Menú
Política / 25 de abril de 2019

Hilda Horovitz: “Yo era la testaferro de Centeno”

El testimonio de la mujer que lo denunció en la Justicia y contó que los cuadernos de la coimas estaban en el placard de su habitación.

Por

Ex y socia. Horovitz facturaba los viajes que realizaba la flota de autos que administraba Centeno. Fotos: Juan Ferrari y Cedoc

La ex de Oscar Centeno se indigna cada vez que aparece el chofer de Roberto Baratta en escena. “Qué hijo de puta. Me saca de quicio lo mentiroso que es”, grita Hilda Horovitz. Es la mujer que lo denunció en la Justicia y contó que los cuadernos de la coimas estaban en el placard de su habitación.

Noticias: ¿Usted le prestó 40.000 dólares a Centeno?
Hilda Horovitz: No, es mentira. ¿De dónde voy a sacar 40.000 dólares si no tengo ni para comer?

Noticias: Él dice que se lo prestó para comprar una casa…
Horovitz: Cuando se separó de su anterior esposa llamó para alquilar en el apart hotel en el que yo trabajaba, frente al Hospital Durand. Pero el dueño se enteró de que yo salía con él, me echó y Centeno alquiló un negocio para vivir. De ahí, compró un departamento en la calle Bartolomé Mitre, que lo vendió para comprar la casa de Olivos, que la hizo toda a cero. Tiró la mitad, la agradó, la hizo toda nueva. El arquitecto y los albañiles que usaba para su casa eran los mismo que usaba Baratta para su casa del country Mapuche.

(Leer también: Qué dicen los nuevos cuadernos de Oscar Centeno)

Noticias: También cuenta que la asesoró para comprar autos…
Horovitz: A mí nunca me asesoró para comprar los autos, lo hizo todo él o no sé quién. Sí fuimos a un escribano, pero él iba a las concesionarias a sacar los autos y yo lo único que hacía era firmar.

Noticias: ¿Centeno fue un simple chofer de Baratta como dice?
Horovitz: Sabían toda la vida el uno del otro. Él siempre se quejaba de las migajas que le daban. No sé si se quedaba con dinero, pero fue chofer de la madre de De Vido, de Baratta, después hizo la flota de autos en la que me involucró a mí. Yo era su testaferro y el amigo Jorge Bacigalupo también lo fue. Tenía autos a mi nombre, todos cero kilómetros, Toyota y Peugeot. A mí me dieron un departamento pero también le dieron uno a un chofer que trabajaba para Centeno en una torre de Ezeiza.

(Leer también: Roberto Baratta le contestó a NOTICIAS: “No soy mudo”)

Noticias: Ahora dice que está aferrado a Dios y tranquilo…
Horovitz: Es una estrategia. A mí me re cagó a trompadas, insultaba a los otros choferes, a los hijos les pegaba. Ahora se viene a hacer el santo.