Wednesday 17 de July, 2024

POLíTICA | 08-07-2023 08:03

Marcelo Orrego: el nuevo dueño de San Juan

Cómo consiguió terminar con veinte años de hegemonía peronista. Sus ancestros del PJ.

Ha nacido otro nuevo gobernador. En este año electoral, en el que la mayoría de los mandatarios provinciales debutarán en el cargo o regresan tras un período de impasse, San Juan, la tierra de Sarmiento, se sumó a la lista de los distritos que tendrán nuevas administraciones. El personaje en cuestión es Marcelo Orrego, quien ingresó a la política en el 2001 como colaborador de Roberto Basualdo, un histórico dirigente sanjuanino que lo convocó a trabajar en la Cámara de Diputados apenas se recibió de abogado y se convirtió en uno de sus más importantes mentores. 

Orrego salió victorioso en la elección provincial del domingo 2 gracias a que se alinearon cuatro factores claves. El primero fue la alianza de su partido con el PRO y el radicalismo. Orrego pertenece a una fuerza provincial llamada Producción y Trabajo que es la segunda en San Juan, pero siempre se quedaba a mitad de camino a la hora de construir alianzas con el macrismo y el radicalismo. Este año lo consiguieron.

El segundo factor fue la división del peronismo entre Sergio Uñac y José Luis Gioja, que arrastró a los dos hacia una derrota, más dañina para Uñac, cuyo candidato -su hermano- quedó tercero. Atado a esto está el tercer factor que fue el fallo de la Corte Suprema que le prohibió a Sergio Uñac presentarse otra vez como candidato a gobernador. Fue por esto que eligió a su hermano José Rubén, que no traccionó los votos como se esperaba. 

El cuarto elemento, y tal vez el más complejo de medir, es el efecto desgaste de un electorado que es gobernado por un mismo partido desde hace veinte años. Los sanjuaninos conocen a los Gioja y los Uñac desde el 2003. Gioja gobernó la provincia desde ese año hasta el 2015. En su último período, el vice fue Sergio Uñac, pero en el turno anterior -entre el 2007 y el 2011- el mismo cargo lo ocupó José Rubén Uñac, el hermano que compitió esta vez contra Orrego y salió tercero.

Orregofacts. Orrego nació en Santa Lucía, una ciudad de unos 50 mil habitantes a 15 minutos de San Juan Capital. Es considerada parte del aglomerado urbano conocido como el Gran San Juan. En la casa de los Orrego militaban dentro del partido peronista. Su padre fue ministro de Desarrollo Humano provincial en la década del ‘90, durante la gobernación de Jorge Escobar, y su abuelo también fue un conocido dirigente provincial.

Cuando Orrego se recibió de abogado en Córdoba fue convocado por Roberto Basualdo para trabajar en la Cámara de Diputados como asesor. Allí vivió de cerca la creación del partido provincial de Basualdo y también las cuatro veces que su jefe político se presentó como candidato a gobernador y perdió contra el peronismo. Fueron las elecciones del 2003, 2007, 2011 y 2015. En todas salió segundo. 

Orrego durante esos años hizo una carrera paralela. En el 2005 volvió a la provincia para buscar la intendencia de Santa Lucía. Se presentó por primera vez en el 2007 y perdió, pero cuatro años más tarde tuvo revancha. En el 2015 logró la reelección y tras terminar sus dos mandatos le pasó la posta a su hermano Juan José. ¿Un espejo que adelanta el futuro de la gobernación? Para eso falta mucho, antes está la reelección del 2027. 

En el 2019, tras las cuatro derrotas consecutivas de Basualdo, le llegó el turno a Orrego, que se presentó contra Uñac y perdió, pero no se quedó afuera del sistema, porque se reservó un lugar en la lista de diputados nacionales, cargo que todavía hoy conserva y que dejará a fin de año para asumir la gobernación.

El rol de Basualdo en la carrera de Orrego es clave. Es quien tejió los acuerdos con el PRO y el radicalismo y también quien hoy se mueve como el garante de esos arreglosl para mantener unida la alianza con Juntos Por el Cambio. Basualdo es senador desde el 2005 y este año se vence su mandato. Ya avisó que volverá a San Juan para descansar unas temporadas y apuntalar a su partido Producción y Trabajo que, por primera vez, alcanzó el poder.

El espejo que miran Basualdo y Orrego es la hegemonía provincial que lograron partidos como el MPN en Neuquén, de la mano de Jorge Sapag, Juntos Somos Río Negro, con Alberto Weretilneck, o el Frente Renovador de la Concordia en Misiones con Carlos Rovira. Muy cerca, en San Luis, acaba de ganar Claudio Poggi, que también armó un partido propio llamado Avanzar.

Orrego consiguió lo que su padrino político no pudo. Y, a partir del 10 de diciembre, el nuevo proyecto será trabajar para la reelección.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios