Viernes 30 de septiembre, 2022

RESTAURANTES | 11-03-2022 16:03

Nicky Harrison, un nombre que vuelve a sonar

Malabia 1764, Palermo. Reservas al 4831-0519 o en www.nicky-harrison.com. De lunes a sábados desde las 20. @nicky.bsas. Precio promedio: $ 3.500.-

Pasaron nueve años desde que Nicki Harrison abrió camino a lo que sería una moda: los locales temáticos. Invitaba a viajar a la época de la Ley Seca, con una ambientación inspirada en los años 20 que nos transportaba a otro mundo. Fue uno de los responsables de acuñar el hoy tan remanido término “experiencia” y, pasado el furor de los inicios, Nicki Harrison se convirtió en un clásico. Intentaron copiarlo muchas veces pero con sus siguientes emprendimientos - Uptown, Bourbon, Brunch & Beer, y Trade Sky Bar -, el restauranteur Andrés Rolando se consagró como el gran experto en el género.

Con el coletazo de la pandemia, Rolando decidió tomarse el tiempo para darle a Nicki Harrison la remodelación que le debía. Hizo cambios en el salón integrando más el espacio y renovó la ambientación, de impactante inspiración art déco (maravilloso trabajo de la arquitecta Paula Peirano). La verdadera deuda con Nicki era agrandar la cocina, lo cual hoy permite ampliar su propuesta de gastronomía nikkei, ofreciendo una cocina más compleja, más elaborada, con más técnica (a cargo del peruano Rubén Young).

Algunos de los platos que probamos fueron el Ceviche Wasabi Nikkei, de pesca blanca y mariscos con leche de tigre con wasabi y mariscos crocantes; el tiradito usuzukuri (un tipo de corte en láminas muy finas, al bies) de pulpo con emulsión cítrica de ostras, almíbar de jengibre, y leche de coco; y el roll caliente de langostino y palta a la parrilla con pesca crocante y salsa de curry gratinada. Es una cocina lúdica, llena de capas de sabores y texturas para descubrir (lástima la ausencia de picante), pero la auténtica estrella de la noche fue el Remon Sake Niguiri, de ventresca de salmón, sellado con miso y togarashi. Simple, contundente... casi conmovedor.

Además sumaron una carta de cócteles que acompaña bien el tipo de cocina (perfecto el matchand-tonic, un gin tonic con cordial de té matcha). Antes de cerrar la noche, pida pasar a la bodega. Si es de los seguidores fieles de la casa ya conocerá su maravilloso secreto.

Galería de imágenes

En esta Nota

Cayetana Vidal Buzzi

Cayetana Vidal Buzzi

Crítica gastronómica.

Comentarios