Viernes 23 de octubre, 2020

SHOWBIZ | 15-10-2020 22:42

El #metoo gana espacio en pantalla con documentales y películas

El movimiento se afianza cuando se cumplen tres años de su génesis, y reperfila a Hollywood.

De Harvey Weinstein a Plácido Domingo, la ola de denuncias de acoso -que no es exclusiva de las celebridades- marcó la era del #MeToo: un movimiento que se inició hace tres años de forma viral como hashtag de protesta en las redes sociales, logrando visibilidad y sororidad.

Movimiento. Dos periodistas de The New York Times, Jodi Kantor y Megan Twohey, iniciaron el movimiento cuando lograron que la actriz Ashley Judd, hablara públicamente sobre su experiencia de abuso.

El testimonio de Judd -que posteriormente demandó a Harvey Weinstein y perdió-, inspiró a otras mujeres famosas de Hollywood a alzar la voz. Y el productor enfrentó las consecuencias: se le obligó a dejar su empresa, y fue condenado a 23 años de cárcel.

La experiencia de Miriam Haley, la exasistente de producción de televisión que aseguró que Weinstein la forzó a tener sexo oral en su apartamento de Nueva York en 2006, ahora llega reversionada a la pantalla grande en “La asistente”, dirigida y escrita por Kitty Green (documentalista con experiencia en trata y género), quien debuta aquí como directora de ficción. Celebrada en su paso por festivales europeos, tiene como protagonista a Julia Garner (la joven estafadora de “Ozark”), quien interpreta a Jane, joven recién graduada de la universidad que consigue el puesto de sus sueños como ayudante de un poderoso magnate de la industria del entretenimiento, pero descubrirá el abuso constante que existe en su espacio de trabajo.

Es la primera ficción sobre al caso Weinstein, pero hay otras en proceso: Brian de Palma escribe su propia “historia de terror”.

Y también está el documental “Intocable”, de la directora británica Ursula Macfarlane, que se estrenó primero en el Festival de Sundance y llegó a las salas en Estados Unidos en septiembre del 2019. “Fue muy angustiante escuchar los testimonios de sus víctimas. Pero probablemente el aspecto del documental más difícil fue lograr que los ex empleados y la gente de la industria hablara. Todavía hoy en día hay mucho miedo alrededor de Weinstein”, contó Macfarlane.

Denuncias. “El Metoo salió como un catalizador para darles a todas una voz, allanó el camino para que hablen más libre y abiertamente, y sin las repercusiones que nos habrían preocupado antes. Preparó el terreno”, opina en diálogo con NOTICIAS Marijke Chartouni, quien vivió en carne propia el infierno de haber sido abusada y pudo contarlo. Es una de las víctimas de Jeffrey Epstein, el financista y predador sexual condenado por tráfico de menores para una elite que incluía empresarios y políticos.

“Me sentí obligada a compartir mi historia. Sentí que era lo correcto y lo sentí debido al impacto que podría tener en ayudar a otras mujeres y otras víctimas que hubieran sufrido abuso y acoso sexual. Ese fue el objetivo principal al presentarme y contar mi historia”, afirma Chartouni, que dice ya no tener miedo de quienes aún están libres.

Hace un año, Epstein apareció ahorcado en su celda del Metropolitan Correctional Center, pero su pareja y presunta cómplice, Ghislaine Maxwell, está siendo juzgada. Y los ecos del caso Epstein sacuden a la farándula, la política estadounidense y la corona británica (el hermano de Lady Di y el príncipe Andrés figuran en el expediente como partícipes de sus fiestas).

Chartouni aporta su crudo testimonio en “Sobreviví a Jeffrey Epstein”, la docuserie del canal Lifetime -recientemente estrenada- que reúne a Virginia Giuffre, Teresa Helms, Rachel Kay Benavidez, Kiki Doe, Virginia Roberts y Courtney Wild, víctimas del magnate neoyorkino. También a Virginia Roberts Giuffre, quien revela los abusos que cometió en su contra el hijo de la reina Isabel II.

“Sobreviví a Jeffrey Epstein” funciona como espacio de denuncia de todos aquellos miembros activos de una red de trata vinculada a las más altas esferas del poder mundial.

Redes. “Les Wexner, CEO y propietario de Limited Brands, la empresa que contenía entre otras marcas a Victoria´s Secret, le dio a Epstein el control de sus finanzas, haciéndolo inmensamente rico. Pero además Epstein usó su relación con Victoria´s Secret para actuar como falso reclutador de modelos”, explica en diálogo con NOTICIAS, Ricki Stern, directora del documental. Uno de los dos sobre Epstein que se lanzaron este año: “Asquerosamente rico”, la serie de cuatro capítulos lanzada a fines de mayo por Netflix, llegó primero y fue tendencia.

El proceso de investigación, preproducción y realización del documental fue un trabajo de 18 meses. No fue tarea sencilla para el equipo de producción lograr que las víctimas contaran sus historias, ni tampoco filmar esos testimonios. “Fue muy difícil para las sobrevivientes contar su historia. La mayoría de ellas, y nos lo han dicho en este documental, no recibieron justicia porque Epstein se suicidó antes de que pudieran realmente enfrentarlo en persona. En muchos casos ellas ni siquiera sabían que había otras sobrevivientes. Pensaron que estaban solas”, cuenta a NOTICIAS Robert Friedman, productor ejecutivo de “Sobreviví a Jeffrey Epstein”. “Nuestra serie les da la oportunidad de ser dueñas de sus propias historias y narrativas, y de expresarse de una manera que esperamos sea realmente identificable para que la gran audiencia”, señala la codirectora del documental Anne Sundberg.

Escándalos. La primera película de la ola #metoo fue “El escándalo” (“Bombshell”), la película de Jay Roach sobre las denuncias de acoso y abuso a Roger Ailes, fundador de la cadena Fox News. Llevada a la pantalla grande con Nicole Kidman, Charlize Theron y Margot Robbie, está narrada desde la perspectiva de la periodista Megyn Kelly, la presentadora de Fox News que acusó a los directivos del canal, un año antes de que el #metoo estallara en Hollywood.

Para Theron, productora del film, que sufrió bajas en el financiamiento de la película cuando se disparó el caso Weinstein, los personajes son similares: “Ambos eran buenos en enfrentar a las mujeres unas con otras. Me decía que Gwyneth (Paltrow) se había acostado con él para conseguir trabajos y lo mismo le decía a Renée (Zellweger) de mi. Para él no había límites”, cuenta. “Y Ailes dictaba cómo iban a ser las cosas. Es el factor de menosprecio: 'Voy a obligarte a hacer algo que yo sé que te incomoda increíblemente'. Hay una escena de la película que es casi insoportable de mirar, porque él ni se mueve de su sillón. Es más violenta que si la hubiera violado físicamente”, repasa Theron.

Violencia. El 25 de noviembre de 1960 fueron asesinadas las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), quienes se habían rebelado contra el régimen dictatorial de Rafael Trujillo en República Dominicana. En su reconocimiento, la Asamblea General de la ONU designó la fecha como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, y a través de la Iniciativa Spotlight, se coordinan hoy para esa fecha, distintas acciones buscando eliminar la violencia contra mujeres y niñas en todo el mundo.

En ese contexto, documentales y ficciones ponen el foco en la violencia de género. Uno de ellos, estrenó la última semana: “Las tres Muertes de Marisela Escobedo”, llegó a Netflix el 14 de febrero, y cuenta la búsqueda de justicia de Marisela Escobedo. El asesinato de su hija, Rubí Marisol, acaecido en 2008 en la ciudad fronteriza de Juárez, es uno de los casos que encendieron el activismo contra el feminicidio en México. El documental es producido por Laura Woldenberg e Ivonne Gutiérrez, de Vice Studios Latin America, junto a la periodista Sara Rafsky.

Y también en Netflix es suceso “The Family Next Door”, sobre un escalofriante femicidio oculto en la felicidad de redes sociales.

El documental de true crime se centra en la familia Watts, un caso estremecedor en que una mujer y sus dos hijas pequeñas desaparecieron sin previo aviso, dando curso a una investigación que señaló al esposo como principal sospechoso de los homicidios. El film de hora y media de duración, se distingue por su narrativa: usa la voz de la víctima, Shan’ann, como narradora, a partir de las conversaciones vía chat que sostuvo con familiares y amigos, para cerrar el círculo sobre su esposo, Chris Watts.

“The family next door” no solo relata un crimen escalofriante (ocurrido hace dos años en Colorado), apela al rol de las redes sociales para encubrir un trasfondo de violencia.

por Celina Hernández

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios