Menú
Sociedad / 11 de febrero de 2019

Amor de a muchos: los argentinos y la infidelidad

Por

Foto: Cedoc Perfil

El amor es uno de los temas más controversiales de la historia y ha sido fuente de prácticamente todo tipo de manifestaciones desde producciones artísticas, pasando por historias inspiradoras, hasta crímenes pasionales. Una de las facetas oscuras del amor se relaciona con la infidelidad o con lo que las convenciones sociales y de la pareja han definido de este modo.

Ha surgido el debate del poliamor, la poligamia y las diferentes formas de relaciones afectivas y amorosas que aparecen como formas de amar y de convivir. Se trata de relaciones más abiertas en las que se diferencia al amor de la sexualidad y en las que se tienen libertades más amplias con relación a parejas tradicionales. Dentro de las contadas causales de divorcio, se podía alegar adulterio y aunque era difícil probar este tipo de hechos, lo que nos demuestra es que se consideraba a la monogamia como un valor central de los matrimonios. A partir de la reforma del Código Civil y Comercial de la Nación del 2015 ya no se requiere presentar causas para poder divorciarse y la fidelidad pasó a ser parte del ámbito íntimo de la pareja.

(Leer también: El fin de la monogamia: ¿qué es el poliamor?)

Infografía: Fernando San Martín.

Cerca de un tercio de los argentinos confiesa haber sido infiel alguna vez. Un porcentaje similar indica que le fueron infiel alguna vez. Las mujeres dicen haber sido infieles en un mayor porcentaje que los varones. Hace poco se publicó un estudio de la Universidad de Texas, conducido por David Buss, en el que se dice que las mujeres tienen una tendencia genética de predisposición a tener aventuras amorosas como una forma de asegurar una relación futura duradera en caso de que no funcione su relación actual o que su pareja muera. La supervivencia habría marcado el mecanismo que manifestaron nuestras encuestadas, según este estudio. La otra lectura puede relacionarse con que las mujeres son más honestas a la hora de responder estas preguntas.

(Leer también: Volver con el ex: quiénes son los famosos reincidentes)

Infografía: Fernando San Martín.

En la Ciudad de Buenos Aires solo un 18% confiesa haber sido infiel y el 32% afirma que ha sido víctima de una infidelidad. Como hemos mencionado en un artículo anterior, existen algunas preguntas a las que la gente contesta de manera “políticamente correcta” cuando hay cosas socialmente mal vistas, resultan comprometedoras o da “vergüenza” contestar. Es probable que haya más porteños que han sido infieles de lo que lo admitieron.

Infografía: Fernando San Martín.

La infidelidad ha mutado con el tiempo y la revolución de las comunicaciones también ha influido fuertemente en este aspecto. Con frecuencia escuchamos conflictos amorosos vinculados con la presencia de la imagen o la mención de una persona en redes sociales en algún evento o lugar, o con los mensajes sugestivos y erotizados de WhatsApp y otro tipo de comunicaciones que provocan suspicacias e intrigas en la relaciones afectivas.

Infografía: Fernando San Martín.

Ahora bien, ¿usted cree que la infidelidad se puede o no se puede perdonar? Ciertamente este es un tema controversial ya que, para la mitad de los argentinos, la infidelidad puede superarse siempre que haya amor mientras que para cerca de un 40% es imperdonable. Entre los hombres predomina una postura de superación del problema, mientras que entre las mujeres la opinión está dividida. En cualquier caso, la infidelidad cada vez pareciera más soportable y cotidiana en la sociedad.