Sunday 21 de July, 2024

TELEVISIóN | 26-08-2023 15:11

Lograda miniserie británica

“The Walk-In”. Miniserie. Con Stephen Graham, Andrew Ellis y elenco. Dirección: Paul Andrew Williams. Disponible completa en Flow.

(CUATRO ESTRELLAS)

Esta inquietante miniserie televisiva inglesa de cinco episodios, comienza de forma brutal. En Gales, un hombre caucásico entra a un supermercado, con un machete y un martillo, localiza a un hombre de origen asiático, y
al grito de “¡Poder blanco!” comienza a atacarlo, en venganza por motivos raciales. Pero lo peor es que esto, y la historia que aborda, no son pura ficción sino dramatización de hechos que acontecieron recientemente.

En la trama también hay una persona real, Matthew Collins, coguionista del envío, interpretado por Stephen Graham con profunda convicción. Lo encontramos dando un discurso sobre la extrema derecha del Reino Unido a un grupo de estudiantes, y si su lenguaje es un poco fuerte, dice, es porque él mismo solía ser parte del movimiento, antes de convertirse en activista antifascista. Algunos flashbacks hacen explícitos los horrores perpetrados por la pandilla a la que él perteneció cuando era joven.

Ahora, trabaja para la organización benéfica, que realmente existe, HOPE Not Hate (Esperanza no odio), dedicada a rastrear y combatir brotes violentos o atentados. Por eso, su vida hogareña no es nada fácil. En represalia a su accionar, recibe amenazas, su familia se mudó varias veces en el último año y su sufrida esposa (Leanne Best)
vive al borde de los nervios.

Sin embargo, el núcleo emocional del argumento es Robbie Mullen (un promisorio Andrew Ellis), joven electricista descontento, frágil, e impresionable que se une a National Action (NA), un grupo de neonazis británicos. ¿El motivo? Su necesidad de culpar a alguien que no sea él mismo por las dificultades de su vida, los errores que ha cometido y los fracasos que enfrentó. Esos militantes impulsivos son, como dice Collins, jóvenes, solitarios, que no terminaron la educación básica, pasan el rato en los pubs y hablan sobre la gran batalla contra sus diversos enemigos. Incluso evitan a los amigos y familiares que no comparten sus creencias.

Para los menos vulnerables que lideran esa agrupación, el neonazismo es una forma de difundir el odio y acumular poder. Collins sospecha que los miembros planean algo grande para destacarse y trata de encontrar un "alguien" que vaya de incógnito y recolecte datos. Las preocupaciones se intensifican después del asesinato de una diputada, lo que demuestra que esa ira marginal puede tener horribles e insospechadas repercusiones.

Aquí no hay espías apuestos ni villanos carismáticos, solo una lucha de enorme importancia entre personas decentes que batallan por un mundo mejor, y otras a las que la frustración, la ignorancia y el resentimiento, les han roto la mente.

Galería de imágenes

Alejandro Ullúa

Alejandro Ullúa

Periodista crítico de televisión.

Comentarios