Thursday 25 de April, 2024

PERSONAJES | 19-03-2023 00:57

Violeta Urtizberea: “No considero que esté todo perdido”

Se sube al escenario por partida doble, en “Inferno” y en “Una casa llena de agua”. Insomnio, pareja, mandatos y vocación.

Violeta Urtizberea juega al tetris: acomoda la ficha de la reunión de familias del jardín de su hija Lila de tres años, con la del horario de ir a buscarla a la colonia; mientras encastra la de los ensayos y las funciones de “Inferno” (Teatro Astral), con los del unipersonal “Una casa llena de agua” (Dumont4040, en abril). No es todo. Cae otra ficha: el estreno de “Legítima defensa”, la película del italiano Andrea Braga, que filmó inmediatamente después de la pandemia y que le significó volver a respirar la libertad y gozar de su oficio. La agenda movediza, dice, es lo complicado de su trabajo y le genera ansiedad.  

Noticias: Después de tantos años de carrera, ¿aún le cuesta esa inestabilidad?

Violeta Urtizberea: Por un lado, me encanta y por eso lo elijo. Hay algo de la incertidumbre y del no saber qué va a pasar, de no estar siempre rodeada de las mismas personas, que para mí está vinculado también con la libertad. Pero yo no sé cómo va a ser mi economía en dos meses y eso genera angustia, por supuesto. Y lo que más me angustia es que, como no tengo una rutina, siempre siento que me estoy olvidando de algo. La agenda cambia todo el tiempo y yo tengo que acomodarme y aparte tengo una hija, hay otra vida que depende de mí. Entonces muchas veces me voy a dormir pensando en cosas y eso me juega en contra para conciliar el sueño. Ese tetris me abruma y es lo que más me cuesta, y muchas veces me encuentro como preocupada, con el ceño fruncido. Con Juan (Ingaramo, su pareja), hay una cuestión más masculina de que él sabe en el fondo que estoy yo. Está súper presente, pero hay algo de lo organizativo que recae en mí. 

Noticias: Como madre, ¿intenta darle una estructura más fija a su hija? 

Urtizberea: Sin duda tiene que tener una estructura, pero igual soy relajada. Lila es una hija de artistas, se duerme tarde, se levanta tarde, a veces come a cualquier hora (risas). 

Noticias: Dice que le costó que Lila durmiera bien y que, a su vez, recuerda que en su propia infancia el momento de cerrar los ojos y descansar le representaba un desafío. ¿Con qué tendrá que ver eso?

Urtizberea: Mirá, no quiero sonar cursi pero a mí me gusta mucho vivir (se ríe). Me encanta tener las 8 horas de sueño, necesito dormir; pero mi satisfacción es cuando veo que ya se cumplieron las horas que tengo que dormir y me tengo que despertar. Soy muy de hacer planes, me entusiasma mucho la vida entonces siempre el irme a dormir era: “¡Ay, no, no me cortes el mambo, quiero quedarme un rato más!”.  

Noticias: Algo así como la vida contra la muerte, el “qué pasa si me duermo y no me despierto”. 

Urtizberea: Sí, es un momento donde te encontrás con tus pensamientos, tenés que entregarte. Y yo soy bastante controladora y pienso mucho yo, la cabeza no me para. Fui hasta a hipnotizadores. Es un gran tema en mi vida, me ocupa mucho tiempo el cómo voy a irme a dormir, a qué hora y a qué hora me despierto. Y desde que tengo uso de razón me pasa eso. Es espantoso, el momento del insomnio es enloquecedor porque la cabeza no para y sentís que no podés dormirte. 

Noticias: La obra que nos trae a esta entrevista, “Inferno”, plantea la pregunta de dónde está el infierno. Parece que ese es su momento de infierno.

Urtizberea: Absolutamente. La obra justamente tiene muchos elementos relacionados con la pesadilla y con el sueño, hay algo muy onírico, de no saber si es ficción o realidad, la escenografía es super pesadillesca. Es una experiencia muy única, siento que no hay algo así en cartel en este momento. Es una obra intensa, no para de haber capas y capas, es medio borgeana. Necesita de un espectador atento pero también te tenés que entregar porque a veces uno necesita entenderlo todo y en esta propuesta si no entendés algo, no pasa nada porque lo que importa es la experiencia, lo que te pasa con eso. 

Noticias: Le propongo jugar con las siete virtudes que trabaja la obra: fe, esperanza, caridad, templanza, justicia, prudencia y fortaleza. ¿Con cuál tiene más afinidad y cuál siente todavía lejos?

Urtizberea: (piensa) Me parece que tengo un poco de todas, porque soy prudente, no soy super arriesgada ni me gusta tirarme en paracaídas (risa). No tengo la típica fe religiosa ni tampoco tengo la fe astrológica o metafísica, pero sí tengo fe en las personas, en el amor, en el psicoanálisis, tengo mis pequeños lugares de fe. Y esperanza también, no considero que esté todo perdido ni nada de eso, pero porque creo en los seres humanos. Y la justicia, es una que está complicada en el mundo en general, pero creo que hay una justicia de las personas: si sos medio un sorete, te vas a quedar solo; y si sos buena persona, vas a tener más amor alrededor.

Noticias: Encontró un gran amor, ¿no?

Urtizberea: Sí, estoy muy enamorada.

Noticias: ¿Cómo se construye esa pareja, que ya lleva 8 años?

Urtizberea: Llegó en el momento justo porque siento que ya cada uno había vivido bastantes experiencias. Volviendo a lo anterior, a mí me costaba tener fe en que el amor durara. Mis viejos se separaron cuando yo tenía dos años, siempre tuvieron parejas más bien cortas. Entonces yo re creía en el amor y en la pasión; mis viejos siempre me inculcaron mucho que si algo está muerto, hay que terminarlo. Había mucha enseñanza de la pasión, de vivirlo a pleno, pero no de que perdure. Y fue y es un aprendizaje eso hoy día para mí. Yo estoy más acostumbrada al “Ya está, terminemosla porque no nos soportamos”. Y Juan es un poquitito más conciliador. Y sí, nos peleamos bastante, somos muy pasionales Yo me peleo y pienso que se terminó para siempre, hago valijas y cosas así; así desde el minuto uno que nos pusimos de novios. 

Noticias: ¿Y cómo se revierte la situación?

Urtizberea: En general es Juan el que viene a buscar la reconciliación y a mí, cuando se me pasa la calentura del momento, ya se me pasó y ya está. Pero me voy a dormir a otro cuarto; antes me iba a lo de mi mamá, ahora ya no porque me di cuenta de que la asusto. Pero cada vez nos peleamos menos. Desde que tuvimos a Lila, todo se tranquilizó un poco. Y hay algo: él a mí me sigue gustando y yo también a él, y eso es principalmente lo que nos mantiene unidos. 

Noticias: ¿Qué le pasa al estar en el escenario?

Urtizberea: Y… es muy difícil ponerle palabras, son muchos sentimientos juntos pero digamos que es un lugar en el que yo soy feliz y fluyo, lo necesito, no puedo dejar de hacerlo, hay algo de una necesidad de estar ahí. 

Noticias: Hablábamos antes de la libertad, ¿la corrección política termina siendo asfixiante?

Urtizberea: Es algo que me lo pienso mucho, que lo tengo muy en mi cabeza, ir en contra de todo lo establecido. Y siendo mujer y cerca de los 40 años, como algo de qué se espera de mí. Me gusta mucho bailar y divertirme y pienso mucho en eso, como “ya soy una señora para hacer tal o cual cosa”, y digo: “¡No, no!”. Es un tema que me convoca. Con las mujeres es doblemente prejuiciosa esa mirada, eso de “los excesos a una determinada edad son patéticos”…

Noticias: Como las críticas a Moria Casán por su posteo en bikini. 

Urtizberea: Es lo más ridículo del mundo, pero para mí tiene que ver con los miedos, con esa cosa de que nada se salga demasiado de lo que uno conoce porque da pánico.

Noticias: ¿Será que en el intento de apertura y ruptura, termina apareciendo el conservadurismo?

Urtizberea: Sí, claro, todo el tiempo pasa eso. Veo amigos que tienen parejas abiertas y se ponen super fundamentalistas y es “¡Pará! ¡Nada es así o asá!”, cada uno encuentra la vuelta como la encuentra. Basta de que te tengan que decir cómo hacer las cosas. Para mí es una búsqueda constante y estoy re atenta a cuando yo misma caigo en esa trampa, me lo observo y trato de que no me pase.

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios