POLíTICA | 06-11-2021 09:18

Los Tapia, el feudalismo en el futbol

Barracas Central, el club de titular de la AFA, está a punto de ascender a Primera con ayuda de los arbitrajes. Los trucos del clan.

Barracas Central es un club que a lo largo de su historia transitó entre la B y la C Metropolitana. Dos categorías que representan la tercera y cuarta división del fútbol argentino y que nuclean a equipos de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. En 2017, su entonces presidente Claudio “Chiqui” Tapia fue elegido presidente de la AFA y a partir de ahí la suerte del club cambió. En la temporada siguiente 2018/2019 ascendió a la Primera B Nacional (la segunda categoría del fútbol argentino) y ahora está a punto de llegar a la liga profesional de fútbol, un hito histórico en la vida del club.

El meteórico ascenso de Barracas Central quedó en la mira de la opinión pública por la polémica desatada alrededor de los arbitrajes que favorecieron al club del presidente de la AFA. Penales a favor, goles anulados de los equipos contrarios o faltas fuertes dentro de su propia área jamás cobradas. Todo quedó cuestionado y bajo la sospecha de que Barracas Central estaba siendo favorecido por ser el equipo del “Chiqui” Tapia. Una situación que se convierte en un golpe desmoralizador para los equipos rivales que también compiten por el ascenso y para los propios jugadores de Barracas Central que celebran las victorias confiados en que fueron solo por mérito deportivo. 

A falta de dos fechas para que termine el torneo, la lupa se puso sobre el mandamás del fútbol argentino y su manejo feudal en el club que lo llevó a la presidencia de la AFA. 

Para empezar, el estadio de Barracas lleva su nombre: Claudio Fabián Tapia. El presidente actual del club es su hijo mayor, Matías, quien tiene 25 años y hasta hace poco era jugador de la primera, pero por indicación de su padre tuvo que abandonar el deporte y dedicarse a la administración. El capitán del equipo es Iván Tapia, el hijo menor del “Chiqui”, que tiene 22 años, y es además el que usa la “10” y patea los penales. El palco de periodistas fue bautizado como palco Julio H. Grondona, en homenaje al fallecido ex presidente de la AFA, y el de las autoridades e invitados lleva el nombre de Hugo Moyano, líder del sindicato de Camioneros, presidente de Independiente y, por sobre todo, su ex suegro. Tapia estuvo casado hasta hace pocos años con Paola, la hija del sindicalista. Se separó luego de llegar a la presidencia de la AFA. 

Hugo Moyano es una persona clave en la vida de Tapia, pero también en la de Barracas Central. Desde el 2000 hasta 2019, la Asociación Mutual de Camioneros fue un sponsor casi exclusivo de la camiseta del club y en el mejor momento del vínculo entre Mauricio Macri –cuando era jefe de Gobierno porteño– y Hugo Moyano, en 2014, hasta el Banco Ciudad acompañó con un auspicio al club del “Chiqui”. El vínculo es tal que uno de los apodos del equipo es “El Camionero”. 

Banca. En materia de sponsors, otro importante colaborador del club es la marca de gaseosas Secco, que es propiedad de Guillermo Raed, presidente del Club Atlético Mitre de Santiago del Estero y uno de los vicepresidentes de la AFA. Raed está radicado en Santiago del Estero al igual que Pablo Toviggino, el presidente de la liga santiagueña de fútbol. El vínculo entre Santiago del Estero y la AFA es tan fuerte que el gobernador de esa provincia, Gerardo Zamora, construyó un estadio de última generación que se inauguró en marzo de este año y que estaba previsto como sede de algunos partidos de la Copa América que finalmente se hizo en Brasil. De todos modos, en compensación, se jugó un partido de Eliminatorias para el Mundial de Qatar 2023 entre Argentina y Chile.

En una situación similar está San Juan, provincia donde nació Tapia y adonde ya llevó partidos importantes, como la final de la Liga Profesional de Fútbol que se llamó Copa Diego Armando Maradona. El vínculo entre Tapia y el gobernador Sergio Uñac está tan aceitado que incluso sumó una fecha de las eliminatorias en aquella provincia para este mes. Será el partido contra Brasil que se jugará el próximo 16 de noviembre.

El vínculo entre política y fútbol es histórico y transversal a todos los partidos y la gestión Tapia no escapa a esa lógica. Uno de los sponsors más relevantes de la selección argentina de fútbol es YPF, cuyo vínculo con la AFA está en manos de Santiago Carreras, hombre de Víctor Santa María y militante de La Cámpora. En reuniones con dirigentes de clubes, Carreras ha hablado en nombre de Máximo Kirchner, pero nunca quedó claro si el hijo de la vicepresidenta estaba al tanto.

Lo que viene. El futuro de Tapia en la AFA está asegurado. Acaba de ganar la Copa América y Messi le tiene una gran estima, al punto tal que le suele prestar su avión personal. Ahora solo le queda conseguir que su querido Barracas Central ascienda a primera. Tiene un ejemplo en el pasado que le sirve de guía, Arsenal de Sarandí, el club fundado por Julio Grondona, que llegó a primera mientras él fue presidente. Si Tapia logra que su club ascienda, la historia promete ser un escándalo, pero, como decía Grondona: “Todo pasa”.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios