Wednesday 17 de April, 2024

PERSONAJES | 17-03-2023 07:39

Grego Rossello: “me quise hacer el progre y me salió como el culo”

Conductor e influencer, llega a las plataformas para compartir cartel junto a Susana Giménez. Límites en el humor y perseverancia.

Hace rato que Grego Rossello no es “el pibe de los videos”. Condujo el clásico ESPN “Redes” junto a Migue Granados, llenó el Gran Rex con su unipersonal, participó de un programa tan tradicional como “Polémica en el Bar” y se dio cuenta de que ese no era su lugar. La peleó, se cayó y tuvo revancha.

Volvió a empezar de cero con su ciclo de entrevistas “Ferné con Grego” y la rompió, encabeza “Red Flag” uno de los programas más exitosos de la plataforma de streaming Luzu TV y ahora co-conduce “LOL” (Last One Laughing) junto a Susana Giménez. El formato internacional ganador del Emmy y suceso a nivel global que llega a Prime Video el 17 de marzo es un reality en el que diez comediantes —Dan Breitman, Juampi González, Migue Granados, Yayo Guridi, Mica Lapegüe, Charo López, Julián Lucero, Darío Orsi, Martín Rechimuzzi y Lucas Spadafora, en la versión Argentina— deben convivir con una sola premisa, lograr que sus compañeros se rían y sean eliminados. Este concurso se desarrolló originalmente en Japón, y más tarde, fue adaptado en otras partes del mundo como Australia, Francia, Italia, España, Canadá, México, la India y Brasil.

El nuevo humor, la rosca de la televisión, el miedo a la cancelación o al fracaso. Grego Rossello, actor, conductor, egresado del IUNA y comediante de sinceridad poco común no esquiva ningún tema en este mano a mano con NOTICIAS. 

Noticias: Volvamos a ese momento en el que  le dijeron: “Queremos que esté al frente de este proyecto y su compañera de conducción es… Susana Giménez”. ¿Cómo reaccionó?

Grego Rossello: Creo que fue una de las únicas veces en las que lloré de alegría, posta. Suena medio cursi, pero soy muy autoexigente, siempre digo que me enojo más por las malas de lo que me alegro por las buenas. Te cuento una, cuando rendí para entrar al IUNA (Universidad Nacional de las Artes) fui a fijarme a las listas, no me encontré y me enojé un montón. Después, un amigo me dijo: “Boludo,  te equivocaste de lista, esa es la de los bochados, no de los que ingresaron”. Ahí vi que había entrado y no me alegré tanto como lo que había puteado. 

Noticias: Esta vez está en la lista A, ¿tardó en llegar ahí?

Rossello: Sí, por eso fue muy lindo haberme alegrado mucho genuinamente. Yo empecé a conducir de muy joven, con 24 años me dieron esa posibilidad en ESPN y cuando terminó ese proyecto yo estaba re convencido de que iban a lloverme propuestas, tenía reuniones y fantaseaba con que iba a saltar a la tele de aire. Y la realidad es que en Argentina es muy difícil conducir, hay cuatro o cinco conductores a los que todos conocemos, muchos están al frente de sus propios formatos. Y para mí fue un golpe fuerte acercarme a productoras donde pensaba que me iban a ofrecer el laburo de mi vida y no terminaba sucediendo. Pasar de esa situación en 2019 a que en 2022 me llame una plataforma internacional para un formato éxito en el mundo como “LOL” y al lado de Susana fue muchísimo. Pero me gustaría contar que no fue así desde el principio.

Noticias: ¿Y cómo fue? Porque la fantasía del llamado mágico está en la mente de muchos creadores de contenido. Y la de ser Susano, de Guido Süller para acá, también.

Rossello: (Se ríe) Tomá Guido, ¡yo también llegué! La verdad que primero me convocaron como participante y arrugué un poco, estoy en un buen momento y no quería arriesgarme en una competencia. Después me llamaron para decirme que había una posibilidad de que alguien asistiera a Susana, ese rol de secretario empezó a crecer más básicamente por su generosidad, ella me dio un lugar prácticamente a la par. Por ejemplo, me dejó decir el nombre del ganador, no hay mayor muestra de humildad que el hecho de que una número uno haga eso. A veces hay que esperar, las cosas se dan cuando se tienen que dar.

Noticias: Con respecto a la competencia, “LOL” se caracteriza por juntar a un amplio rango de comediantes, algunos asociados a la comedia tradicional como Yayo Guridi  y otros que son figuras de la nueva comedia con códigos muy diferentes como Charo López, Rechimuzzi, Migue Granados, Darío Orsi, Juampi González. ¿Existe el viejo humor y el nuevo humor? ¿Cómo conviven?

Rossello: Creo que lo que existe es un cambio de lenguaje y de forma que aplica para todo. Hoy los pibes no hablan como hace mil años y tampoco se ríen de lo mismo que en los 90. Lo más loco y lindo del programa es que ponen a convivir a esos comediantes de distintas generaciones y el objetivo es hacer reir a tus compañeros, buscar las herramientas para lograrlo y algunos que no pensábamos que se reirían de ciertas cosas van a terminar haciéndolo. Yayo se sorprendió del nivel de humor de muchos pibes que él directamente no conocía y para esos chicos Yayo fue en algún momento su referente. Entonces todo se cruza y está más cerca de lo que podría creerse en un primer momento.

Noticias: Ahora se discute mucho sobre qué nos hace reir y si el temor a la cancelación está siempre sobre la cabeza de los comediantes. ¿Cree en los límites?

Rossello: La vara siempre está en lo que te haga reír, si te divierten mucho los chistes xenófobos andá y fijate por qué, el límite de la corrección política es tu ideología y tu moral. Y también digamos algo, hay que hacerse cargo de que lleva un tiempo entender, me voy a poner burdo y me van a cancelar (se ríe), que nos es gracioso reírte de una persona que, por ejemplo, tiene sobrepeso. Primero tenés que internalizarlo y un tiempo después te dejás de reir. No le creo a nadie que cuando le cayó la ficha de la deconstrucción el chiste dejó de causarle gracia, primero hay que entenderlo, procesarlo y el humor está al final. Yo hay chistes que no los hago más simplemente porque ya no me hacen reír, no es que me están prohibiendo algo. Me causa más gracia la ironía que un chiste sobre suegras, eso ya fue. Que te prohíban algo es un garrón.

Noticias: Twitter está difícil, es una red que saca lo más ingenioso y también lo peor, ¿usted no siente el peligro de la cancelación cada vez que tuitea?

Rossello: En Twitter hay una doble vara y entenderlo a mí me relajó muchísimo: hay un Twitter para las personas públicas y otro para la gente que a veces se esconde detrás de una cuenta anónima. Comprendí que Twitter es de ellos y para ellos, para el chabón cuya diversión es entrar a tirar mierda. No son malos, disfrutan con eso. A mí me han alquilado, hasta que entendí que siempre van a ganar.

Noticias: ¿Y cómo llegó esa epifanía de “entendí todo”?

Rossello: Una vez me quise hacer el progre y me salió como el culo. Boca había ganado un campeonato después de que River había ganado en Madrid, me puse en  hincha cabeza de termo y tuiteé algo de lo cual me arrepentí. Una cuenta partidaria de Boca salió a atenderme con algo de una ex pareja mía, le quise dar clase tipo “la estás poniendo en el lugar de objeto” y la verdad, me equivoqué. Se me cagaron de risa el triple obviamente pero con razón (nos reímos). Ojo, me costó un montón comprenderlo, la última Navidad de mi abuelo yo era Trending Topic por una pavada y estaba re preocupado por esa estupidez en vez de disfrutar de él. Y eso no es culpa de ellos sino mía por no entender el juego.

Noticias: ¿En ese juego cómo funcionan los carpetazos donde resucitan dichos de hace años?

Rossello: Cuando comenzó a pasar eso yo estaba en ESPN con Migue Granados y Nati Jota que sufrieron varias situaciones así. Me empecé a paranoiquear y le dije a mi novia de ese momento: “Entrá a Twitter y buscá que algo debo tener”, porque de chico para intentar pegar un tuit viral podía escribir cualquier cosa. El chiste es que primero mi ex vio cosas que ya le metieron a dudas a ella, casi me auto incinero (risas). También traté de recuperar los tuits con palabras claves al lado de mi nombre, tipo Grego boludo. Y aparecían miles… pero no escritos por mí sino sobre mí con las barbaridades más grandes que te puedas imaginar. Eran de gente que me decía esas cosas ahora, ¡no en 2015! Si con eso no lo entendés…(se ríe).

Noticias: ¿Y usted de qué se ríe?

Rossello: Hace poco asumí lo básico que soy. Con Franzo, mi compañero de Red Flag, nos reímos de cosas tan tontas que muchas veces aclaro que tengo 36 años porque parecemos nenes de 12. Algunos son chistes en torno a lo sexual que causan gracia porque son cosas que nos pasan a todos pero hay un velo sobre el tema y hablar de eso, tentarnos, genera también una complicidad con el público. Desde lo más bobo hasta los monólogos salvajes de Lenny Bruce que fue un tipo que revolucionó el stand up o los grandes comediantes afroamericanos, todo eso me hace reír. Amo las anécdotas, siempre muy fan de “Inside The Actors Studio”, me divertía  mucho cuando un actor sabía contar y también me pone nervioso cuando alguien no sabe hacerlo. Si un amigo tiene una re buena anécdota, pero el relato no arranca ni a palos le pido si la puedo contar yo que ni siquiera estuve ahí (nos reímos). Lo sé, tengo que tratarlo en terapia.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcela Soberano

Marcela Soberano

Comentarios