POLíTICA | 29-12-2021 14:17

Guiños de Larreta para que Patricia Bullrich compita con Vidal

La presidenta del Pro abrió local de “Halcones” en territorio porteño pero declina ir por la jefatura de Gobierno. Su ambición es el sillón de Rivadavia.

“Por lo que dice públicamente Patricia Bullrich y lo que escucho en privado está decidida a competir en 2023, y me parece muy bien, es una muy buena candidata. Las respuestas que me da en privado es que no le interesa la jefatura de la Ciudad sino la presidencia”, reconoció el diputado Fernando Iglesias, legislador resistido por el larretismo que la presidenta del PRO peleó por incluir en la lista que encabezó María Eugenia Vidal en la Ciudad de Buenos Aires.

“Está claro que existen diferentes decisiones, dentro del partido hay visiones diferentes pero todos juntos queremos sacar a la Argentina de la situación en la que está, ahora, el nivel de crítica es diferente, algunos son más enfáticos y otros menos, a algunos nos parece que este es el peor Gobierno en la historia democrática”, agregó Iglesias sobre las diferencias entre los “Halcones”, que el jueves pasado inauguraron, presididos por Bullrich, local partidario propio en el barrio de Flores.

Acto que fue visto por el larretismo como un prelanzamiento de la presidenta del PRO en sus ambiciones de competir por el sillón de  Rivadavia en 2023. “Me parece irresponsable aquellos que hoy plantean una candidatura presidencial cuando venimos a la vuelta de una elección. Hay que estar del lado de la gente, que le interesa cómo va a comer este fin de año, tenemos que estar a la altura de la circunstancias”, marcó Claudio Romero, legislador porteño por Vamos Juntos y presidente del Pro en la Ciudad de Buenos Aires.

“Los dirigentes políticos tienen el derecho de opinar y especular, pero tenemos que ser responsables y evitar este tipo de situaciones porque la gente la está pasando mal”, insistió Romero marcando la cancha. Lo cierto es que desde el larretismo entienden que la interna en 2023 será nutrida: no faltan candidatos en Juntos, donde también se anotan varios dirigentes del radicalismo.

“Hay un síntoma muy claro de lo que está pasando con la carencia de candidatos del oficialismo que sean competitivos, tanto Alberto, como Cristina, Kicillof y Máximo me parecen candidatos muy malos, me es difícil pensar que en estos dos años van a poder instalar otro”, opinó Iglesias. “Del lado de Juntos, si bien hay ciertos roces, hay una abundancia muy grande de candidatos, desde Mauricio Macri a Patricia Bullrich, Vidal o Larreta, hay varios candidatos, tendrán que decidir ellos”, concluyó.

Con ese marco, en el larretismo ensayan escenarios: Mauricio Macri ha insistido que no se presentará, y María Eugenia Vidal, que cayó en su intento de reelección como gobernadora bonaerense pero triunfó en las legislativas, ha sufrido varios reveses en la última semana: perdió su silla en la mesa nacional de Juntos por el Cambio el lunes, y quedó salpicada por el escándalo de la "Gestapo" antigremialista tras la aparición de los videos en los que su ex ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, coordinaba una mesa judicial

Bullrich, con la que Horacio Rodríguez Larreta volvió a mostrarse hoy sonriente, aparece entonces como la principal contendiente del Jefe de Gobierno. Así lo señalan las encuestas que benefician a la presidenta del PRO entre los votantes partidarios. Según el estudio realizado por la consultora Solmoirago en diciembre, el 24% de los encuestados consideraron que el líder de la oposición es actualmente Mauricio Macri, seguido de Patricia Bullrich con 20,7%, y detrás Horacio Rodríguez Larreta con 18,2%.

La dirigente del PRO aparece también al tope del ranking de la oposición en cuanto a su imagen positiva (61%). Macri está en el quinto escalón, con 43,9% y una imagen negativa que la supera, y entre los votantes de Juntos en noviembre, se impone al ex presidente como candidata en 2023: el 27,3% prefiere a Bullrich antes que a Macri (20,7%). Rodríguez Larreta ocupa el segundo en imagen positiva (58,6%); María Eugenia Vidal marcha está tercera (52,7%) y el diputado cordobés, Mario Negri, cuarto (45,3%).

Por eso desde el larretismo alientan la sintonía con Bullrich, a quien todavía confían en poder seducir para que compita con Vidal en la Ciudad en dos años, una estrategia que le despejaría el camino al candidato moderado dentro del partido, y aseguraría una PASO "potente" en territorio porteño que despeje a otros aspirantes. 

Galería de imágenes

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios