Thursday 23 de May, 2024

POLíTICA | 07-10-2023 09:33

Escándalo Insaurralde: los secretos del turista K

La fortuna del funcionario echado tras su viaje a Marbella. El divorcio millonario con Cirio y el rol de Clerici. El lobby del juego.

Martín Insaurralde entendió la gravedad del asunto apenas se publicaron las fotos de su viaje a Marbella. Aún así, intentó una última jugada política. Habló por teléfono con Sergio Massa y con Axel Kicillof para suplicarles que no le soltaran la mano. “En una semana pasa”, les sugirió. “Yo lo arreglo”, insistió. Ninguno le hizo caso. Ambos candidatos pidieron públicamente que renunciara a la jefatura de Gabinete del gobierno bonaerense y a la posibilidad de ser concejal en su Lomas de Zamora natal. Y el dirigente debió acatar.

Desde el inicio del escándalo, Insaurralde se refugió en su mansión del country Fincas de San Vicente, esa que Jésica Cirio se ocupó de mostrar en sus historias de Instagram donde daba consejos fitness. La casa que compró hace una década y que fue agrandando hasta convertirla en “la más ostentosa del barrio”, como la conocen los vecinos, evidenciaba un nivel de vida que ya era difícil de explicar.

Hoy todo tiene más sentido, aunque incluso ex funcionarios que trabajaron muchos años a su lado quedaron estupefactos al conocer la fortuna que amasó: “Estoy largamente sorprendido, como la mayoría de los que alguna vez laburamos con él. Nadie imaginó ese nivel de guita”, le dice uno de ellos a NOTICIAS. La misma fuente indagó sobre el estado de ánimo del ex jefe de Gabinete de Kicillof y la respuesta fue contundente: “Está knock out”, le respondieron.

Las publicaciones de Sofía Clerici no dejaron margen de error. El sábado 30, la mediática subió una decena de historias de un viaje de lujo a Marbella, que se coronaba con fotos en un yate donde se lo veía a Martín Insaurralde. Minutos después las borró, pero la bomba ya había explotado.

Insaurralde había viajado solo, el 15 de septiembre, al destino europeo, y allí se había encontrado con la mujer. Horas después, ya estaban a bordo del suntuoso yate Bandido, en el que el ex funcionario se dejó fotografiar. El alquiler de la embarcación supera los 8 mil euros diarios, según la página Marbella Boat Charter. En tierra, también hubo gastos exorbitantes: en joyas y carteras se pagaron más de 40 mil euros. Y se alojaron en Villa Cascabel del Marbella Club, una mansión de 550 metros cuadrados que sus dueños describen como “una joya escondida entre olivos y buganvillas”. “Es un capricho perfecto”, concluyen.

Para el 30, cuando Clerici decidió hacer públicas las fotos, a Insaurralde ya lo perseguía otro escándalo: el periodista Carlos Pagni había revelado que el divorcio con Cirio, con quien compartió una década de vida, le había costado 20 millones de dólares que había puesto en una cuenta en Uruguay. A raíz de esa información, sonaron las alarmas: el Banco Central del vecino país inició una investigación de oficio.

Para colmo, su declaración jurada del 2022 (la última que presentó) deja poco espacio para gastos: Insaurralde aseguraba no tener euros, ni dólares ahorrados. Apenas 600 mil pesos depositados en el banco, una casa y acciones. Los únicos ingresos que informaba eran como intendente (cargo en el que tiene licencia y del que aún no renunció) y jefe de Gabinete. Por eso, hubo un aluvión de denuncias en su contra.

La diputada Graciela Ocaña pidió que se embarguen los bienes del lomense y que se lo investigue por enriquecimiento ilícito. Lo mismo que exigen en distintas denuncias María Eugenia Talerico, Ricardo López Murphy y José Luis Espert. El mediático abogado Gastón Marano lo demandó por evasión e incluyó a Clerici, a quien consideró encubridora. La causa recayó en el juez federal Federico Villena, pero el fiscal Sergio Mola pidió que sea aparatado por una supuesta amistad entre el magistrado y el ex jefe de Gabinete bonaerense.

“Algunos se buscan tapaderas. Este no. no hay forma de que intente justificar su nivel de vida”, se sorprende una de las fuentes que lo investiga. Es que Insaurralde sólo registra actividad laboral en la esfera pública y no parece poder justificar su nivel de gastos.

Apenas hay un par de empresas asociadas a su nombre, pero de ellas no declara beneficios. Es vicepresidente de Trianon SA, que lidera el empresario Gregorio Tchinnosian, y tiene acciones en Sasaxa Libero SA, que se creó en el 2009 como agencia de publicidad y cambió su objeto social en el 2012 a Gastronomía. Allí, el entonces intendente de Lomas creó, junto a un pariente, un restaurante que llamó Andiamo, en la pintoresca calle Colombres. Justo enfrente del piso donde vive el hombre que le dio su gran oportunidad política: Jorge Rossi, ex intendente de Lomas, sindicado como la mano derecha de Eduardo Duhalde en los negocios del juego. Todo lo que él heredó.

A Andiamo llevaba a cenar a las figuras que contrataba para dar shows en su municipio. “Siempre fue muy cholulo. Le encanta el roce con las celebridades”, dice un vecino que recuerda haber visto allí a Alejandro Fantino, Verónica Varano e incluso a artistas internacionales como Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat.

“Esta guita no es del Municipio. Si fuese de acá, se debería haber robado el 30 por ciento del presupuesto”, comentan en Lomas de Zamora. El quiebre, señalan, empezaría después, con el desarrollo de sus influencias en la Provincia. Ese fue el trampolín para el vertiginoso crecimiento de su patrimonio.

La fortuna.

Mientras era intendente de Lomas, Insaurralde se mostraba como un dirigente simple. No llegaba al Municipio en autos de lujo, ni vestía trajes caros. Pero afuera de su partido empezaba a evidenciar otro nivel de vida: en el 2014, en una entrevista que dio a NOTICIAS junto a Cirio, aseguró que se había mudado a Puerto Madero “por la inseguridad”.

Puerto Madero fue el punto de inflexión. Las visitas al estudio de televisión de Marcelo Tinelli y el jet set porteño transformaron al hombre del Conurbano. “No sólo se fue de Lomas, sino que de repente dejó de venir”, cuenta ahora Guillermo Viñuales, quien era su jefe de Gabinete y hoy es candidato de Juntos por el Cambio y rival de su delfín, Federico Otermín.

Sus ex subalternos describen a Insaurralde como un jefe áspero en el trato. “Eran termendas las puteadas que le gritaba a Otermín”, dicen, y completan: “Es que Martín es bastante ciclotímico”. Otermín tenía tan claro lo que quería que se aguantaba la violencia verbal: lo había conocido a Insaurralde como periodista del suplemento Zonales del diario Clarín y había saltado del otro lado del mostrador, como su vocero. Fue escalando hasta la presidencia de Diputados y la posibilidad de ser su sucesor.

De a poco, Insaurralde empezó a consolidar su liderazgo entre los intendentes, convirtiéndose en un articulador con el gobierno provincial. Negociaba leyes y repartía obras desde la oficina que alquiló en Arroyo y Suipacha. En el departamento de al lado se habrían manejado otros negocios: lo tenía arrendado uno de sus hombres clave en el ámbito del juego, el vocal del Tribunal de Cuentas, Juan Pablo Peredo.

El desembarco definitivo en la Provincia llegaría tiempo después. En el 2021 acordó con Máximo Kirchner intervenir el gobierno de Kicillof. Allí, además, tejió una importante red de poder que ahora podría desmoronarse. Tenía la jefatura de Gabinete, la presidencia de la Cámara de Diputados, la presidencia del Instituto de la Lotería (con Omar Galdurralde) y una fuerte presencia en el Tribunal de Cuentas, entre otros cargos.

La relación de Insaurralde con los actores del juego se coronó con una resolución en la que la Provincia les adjudicó a los grandes grupos empresarios el servicio de apuestas online. La Justicia avanzará en investigar estos lazos.

Otro sector que se mira con atención es la obra pública. En Lomas advierten sobre la firma ServiLum, una compañía que creció exponencialmente en su gestión, dedicada a la colocación de alumbrado público y semáforos, pero que se fue ramificando a otras actividades y a distintos partidos del Conurbano.

Mientras intenta asimilar los golpes, en política son una amplia mayoría los que creen que llegó a un punto de no retorno. “El video en el que descuelgan el cartel de su candidatura lo demuestra: lo hicieron a plena luz del día, con toda la gente ahí”, comenta un operador. Y concluye, sobre las fotos del escándalo: “El peronismo te puede perdonar cualquier cosa, menos que seas un boludo”.

Origen.

En un viejo spot de campaña, Insaurralde se describía como un hombre de clase media: “Yo vengo de una familia de valores, de respeto. Mis viejos son docentes, dos laburantes. Siempre me decían que en política tenía más para perder que para ganar”, describía.

Su papá, “Pichín”, fanático del club Banfield, ya no vive. Pero su mamá sigue domiciliada en la misma casa de siempre. Nunca se mudó. Sus dos hermanas, Adriana y Alejandra, trabajan en el Municipio de Lomas con cargos de subsecretaria y directora, respectivamente. Nada de lujos. Ellos, dicen los vecinos, siguen siendo una familia de clase media. A quien la política le cambió drásticamente su situación económica es a Insaurralde.

El ex funcionario no conserva casi sus amistades de la infancia: algunos, que trabajaban con él, llegaron a ser echados tras un rapto de enojo. “A Martín sólo lo enloquecen las mujeres y tener guita. Es muy competitivo”, lo describe un dirigente que lo conoce desde hace tiempo.

Tuvo relaciones con varias chicas del espectáculo. Tras la separación con Cirio y el escándalo con Clerici, muchos recordaron un noviazgo fugaz que tuvo décadas atrás con la actriz Dana Fleyser.

Su primer matrimonio marcó gran parte de su carrera política. Se casó con Liana Toledo, hija del ex intendente de Lomas, Hugo Toledo. A esa fiesta estuvo invitado el entonces presidente Carlos Menem. Con ella tuvo a sus hijos Martín y Rodrigo. Luego, se enredaría en un verdadero escándalo amoroso, aunque sin trascendencia pública: se casaría con su ex cuñada y madrina de uno de sus hijos, Carolina Álvarez, con quien tendría a Bautista.

En el medio del escándalo que protagoniza Insaurralde, uno de los chicos le aseguró a su mamá que no la está pasando bien: “Gracias por el esfuerzo que estás haciendo por acompañarme. Por favor, ayúdame a mantenerme incomunicado de todo”, le escribió por WhatsApp en un chat al que accedió NOTICIAS. La tristeza y el enojo también invadieron a la familia.

El tercer casamiento de Insaurralde fue con Cirio. El festejo de bodas, celebrado en el 2014, muestra las influencias que había cosechado el entonces intendente en el mundo del juego. Entre las mesas aparecían Daniel Angelici, Rubén Mautone, Federico Achával y Guillermo Gabella, entre otros.

La caída en desgracia del ex jefe de Gabinete bonaerense se vivió como una catástrofe para los actores del juego. Su maestro, Jorge Rossi, había revolucionado el sector: “Transformó el juego en el único impuesto que la gente paga con una sonrisa”, comenta con cierta admiración uno de los protagonistas del rubro. Insaurralde había sido un hábil continuador de aquellas negociaciones. Ahora se quedaron sin interlocutor de peso.

Durante un acto, en el 2017, Cristina Kirchner lo presentó como un “modelo” de funcionario. “Yo siempre digo una cosa: no hay hombres públicos y hombres privados, hay hombres. Cuando tenés un buena vida privada podés hacer una buena vida pública también“, decía. El video con aquellas declaraciones volvió a viralizarse tras el escándalo.

Agobiado por las críticas, Insaurralde le pide a su entorno que no siga las noticias en los medios. A través de Telegram, les insiste en que el temporal ya va a pasar. Pero sabe, también, que su futuro político será difícil de remontar. Ahora viene el tiempo de dar la batalla judicial. Y tiene todo para perder.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios