenidad.

Noticias: ¿Cómo sobrelleva este tiempo?

Patricia Sosa: Los artistas estamos en el horno. En mi escuela de canto –El templo de la voz– estamos dando clases on line. Pero el pequeño centro cultural que tenemos y el estudio de grabación de Oscar están cerrados. Ni hablar de los shows. Los que pudimos ahorrar un poco viviremos hasta que nos alcancen los ahorros. Mientras tanto, SADAIC liquida cada cuatro meses y AADI (Asociación Argentina de Intérpretes) cada seis. Lo único que podemos monetizar son las subidas en nuestro canal de YouTube. El resto on line es gratuito.

Noticias: ¿Cómo lo vive emocionalmente?

Sosa: Los primeros días estaba muy angustiada, lloraba un montón, estaba estresada, me agarró miedo. Pero soy meditadora –medito desde el 96– y trabajé la templanza y la aceptación. Con las meditaciones y los cursos diarios ahora estoy alineada.

Noticias: ¿Qué estudia?

Sosa: Pertenezco a la Universidad Brahma Kumaris y estudio para vivir mejor. Todos los días tengo clases y meditaciones que me mandan de India y de España. Trabajamos cómo paliar estas circunstancias y el cambio interno que tiene que hacer cada uno con el prójimo. Me hace mucho bien. También estuve dos veces en la India y en el ashram del Arte de Vivir en Bangalori.

Noticias: ¿Ya no tiene miedo?

Sosa: Tengo incertidumbre y trato de palearla repitiendo: “Hoy mi vida es hoy”. Sé que no va a suceder lo que no tenga que suceder.

Noticias: ¿Qué aprendizaje saca de todo esto?

Sosa: Tenemos que mirar más al otro. Pero también muchas veces la mirada del otro nos condiciona. Ahora, no nos importa si estamos canosos o si nos ponemos el mismo jogging todos los días. Empezamos a conversar un poco más, a hacer cosas que no hacíamos. El otro día me encontré bailando un lento con Oscar. Hacía treinta años que no lo hacía. Nos decimos mucho que nos amamos, nos abrazamos y lloramos cuando extrañamos a nuestra hija Marta. Casi todas las noches hablamos con ella y toco la pantalla porque no quiero olvidarme de la sensación de acariciar sus cachetes. Extraño el acercamiento físico. No tengo que olvidarme de eso y de abrazar mucho a mi mamá. Es indispensable vivir en comunidad, el otro también te necesita. Hay que cambiar la cabeza, cuando uno cambia de adentro cambia el mundo. 

Noticias: ¿Cuánto le importa a usted la mirada del otro?

Sosa: Siempre veo la mirada del otro como alguien que me está otorgando algo. En cualquier relación hay que poner el doble de lo que el otro no pone. Si pone odio poné el doble de amor. Si pone tristeza poné el doble de alegría. Si el otro critica, poné paz, amor, armonía y una sonrisa. Así se equiparan las energías y los auras y los dos entran en una misma sintonía. Podés cambiar un montón de cosas. Oscar explota, somos energías diferentes, y me encanta ser su pacificadora. Es una tarea maravillosa.

Noticias: ¿Cómo es esta convivencia full day con Oscar?

Sosa: Era extraño, no sabíamos cómo iba a ser, hace mucho que no convivimos. Estábamos juntos desde el 74, nos separamos a principios del 96, nos divorciamos y volvimos a fines del 99. Pero seguimos viviendo en casas separadas. Esta convivencia es linda, más serena. Aprendimos que somos seres individuales, que no tenemos que estar pegoteados todo el tiempo. Cada uno tiene su espacio y es bárbaro también cuando compartimos la cena o estiramos la cama juntos. Descubrimos que tenemos mañas nuevas, que yo estoy cada vez más tranquila y él cada vez más apasionado por su trabajo, la música y la tecnología.

Noticias: ¿Se prolongará después de la cuarentena?

Sosa: Sí, nos estamos planteando vivir juntos. No ya porque cada uno tendrá que arreglar sus cosas y tendremos que ver cómo y dónde. Pero en el futuro creo que seguiremos la vida juntos.

Patricia Sosa

Noticias: ¿Cómo es Marta (Mediavilla, actriz y cantante)?

Sosa: Una maravilla. Muy comprometida con todo lo que requiere compromiso. Con la abuela, cómo la cuida, cómo monitorea todo. Está cursando Artes Aplicadas, dirección de teatro y cine y arterapia. Además, escribe y da clases de teatro on line. 

Noticias: ¿Cómo es este momento de su vida, al margen de la cuarentena?

Sosa: Estoy escribiendo un montón y me copé mucho con las redes sociales. Todos los martes y viernes a las ocho de la noche subo canciones nuevas a mi canal de YouTube y chateo con la gente. Y todos los jueves a las doce les leo un cuento de mi libro Código de barrio. De entrada ya tenía mil personas, no lo podía creer. Es una bendición.

Noticias: ¿Está escribiendo canciones nuevas?

Sosa: Sí. Además, con mis músicos componemos por teléfono y hacemos videos. Es una risa. Con ellos somos familia. Algunos hace treinta años que tocan conmigo, son hermanos.

Noticias: ¿Le gusta proyectar o prefiere que la vida la sorprenda?

Sosa: Sólo planeo a corto plazo. Cuando proyecté el titiritero mayor me sorprendió con algo mejor. Recorrí el mundo con Ariel Ramírez y canté la misa criolla frente al Papa en el Vaticano. Conocí a Ravi Shankar y me invitó a cantar en el Festival Internacional por la Paz y la Diversidad en Nueva Delhi frente a cuatro millones de personas y participé en la meditación final. Tembló la tierra, fue impresionante. Chucho Valdez me llamó por teléfono sin conocerme y me dijo que quería grabar conmigo porque había escuchado una canción mía. Me metí diez años seguidos en el Impenetrable chaqueño. Cosas que no hubiese soñado nunca. Dios me las puso en el camino y las acepté con los brazos abiertos. 

Noticias: ¿Es muy creyente?

Sosa: Absolutamente. Todos tenemos guías en esta experiencia terrenal. Yo tengo mi guía y mi maestro y hablo con ellos todo el tiempo. No me contestan con palabras sino con situaciones. Convivo también con mis hermanos mayores. Así les digo a los seres del Uritorco y de toda esta zona. Los he visto mil veces en las copas de los árboles y en las montañas en forma de luces.

Noticias: ¿Qué le dejaron los diez años que tuvo su fundación?

Sosa: Ordené mis prioridades. Me di cuenta de qué era lo importante y que había una parte de nuestra patria anulada totalmente. Gente con lesmaniasis, desnutrición, embarazos de niñas, gente que se conformaba con un abrazo, una sonrisa, que pedía a gritos ayuda, que no comía durante días. Ahí también llegué de casualidad, por obra de Dios, y me metí con todo. Les pusimos agua a tres mil personas, hicimos viviendas, consultorios móviles, llevamos a gente de la OMS. Una obra maravillosa.

Noticias: ¿Por qué no continuó?

Sosa: Por la angustia y todo esto tuve estrés crónico y problemas en las glándulas suprarrenales. Tuve que aplacar esta actividad y la fundación pasó a manos de Médicos Marplatenses a cargo del Dr. Eduardo Gáspari. Ellos continúan con la parte médica. En la última época decidimos no hacer más asistencialismo porque traía mucha violencia. A nosotros nos tuvieron secuestrados ahí adentro, nos robaron un camión, nos asaltaron dos veces. Cuando una comunidad era asistida al otro día la otra comunidad los asaltaba. Por el hambre. 

Noticias: Sin dudas, usted es una mujer empoderada.

Sosa: Creo que nací empoderada. Soy la primera mujer argentina en liderar una banda de rock. Para hacer eso en los ochenta había que ser muy heavy. Si estoy convencida de lo que hago no me importa nada. Desde chica siempre atendí las necesidades de la gente, me gustaba ayudar y cantar en los coros.

Noticias: ¿Cómo mide la felicidad?

Sosa: Para ser feliz hay que trabajar. Aprender a ver el vaso medio lleno y correr el ego de costado, debajo de tu pie si es posible. Es el peor enemigo en estos casos. La felicidad se logra también comunicándote de verdad con el otro. Pero siempre hay que trabajar.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios