Lunes 1 de marzo, 2021

RESTAURANTES | 01-02-2021 10:04

Chila

Av. Alicia Moreau de Justo 1160, Puerto Madero. Reservas al 4343-6067 o chilarestaurant.com. Martes a sábado de 20 a 23. Brunch domingo de 12 a 15. Precio promedio a la carta (sin vino): $ 3.500.

Mucho se dijo que la pandemia acabaría con el fine dining, pero basta una noche en Chila para desterrar esa idea. Sí les llegó la famosa democratización de la cocina, es decir que ampliaron su propuesta para hacerla más accesible a otros públicos. Ahora se puede ordenar a la carta y los domingos hay brunch, dos decisiones que celebramos.

Todo en Chila da la sensación de estar en un restaurante del futuro. No es solo la cocina –regenteada por el chef más disruptivo de su generación, Pedro Bargero– sino los uniformes ultramodernos de los camareros –prolijamente embarbijados–, el diseño de la vajilla y los cubiertos, y la brigada de jóvenes concentrados detrás del vidrio de la cocina-pecera.

Tal como el menú degustación, aún vigente, la carta propone un recorrido por los mejores productos de la Argentina, trabajados con técnicas modernas que llevan el sabor a una dimensión desconocida y sorprendente. Así, un snack como el falso niguiri – una lámina de trucha curada sobre, en vez de arroz, merengue de aquafaba (de agua de garbanzos) y cítricos– da la sensación de crear nuevas conexiones neuronales en el cerebro. Simplemente, uno nunca probó nada parecido.

No todos los platos son tan osados, de hecho el carpaccio de tomates reliquia (o tomate original, es decir, previo a las modificaciones genéticas) deslumbra por su simpleza; igual que el pulpo, puro producto de calidad, apenas contrastado con una salsa de vegetales escabechados y pepino encurtidos. Otros platos, como la secuencia de pato, con ciruelas y cebollas, deslumbran por su creatividad: la pata y el cogote glaseados con ciruelas, el hígado con mistela, el magret jugoso, el ala apanada en panko y frita. De postre, no lo dude un segundo y pida el alfajor de queso y dulce que, como todo en Chila, es mucho más de lo que dice su nombre.

En el brunch no faltan los huevos revueltos y el yogur con granola (¡también hay fosforito!), pero son solo el comienzo de un banquete para compartir y deleitarse. La vista de Puerto Madero, imbatible.

Cocina *****
Servicio *****
Ambientación ****
 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Cayetana Vidal Buzzi

Cayetana Vidal Buzzi

Crítica gastronómica.

Comentarios