Martes 7 de abril, 2020

POLíTICA | 24-03-2020 20:23

24 de marzo: la historia del obispo que entregó a su sobrino

A 44 años del golpe, la familia Plaza cuenta el accionar de uno de los curas más influyentes de la dictadura. La espera por el juicio.

 

Ayelén Berdiñas no había nacido cuando su tío abuelo, el Monseñor Plaza, entregó a su propio sobrino, el hermano de su mamá. Pero creció con esa historia como parte de la suya y este 24 de marzo, la reveló en su cuenta de Twitter, en un hilo que incluye fotos familiares y conversaciones nunca antes contadas.

"La historia de Bocha Plaza y su tío el entregador", tituló Berdiñas el relato, que transcurre entre 1973 y 1976, y tiene como protagonista a Juan Domingo "Bocha" Plaza, el segundo de cinco hermanos. "Los cinco eran hijos de Coca Taborda y Jesús Maria Plaza, por ende, sobrinos de Monseñor Plaza. Sí, el sacerdote más importante de la ciudad de La Plata al momento del Golpe, un íntimo amigo de la Policía. El tío que los bautizó a todos", cuenta Ayelén. Monseñor era entonces el capellán de la Policía bonaerense de Ramón Camps.

En 1976, "Bocha" tenía 30 años y estaba recibido de sociólogo en la Universidad Católica platense. Era hincha de Rácing, como gran parte de la familia, y "para desgracia de Monseñor", era militante peronista, como sus tres hermanos. La casa familiar, ubicada en el centro de la ciudad, sufrió dos balaceras en 1973 y 1975. La última vez, le dispararon directamente a "Bocha" entrando a la vivienda, donde hoy una baldosa con su foto lo recuerda.

"La tensión política entre Monseñor y sus sobrinos se mantuvo en cierta paz hasta 1975, año en el que muere el hermano de Monseñor. Con Don Jesús sin mediar, el tío y sus sobrinos empezaron a tomar distancia. Faltaba poco para el Golpe", cuenta la sobrina nieta del sacerdote. En ese contexto, dos de los hermanos se refugian en México y "Bocha", sin pasaporte, se escondió en el país. "Por un tiempo en Berisso, y unos meses en la casa de Aris y Diego, amigos. En esos meses a escondidas, con la familia diezmada, amigos desaparecidos y la desesperación creciendo, Bocha le pide ayuda al tipo más influyente que conocía".

Entonces "Bocha" acude al influyente Arzobispo de La Plata, sin pensar que traicionaría a su propio sobrino. "La mañana del 16 de septiembre de 1976, (mañana del día que recordamos como la noche de Los Lápices), Bocha fue a pedirle ayuda a Monseñor Plaza a la curia. Necesitaba un pasaporte para reunirse con sus hermanos en México. Y eso le pidió", relata Berdiñas. Y sigue: "Pero ese mediodía, mientras hablaba con el padre de (su amigo) el Chango en Don Vicente, una cantina que existió en 7 entre 33 y 34, unos tipos de civil se los llevaron a los dos".

Por lo que reconstruir Berdiñas, quien trabaja como periodista en esa ciudad, "treinta días después, por la zona de Punta Lara (partido de Ensenada) apareció el papá del Chango. Lo soltaron. De Bocha, se supo que por varios meses fue torturado en 1 y 60, en el Batallón de Infantería. Y no se supo nada nunca más". 

La mayoría de los Plaza vivieron en México los años siguientes, sin dejar de pedir explicaciones a Monseñor, quien vio a su sobrino la misma mañana en la que fue secuestrado. Pero el sacerdote "murió sin decir donde estaba su sobrino Bocha", agrega la sobrina 44 años después. Aunque un testigo lo vio en el mismo Batallón de Infantería meses después. 

El caso forma parte de las denuncias por secuestros y torturas en 1 y 60, un lugar que fue utilizado como centro clandestino de detención. Está previsto que el juicio por todas las víctimas que por allí pasaron comience el próximo 22 de abril. 

La historia:

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Daniela Gian

Daniela Gian

Periodista de política.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario