Domingo 12 de julio, 2020

POLíTICA | 22-04-2020 12:46

Hugo Moyano, el socio impresentable del Gobierno

La íntima relación del camionero con el equipo del Presidente, Alberto Fernández, que lo reconcilió con CFK. El negocio del Sanatorio Antártida.

Desde que el Presidente lo llamó “dirigente ejemplar”, Hugo Antonio Moyano casi no salió de su casa. Abrazado al teléfono y en diálogo permanente con su hijo Pablo, el líder de los Camioneros baja línea sobre las acciones del gremio y pregunta cómo está la calle. Cuenta con información de primera mano sobre el desarrollo de la cuarentena porque miles de choferes siguieron trabajando mientras el resto de las actividades quedaron abruptamente paralizadas. Pese al caos económico que trajo la pandemia, está tranquilo. Sabe que su poder creció y repite que sus muchachos mantienen andando al país.

Agrandado. “Alberto Fernández no dijo nada que nosotros no sepamos: Hugo es el protagonista del movimiento obrero”, dicen a NOTICIAS desde el sindicato de Camioneros, desafiando el poder de la CGT. La relación con los líderes de la central obrera sufrió una nueva tensión ese mediodía del 1º de abril, cuando el Presidente interrumpió el aislamiento que cumplía en Olivos y manejó su auto particular hasta Caballito para recorrer el Sanatorio Antártida de la obra social de Camioneros donde él nació y que Moyano puso a disposición para atender a infectados de coronavirus de la provincia de Buenos Aires.

Ese día quedaron atrás las causas judiciales que investigan la compra y remodelación de la clínica, adquirida por la obra social camionera en 2009 por $ 10,5 millones y vendida en 2011 al sindicato por $ 334 millones. Y con un “permiso especial de excepción” otorgado por la Ciudad de Buenos Aires para atender durante la pandemia, Alberto inauguró por tercera vez el edificio de 13 pisos, con columnas símil mármol y arañas de lujo que restauró la firma Aconra SA, de la esposa de Moyano, Liliana Zulet.

Héctor Daer y resto de los popes sindicales escucharon la catarata de elogios presidenciales por televisión, mientras intentaban conectar sus dispositivos tecnológicos para discutir cómo seguir. Es que la pandemia dejó en posiciones muy dispares a los referentes gremiales. Mientras algunos sectores frenados por las medidas anti-virus se desploman y hacen malabares para intentar volver a abrir las fábricas, los camioneros se convirtieron en los protagonistas de la calle. El propio Pablo Moyano dice abiertamente: “Nuestra actividad está sosteniendo la economía del país”. 

Moyano, Kicillof y Alberto Fernández

Para graficar la importancia de su trabajo, en el gremio de los choferes repiten que “si no hay una sola bolsa de basura en la calle, ni un supermercado donde falte leche, ni un cajero sin dinero, ni una estación de servicio sin nafta, es porque los camioneros estamos sosteniendo esto desde el minuto cero”.

En el Gobierno lo necesitan y por eso le llenan los oídos: “Sean como él”; “Inmenso”, le dijo Alberto sabiendo que no sólo la oposición se quejaría del tamaño de sus elogios, sino también muchos de los propios. “A mí Moyano no me gusta para nada, pero el Presidente hizo lo que tenía que hacer”, reveló a esta revista un intendente peronista del Conurbano.

Moderador. En 2018, cuando Alberto se amigó con Cristina Kirchner para trazar la estrategia de regreso al poder, también Moyano volvió a verse con la ex presidenta a la que llamó “soberbia” y a quien acusó de tratarlo “como un che pibe” cuando era el referente de la CGT. Entonces posaron para una foto en el gremio Smata, unidos por el espanto de los resultados económicos del macrismo, la persecución judicial que ambos denunciaban y el escándalo de los cuadernos de la corrupción, que puso a las empresarios bajo la lupa.

Durante la campaña de 2019 los acercamientos se incrementaron y el mismo Moyano que fue aliado de Néstor en 2003 y apoyó la primera candidatura de Mauricio Macri, se abrazó con Cristina alrededor de Alberto. “Nunca critiqué sus políticas, sino su actitud”, aclaró el camionero sobre la ex presidenta. Y hasta la elogió: “Al tener al lado a una persona con la experiencia de Cristina, Alberto no va a tener lugar para equivocarse”.

También CFK moderó sus críticas en el libro “Sinceramente”, donde dejó plasmada una lectura feminista sobre la conflictiva relación que tuvo con el gremialista que prefería a su esposo: "Cuando escucho a veces a Moyano hablar de Néstor, siento que allí reside parte del problema que tuvimos: el machismo, que es un signo distintivo en vastos sectores del sindicalismo argentino". Y también lo alabó: “Lo que le reconozco a Hugo Moyano, aún después de todos los enfrentamientos que tuvimos, es que él nunca traicionó a los trabajadores de su gremio, algo que sí han hecho otros dirigentes". El ejemplar Hugo.

Camioneros: gremio sin cuarentena

Si los camioneros llegaran a parar o reducir el ritmo de su actividad diaria como lo hacen los bancarios u otros trabajadores, el costo sería alto. El Gobierno no sólo necesita de Hugo y Pablo Moyano para garantizar el abastecimiento de alimentos, la recolección de residuos y la distribución de combustibles que mantienen en circulación a ambulancias y patrulleros, sino que los camioneros también se encargan de las preciadas camas que enumeran a diario intendentes, gobernadores y hasta el Presidente. En los últimos días, la Federación de Camioneros anunció la llegada al Conurbano de 6.200 camas que viajaron en camiones desde Misiones para reforzar la atención en la zona más poblada y vulnerable del país. El transporte se hizo en dos etapas: la primera, para abastecer los pabellones hospitalarios montados en el predio de Tecnópolis y la segunda, para reforzar los centros de salud de Quilmes y La Matanza.

Galería de imágenes

Daniela Gian

Daniela Gian

Periodista de política.

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario