Lunes 27 de junio, 2022

POLíTICA | 21-08-2021 13:20

Mauricio Macri vs. “Nicky” Caputo: la pelea inesperada

El ex presidente está distanciado de su “hermano de la vida”. Reproches por la gestión y negocios energéticos. El factor Cristóbal López.

Sucedió algo inesperado: Mauricio Macri y su “hermano la vida” Nicolás Caputo están distanciados. Ya no atraviesan el mismo tipo de relación que los depositó en la Presidencia de la Nación y mucho menos aquella que los llevó a hacer formidables negocios desde la década del ‘80. 

Esta historia se desató en los últimos meses, pero tiene su origen a principios de la gestión de Macri, allá por diciembre de 2015. Recién llegado al poder, el gobierno de Cambiemos tenía entre sus hacedores a uno de los mejores amigos de Macri: Nicolás Martín Caputo, alías “Nicky”, quien tenía un pequeño sueño personal: ser asesor de un presidente y vivir la experiencia de ser parte de momentos relevantes de la historia. Quería estar ahí, en la trastienda de cada decisión. Pero su imagen personal le jugó una mala pasada. 

Luego de varios meses de participar de reuniones de la llamada “mesa chica”, un día, los propios integrantes de ese selecto grupo de influyentes, entre los que estaban el jefe de Gabinete Marcos Peña, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba, entre otros, decidieron que Caputo resultaba contraproducente para la imagen de Macri y era necesario que se corriera. Pero el que tenía que comunicárselo tenía que ser su amigo, por lo que Macri lo convocó y le pidió que diera un paso al costado

Caputo, a regañadientes, aceptó y se alejó. 

Los reclamos de la actualidad tienen que ver con aquellos episodios. Tres amigos del ex presidente confirmaron a esta revista que la relación entre Macri y Caputo no está atravesando el mejor momento. Caputo suele reprocharle al ex presidente que él se corrió tal cual se lo pidieron y Macri le retruca que durante su gestión obtuvo beneficios que antes les estaban vedados, como, por ejemplo, la posibilidad de repartir dividendos o actualizar la tarifa energética, que cuando estaba retrasada cuando llegó al poder. La respuesta de Caputo, cuentan en el entorno de ambos, es que esos no fueron ventajas personales, sino que se benefició a muchas empresas. Y así, la discusión podría seguir in crescendo hasta llegar a reclamos inéditos.

Tal vez uno de los aspectos en los que a Caputo le fue mejor que a Macri es en el ámbito judicial. Hasta ahora el empresario no tuvo mayores complicaciones, sobre todo en el expediente conocido como Causa Indalo, en el que estaba mencionado como uno de los que avalaron el avance sobre las empresas de Cristóbal López y Fabián De Sousa. Caputo estaba mencionado en un mail que envió Orly Terranova a De Sousa en el que lo citaba como uno de los que “ayudaban” en el proceso de venta del Grupo Indalo. Caputo, que al parecer no confía demasiado en la Justicia, puso primera antes de que finalizara el Gobierno y comenzó gestiones personales para evitarse malos ratos en el futuro. Primero intentó buscar un operador judicial que le facilitara buen vínculo con diferentes jueces y fiscales y luego contrató al abogado Mariano Fragueiro Frías, quien tiene buena ascendencia en los tribunales de Comodoro Py. De Sousa suele contar a sus conocidos que a Caputo esas dos estrategias no le resultaban suficientes, por lo que le pidió un reunión al socio de Cristóbal López para aclararle que él no tuvo nada que ver con la presión judicial que tuvieron durante los cuatro años de Macri. Al parecer eso había ayudado.

Durante la cobertura mediática de C5N sobre el caso, el nombre de Caputo no se menciona, a pesar de haber sido, desde las sombras, uno de los principales hacedores de Cambiemos.

En la etapa anterior, cuando Macri era jefe de Gobierno de la Ciudad, Caputo había estado muy activo en los meses previos a la asunción de su amigo como alcalde. Mantuvo entrevistas con todos los integrantes de aquel primer gabinete. En esas reuniones, a veces estaba acompañado por el propio Macri y por Horacio Rodríguez Larreta, que en ese momento era el jefe de Gabinete designado, según se relata en el libro “El otro yo”, la biografía de Nicolás Caputo.

En 2007, Caputo llegó a ser asesor de su amigo, pero duró apenas 40 días. El escándalo fue tan grande que Macri decidió dar marcha atrás con el nombramiento.

Cuando le consultan a Caputo por su distanciamiento de Macri, él la minimiza y se escuda en la pandemia. No se ven desde hace mucho tiempo, en parte porque Caputo estuvo gran parte del año en Estados Unidos y Macri tuvo diversos viajes al exterior. Tal vez el enfriamiento de la relación tenga que ver con la mirada particular de cada uno sobre el futuro del PRO y el ascenso de otros dirigentes. Caputo ya habría elegido a Rodríguez Larreta. Para Macri, eso es un puñal en la espalda.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios