Menú
Personajes / 20 de marzo de 2019

Stefanía Roitman: “No quiero que la vorágine me pase por arriba”

Llegó a la televisión con “Simona” y conduce “Pareja o despareja” en NET TV. Darthés, feminismo y cómo le cambió la vida en un año.

Era noviembre de 2017, Stefanía Roitman estaba contenta porque acababa de rendir con éxito uno de sus últimos exámenes finales. Le sonó el teléfono. Desde Pol-ka, le avisaban que la habían elegido para el personaje de Lula en “Simona”. Ni bien cortó, se largó a llorar por tantos años de estudio y por la resignación que había querido imponerse cuando pensaba que con 23 años, se le había pasado el tren artístico.

La nena que miraba embobada “Chiquititas” y quería ser parte de ese mundo mágico, había logrado colarse por la pantalla. En diciembre, se recibió de Licenciada en Economía Empresarial la misma semana que empezó a grabar la tira. Cuando arrancó el programa, tenía unos 22.500 seguidores en Instagram; el número creció hasta llegar al millón. Se sintió como en una montaña rusa que empezaba a ponerse en movimiento. La subida fue empinada y veloz: la reconocían en la calle, la convocaban las marcas y se sumó a la conducción de “Tenemos Wifi” (Entonces en KZO y ahora en NET TV). A mediados de 2018, se fue a vivir sola. “Mi cabeza iba a explotar, mi alrededor crecía y yo seguía en un lugar en el que me sentía una nena. Mami, papi, hermana los amo, pero no encajaba”.

Noticias: Cuando llegó a “Simona”, ¿era tan mágica la TV como pensaba de chica?
Stefanía Roitman: Disfruté mucho, era mi primera experiencia fuerte, estaba como una niña, con gente que labura hace un montón en tele; pero me enfrenté con lo que significa trabajar diez horas por día, aprenderte la letra, estar todo el tiempo mirada por los productores y el director.

Noticias: Y en un programa donde el protagonista, Juan Darthés, afrontaba una situación compleja. ¿Tuvo miedo de hacer escenas con él?
Roitman: No, nunca había tenido una mala experiencia con Juan, nunca me sentí incómoda, por eso hasta te shockea porque decís: “¿Cómo pueden decir eso si conmigo nada que ver?”. Empezás a parar la oreja, obvio.

(Leer también: Caso Darthés: la ruta del descrédito contra Thelma Fardin)

Noticias: ¿En ese momento, creía en lo que decía Calu Rivero?
Roitman: A Calu no la conozco, pero me pongo en el lugar de ella. Pero me pasó después de “Simona”. En la tira estaba abocada a mi trabajo y a sacar el proyecto adelante.

Foto: Marcelo Escayola

Noticias: En medio de la vorágine, se separó de su novio y empezó a salir con Gastón Soffritti.
Roitman: Me recibí soltera; en diciembre volví con mi ex, muchas idas y vueltas, se terminó en enero. Gastón era mi amigo, simpático, amoroso, tenía todas las escenas con él, era mi apoyo, pero nunca había pensado en que pasara nada. Vamos a un bar a fines de febrero y nos sacan una foto…

Noticias: Algo nuevo.
Roitman: ¡Sí! No fui para que me sacaran la foto, era un lugar de gente grande, privado, me cuidé. Me sentí expuesta porque no quería exponerlo todavía. Para marzo, abril, ya empezó una relación, pero hasta ahí todavía no éramos novios.

Noticias: ¿Qué dio la categoría de “novios”?
Roitman: Que no nos quedó otra (risas). En abril viajamos a Punta del Este de amigovios, no queríamos formalizar, pero terminábamos la grabación y era: “¿Estás para merendar?”. Me encantaba verlo, soy re enamoradiza y era: “Me está pasandoooo, qué hago con esto”.

(Leer también: Amor 3.0: las celebrities y las redes para ventilar su intimidad)

Noticias: ¿Qué encontró en él?
Roitman: A una persona con los pies sobre la tierra, tiene un buen corazón, es franco, nada careta. Me podía apoyar en él pero también lo admiraba. Me siento muy valorada.

Noticias: Se emociona.
Roitman: Me emociona porque no te das cuenta hasta que estás con una persona que te hace sentir fuerte, que podés todo.

Foto: Marcelo Escayola

Noticias: Ahora comparten programa, “Pareja o despareja” (NET TV, lunes a viernes a las 22), y dice que es quien le enseña a él.
Roitman: (Risas). Él mismo me lo dice, que tengo un poco más de cancha, sé más de estructuras, de tiempo, de explicar los juegos. Aprendí mucho de Nico Occhiato, a quien adoro, y en este programa, dije: “Me tengo que poner la camiseta porque somos Gastón y yo y Gasti nunca condujo”. Me sentía preparada y segura como para poder ser guía de la estructura.

Noticias: Después de la denuncia de Thelma Fardin, dijo en Instagram: “Gracias a las valientes que llevan adelante esta revolución, no seas indiferente”. ¿Qué hace para no serlo?
Roitman: Cuando pasó lo de Calu, fui indiferente porque no entendía. La revolución viene de hace mucho pero no había sido consciente, como lo soy hoy, del movimiento. Me acuerdo de compañeras de la secundaria o de la facultad súper involucradas, que iban a las marchas, que empezaron a usar el pañuelo atado en la cartera, del color que sea, y no entendía esa pasión. Quería que me pasara pero no me pasaba eso, pero me parecía genial poner el cuerpo, hacer historia e involucrarse. Fue un proceso de escuchar, leer, ver, frustrarse, angustiarse. Hice ese descargo porque tenía un revuelto en la panza… Después pensé cómo fui como mujer y siempre me vestí como quise, subí las fotos que quise, nunca me importó lo que me dijeran. Mi papá tiene dos hijas mujeres y siempre le salió del alma que “Pollera corta no porque la calle está peligrosa” pero nunca me dijo: “Sacátela”. Trataron de educarme para que fuera una mujer fuerte y valiente y creo que lo lograron. Me considero libre, voy por lo que quiero hacer. Recibir un no como respuesta sin justificación, para mí no existe. Fui educada para ser lo que quiero ser y que nada me frene. Con ese lema, viendo el movimiento de las actrices y de las mujeres, las marchas, estoy percibiendo el cambio, aunque falta un montón. Ayer estaba caminando por la calle, un calor tremendo, toda chivada y me dicen: “¡Hola, mamá!”. ¡Quéeee, no te saludo si me gustás! Cuando fue lo de Thelma, había gente que no estaba de acuerdo con las formas en las que fue comunicado. Tal vez no estoy tan de acuerdo con la forma pero el objetivo, hacerse escuchar, se logró. Tal vez hay que pasarse un poquito de la raya después de tantos años…

(Leer también: El feminismo tiene la misión de construir nuevas formas de ejercer poder)

Noticias: No usa el pañuelo.
Roitman: No… No quiero sentirme atada. Si tengo que elegir un pañuelo, estoy a favor de la despenalización del aborto. Quiero que la mujer sea libre, no la penalices porque está haciendo algo que por algo está haciendo. Ni hablar si es una violación. Me encanta escuchar debates, me gustaría que fueran más tolerantes.

Foto: Marcelo Escayola

Noticias: La están tentando de “Bailando”, ¿le gustaría ir?
Roitman: En cuanto al baile, la producción, las coreos, el entrenamiento, todo me seduce. Ahora el lado b, el reality, el exponerse, el que te den un palito, hay que ver si me lo banco.

Noticias: ¿Y hacerlo con su pareja?
Roitman: Gastón no quiere.

Noticias: ¿Iría sola?
Roitman: Lo recontra haría pero no sé si es este el año, todavía me tengo que curtir. No quiero mandarme cagadas ni saltearme etapas.

Noticias: ¿Qué quiere lograr, quién quiere ser en unos años?
Roitman: Quiero mantener mi esencia, que la vorágine no me pase por arriba, que a mucha gente le sucede y son súper talentosos o buena gente pero por h o por b terminan en una rara… Me gustaría ser la misma que soy hoy, con mucha más experiencia y aprendizaje, y poder transmitir un mensaje.

Valeria García Testa
@valgarciatesta