Domingo 27 de noviembre, 2022

SHOWBIZ | 14-10-2022 09:13

Jeffrey Dahmer: polémica mundial por el negocio del morbo

El éxito de las ficciones "true crime" abrió el debate ético por la utilización de sangrientos crímenes en pantalla. La palabra de familiares y productores.

La industria televisiva del true crime (series basadas en crímenes reales) explotó en los años posteriores a “Serial”, el podcast que se convirtió en un fenómeno cultural en 2014. En “Serial”, la misión era averiguar si un hombre inocente había sido condenado por un asesinato que no cometió. Pero incluso cuando el spin-off de "This American Life" (un programa de la radio pública estadounidense) inspiró un ferviente interés en la condena de Adnan Syed por el asesinato de su exnovia, Hae Min Lee, también recibió críticas por la explotación comercial de una historia dolorosa, algo que vale para todo el género, incluyendo el reciente éxito de Netflix, “Dahmer”. 

Críticas

“Este no es un podcast para mí”, lo descartó el hermano de Hae Min, Young Lee, después de que un juez anuló a fines de septiembre pasado la condena por asesinato que pesaba sobre Syed desde 2000. Algo parecido a lo que ocurrió en 2020 con Carlos Carrascosa: la Corte Suprema refrendó la absolución al viudo de María Marta García Belsunce (ver recuadro). “Esta es la vida real: una pesadilla interminable durante más de 20 años”, insistió Young Lee. 

Jeffrey Dahmer

Los críticos plantean que quienes consumen podcasts, películas o series de televisión sobre crímenes reales, ya sean documentales o ficticios, deben evaluar si la búsqueda más amplia de la verdad, la redención o el examen cultural, justifica el aspecto intrínsecamente morboso de volver a contar historias desgarradoras, como en el caso de la serie para Netflix producida por Ryan Murphy (“American Crime Story”), "Dahmer Monster: The Jeffrey Dahmer Story".

El objetivo declarado de Murphy al volver a contar la historia del asesino en serie de Milwaukee, que confesó haber asesinado y desmembrado a 17 jóvenes, es arrojar luz sobre quiénes eran sus víctimas, y el hecho de que eran principalmente negros y homosexuales: un análisis sobre como los discursos de odio y segregación terminan movilizando, o siendo la excusa, para el asesinato. El programa también muestra a Glenda Cleveland, la vecina negra (interpretada por Niecy Nash), que llamó repetidamente a la policía por el hedor y los ruidos inquietantes que provenían del apartamento de su vecino, Jeffrey Dahmer (interpretado por Evan Peters), pero fue ignorada.

Argumentos

La serie de 10 episodios sigue a varios esfuerzos cinematográficos por contar la historia de Dahmer, desde la película de terror de 2002, "Dahmer", protagonizada por un entonces desconocido Jeremy Renner (el de los Vengadores de Marvel), hasta el drama de 2017 "My Friend Dahmer", que se basó en una novela gráfica escrita por Derf Backderf, compañero de clase de Dahmer en la escuela secundaria. Y ciertamente esta serie en particular, es una de las pocas que visibilizan a las víctimas. Pero se queda corta.

Jeffrey Dahmer

Como muchas otras hace abuso del relato violento que genera morbo, lo que disparó en redes un debate ético que alcanzó a otros proyectos de Murphy (como "The Assassination of Gianni Versace: American Crime Story" de FX, que fue criticado por la familia del diseñador de moda asesinado), y varios más de True Crime. “‘El asesinato de Gianni Versace’ trata de muchas cosas. Se trata de homofobia, internalizada y externalizada. Se trata de un país que permite que el odio crezca, sin restricciones y sin control”, apuntó Murphy. “Una de cada cuatro personas LGBTQ en este país será víctima de un crimen de odio. Buscamos la concientización, y leyes más estrictas contra los delitos de odio”, agregó el productor. 

“Si les interesaran las víctimas y la concientización Netflix debería habernos preguntado cómo nos sentíamos. Pero no nos preguntaron nada. Simplemente lo hicieron”, denunció Rita Isbell, cuyo hermano Errol fue asesinado en 1991 por Dahmer. Los tweets virales que recuerdan a las víctimas le piden a la audiencia que no “romantice a Jeffrey Dahmer solo porque Evan Peters lo interpreta”. Y algunos medios, incluido el periódico británico The Guardian, se preguntan si la versión “fetichizada” es la “TV más explotadora de 2022”. 

Series true crime

Un debate que se dio localmente en redes con la película "El ángel", y el documental "El fotógrafo y el cartero: el crimen de Cabezas" que se estrenó en mayo en Netflix, a la par con “The Thing About Pam” (Star+), con Reneé Zellweger, sobre el asesinato de Betsy Faria, criticada por su decisión de hacer una comedia negra a partir de una historia true crime. Las familias expresaron abiertamente que su trauma se estaba usando para hacer reír.

En serie

De todas las plataformas de transmisión, Netflix está a la vanguardia cuando se trata de crímenes reales. La razón es simple: es la plataforma de transmisión más antiguas, por lo que ha tenido más tiempo para hacerlos, y segundo: se dio cuenta bastante rápido de cómo funciona el género. Uno de esos éxitos fue “Extremely Wicked”, que se basó en el libro de Elizabeth Kendall, “The Phantom Prince: My Life with Ted Bundy”, y cuenta la historia del asesino en serie Bundy (interpretado por Zac Efron) y su relación con la madre de Kendall (interpretada por Lily Collins la de “Emily en París”). Otra historia polémica. Bundy fue responsable de la muerte de al menos 30 mujeres y niñas que secuestró, torturó, violó y asesinó en la década de 1970.

Series true crime

Más reciente es “Candy” (Star+), protagonizada por Jessica Biel como Candy Montgomery, una madre y ama de casa que va a la iglesia y vive una vida normal... pero pierde la cabeza y asesina a su mejor amiga y vecina con un hacha: "La golpeé, la golpeé, la golpeé y la golpeé", testificó en la corte. El asesinato ocurrió después de que Candy y Allan, el esposo de su amiga, entablaran una aventura. El psiquiatra fiorense testificaría más tarde que Candy sufrió una "reacción disociativa" y Candy no fue a la cárcel.

Un caso más para la polémica en la que también se anota “Conversaciones con un asesino: las cintas de John Wayne Gacy” (Netflix). Gacy conocido como el "Payaso Asesino", mató al menos a 33 niños y hombres en la década de 1970 en Chicago: los atraía a su para un "truco de magia" con esposas que los incapacitaba para luego violarlos y estrangularlos. La crítica es que las entrevistas confieren también dimensión humana al monstruo. En la misma línea van “Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy” (Netflix), “Ted Bundy: Falling for a Killer “(Amazon), y “Black Bird: Confesiones de un asesino” (Apple TV+).

Y más

Entre los éxitos más recientes del true crime en plataformas se anota “La escalera” (“The Staircase” en HBO) que cuenta la historia del novelista Michael Peterson (interpretado por Colin Firth) acusado de matar a su esposa Kathleen (interpretada por Toni Collette) en diciembre de 2001.  La serie está basada en un documental producido en Francia y conocido como “Death on a Staircase”, que fue un proyecto de varios años que se extendió desde 2004 hasta 2018.

Series true crime

El proyecto Williamson”, con links con “Serial”, está basada en el libro de John Grisham sobre el caso de Ron Williamson, acusado de un crimen que no cometió: recuerda los dos asesinatos que la ciudad de Ada, en Oklahoma, vivió entre 1982 y 1984. Muy parecida a “Making a Murderer”, pero efectiva.

The Jinx” (HBO), de 2015, fue pionera del género. Dirigida por Andrew Jarecki (nominado al Oscar por “Capturing the Friedmans”), se centra en los asesinatos en torno a la misteriosa figura del multimillonario neoyorquino Robert Durst.

“The Keepers” (Netflix), en tanto, aborda el caso de Catherine Cesnik, una joven monja cuyo cadáver apareció en un vertedero de Maryland, en 1970. Su asesinato está vinculado con una trama de agresiones sexuales a menores en el seno de la Iglesia católica. Y “Paraíso perdido” (HBO), otro hito del true crime, aborda el asesinato de tres niños en un pueblo de Arkansas. Crímenes espeluznantes que avivan la polémica.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios